Alicante

Quedan apenas tres semanas para el comienzo de la competición pero el Intercity ya ha demostrado en la pretemporada de lo que puede ser capaz la próxima temporada. Gustavo Siviero (Laguna Paiva, 1969 –Argentina-), su entrenador, se toma con relativa calma los primeros resultados de su equipo. “Ahora lo que importa es ver sobre el césped lo que se está trabajando durante la semana”, señala el técnico, quien admite, sin embargo, que para el grupo es bueno ver respaldado ese esfuerzo con marcadores favorables.

Noticias relacionadas

De momento, el Intercity ya ha ganado al Albacete (0-1), La Roda (0-3), Villarreal B (0-4) y solo ha sufrido una derrota, ante el Deportivo Alcoyano (2-1). Los números avalan la seriedad de un proyecto ambicioso por naturaleza, si bien Siviero prefiere mantener los pies en el suelo.

“Vamos a jugar una competición nueva ante equipos con más tradición e historia”, afirma el entrenador, quien cree que esta temporada, a diferencia de las anteriores, su equipo no debe partir con la vitola de máximo candidato al ascenso.

“Cuando tienes el presupuesto más alto y fichas a jugadores de otras categorías es normal que se piense que eres un candidato, pero somos una entidad en crecimiento y en esta ocasión nos vamos a enfrentar a rivales sólidos y de otra división que, por circunstancias, no están donde les corresponde” argumenta Siviero, cuyo discurso prudente contrasta con la ambición que desbordan los dirigentes del club, obsesionados por llevar a la entidad al fútbol profesional en el menor tiempo posible.

“Una cosa es la realidad y otra que no tengamos ambición por seguir creciendo”, aclara el preparador argentino, quien asegura que por “ilusión” no va a quedar. “Nosotros queremos seguir subiendo las escaleras del fútbol, pero los rivales también se preparan y tienen buenos jugadores”, reitera.

Inicio complicado

El sorteo del calendario no dio tregua al Intercity, que abrirá la competición como visitante ante el Eldense, un clásico recién ascendido que se ha reforzado hasta los dientes, y debutará en su nueva casa, en la segunda jornada, ante el Hércules, en el nuevo derbi de la ciudad.

“No sé si llega demasiado pronto o no. Ni lo pienso. Solo pretendo que lleguemos bien y con una idea de juego definida al primer partido. Es verdad que nos toca un inicio de campanillas, pero no nos incomoda”, afirma.

Más allá de la batalla deportiva, el Intercity, que ha trabajado desde su nacimiento en un discreto segundo plano, tendrá que acostumbrarse a partir de ahora al ruido mediático y a la monitorización permanente de los aficionados al fútbol de la ciudad ya sea por rivalidad o curiosidad.

El entrenador da instrucciones en un partido.

“No es algo que me preocupe. Repito que no somos favoritos, aunque al final las pretensiones se las pone uno mismo. Nosotros queremos estar siempre lo más alto posible y esperamos estar a la altura de lo que se espera”, señala el técnico, contento con la mezcla de “jugadores expertos y con hambre” que se ha formado en la plantilla.

Para Siviero, con una dilatada trayectoria en los banquillos españoles tras su paso por Lleida, Atlético Baleares, Murcia o Hércules, es esa fusión la que garantiza el éxito en estas categorías inferiores, aunque el problema es encontrar el equilibrio.”

¿Quién sabe la mezcla exacta? Nosotros hemos acertado al traer ilusión, jugadores con ganas de hacerlo bien y buena predisposición. Tenemos veteranos que nos pueden ayudar en muchas situaciones y jóvenes que desbordan ambición. Luego depende todo del trabajo”, reflexiona.

Temporada complicada

El entrenador intuye una temporada complicada no solo por los rivales, sino también por las circunstancias de trabajo, ya que su equipo deberá compartir campo de entrenamiento con el Hércules. “Tendremos que adaptarnos a todo”, asume el argentino, quien pese a todo garantiza que el Intercity no renunciará futbolísticamente a nada de lo que ha sido una constante en su corta pero exitosa historia.

“No podemos ir en contra de lo que ha sido nuestra historia. Queremos ser protagonistas, atrevidos y proponer cosas. Iremos siempre por ahí, pero teniendo en cuenta las características de los jugadores con los que contamos”, detalla el técnico, quien no da aún por cerrada la plantilla. “Tenemos abiertas negociaciones en varias posiciones”, desvela Siviero, quien asume que posiblemente hasta el último día del mercado no podrá cerrarse la plantilla.

A nivel personal, el argentino, en su segunda etapa en Alicante, asegura estar “cómodo y feliz” en el Intercity y destaca la excelente relación que mantiene con la directiva y con Quique Hernández, manager general, y Paco Peña, ex jugador y secretario técnico. “Estoy redescubriendo la ciudad, disfrutándola. Me encanta”, confiesa el técnico, quien se siente orgulloso del cariño con el que se le recuerda en el Hércules a pesar de que las cosas no salieron como esperaba.

“Yo entiendo así esta profesión. No siempre se puede ganar. Las cosas no salen siempre como uno desea, pero por lo menos hay que intentar dejar huella y que quede ese reconocimiento”, concluye.