Sergio Sampedro Redacción | Agencias

Un total de 947 trabajadores han salido de la medida del ERTE en los últimos días en la Comunidad Valenciana, que ha registrado desde el inicio de la pandemia 83.382 expedientes con 550.223 trabajadores afectados a fecha 2 de mayo.

La autoridad laboral ha autorizado hasta ahora 79.513 expedientes que afectan a 514.242 trabajadores, según los datos facilitados por la Conselleria de Economía.

De los 307.614 trabajadores que han quedado desafectados de las medidas de ajuste del empleo, según datos acumulados, 174.929 corresponden a la provincia de Valencia, 93.929 a la de Alicante y 38.756 a Castellón.

Los ERTE de rebrote e impedimento, por su parte, suman 14.062 y afectan a 60.028 empleados.

Del total de expedientes presentados desde marzo de 2020, el 86,6% es del sector servicios, el 8,3% de la industria, el 4,7 % de la construcción y el 0,4 % de la agricultura, y los servicios concentran el 67,6 % de los trabajadores afectados y la industria el 28,5 %.

El 88% es por fuerza mayor y el 12% presentan otras causas, y la suspensión de empleo es la medida más aplicada, con el 87% de los casos.

La mayor parte de las empresas que se han acogido a un ERTE (el 89%) tiene entre uno y diez trabajadores, y el 10 % entre 11 y 50 empleados. 

Restricciones

Noticias relacionadas

Estas cifras reflejan lo que ya se intuía: que el sector servicios y las pequeñas y medianas empresas han sido los más afectados por las restricciones de movilidad y sanitarias para contener la pandemia.

A pesar de eso la Comunidad Valenciana destruyó en el primer trimestre de 2021 25.000 empleos de servicios, según la reciente Encuesta de Población Activa, pero también otros 11.000 en industria. 

El balance anual, de hecho, indica que la mayor parte de los puestos de trabajo que se han perdido desde el inicio de la emergencia sanitaria son mayoritariamente industriales, con 51.000 menos; en el caso de servicios, son solo 20.000.

Esto quiere decir también que en los últimos 12 meses se ha destruido el 13% del empleo en industria y solo el 1,32% de los servicios, que sigue empleando a casi 1,5 millones de personas en la región. 

Los datos, además, no dejan muy bien parada a la Comunidad Valenciana. No solo ha liderado la destrucción de empleo en el primer trimestre del año, sino que es la segunda, solo por detrás de canarias, en el balance del último año, con 81.000 puestos de trabajo menos. Cataluña, la tercera, ha perdido 71.000.