Alicante

Los niños y niñas con necesidades especiales de Torrevieja llevan cuatro años esperando el recurso de fisioterapia en sus centros educativos. Así al menos lo han venido denunciando 50 madres de la localidad de la Vega Baja, respaldadas por la Asociación de Padres de Alumnos con Necesidades Educativas Especiales (APANEE) de Torrevieja, la FAPA Gabriel Miró de Alicante y la Confederación Valenciana de Ampas y Apas (COVAPA).

Noticias relacionadas

Se trata de una figura recogida en el dictamen psicopedagógico de escolarización y que sirve para que el alumnado alcance "la plenitud de su desarrollo y la máxima calidad de vida", esgrime el Colegio de Fisioterapeutas de la Comunidad Valenciana (ICOFCV). 

Daniel, de 12 años, tiene problemas "para andar, saltar, correr, para sonarse los mocos o soplar", explica su madre Lorena, miembro de APANEE, en un vídeo reivindicativo. "Tras cuatro años de espera, creo que ya va siendo hora de tener ese fisio que le corresponde por derecho así que Vicent Marzà, menos valenciano y más fisios en los colegios", reclama tras confesar su enfado con Educación "porque veo que se están destinando bastante recursos para el valenciano o para otros recursos no necesarios".

Esta y otras madres recuerdan que, además del servicio de fisioterapia, sus hijos también están careciendo del de estimulación, "ya que desde la Conselleria nos están denegando la asistencia a Atención Temprana y la concesión de las becas de necesidades educativas especiales porque dicha institución alega que este servicio está siendo impartido en los centros educativos". Sin embargo, defienden que no es así, como sostienen "muchas familias" que han acudido a la sede de APANEE para quejarse de que sus hijos tienen concedido dicho recurso y no se les está impartiendo.

¿Desde cuándo está esta carencia? Las primeras reclamaciones a la Conselleria de Educación fueron interpuestas en 2018, "puesto que hasta el pasado curso 2020-2021 solo se contaba con un profesional para todos los centros educativos siendo de esta manera insuficiente para la asistencia de todos los niños que tenían concedidos estos recursos necesario para su desarrollo motor".

En ese mismo momento desde el 2018, realizaron varias reclamaciones "por diferentes vías sin obtener respuesta alguna por parte de Educación". Con todo, insisten, para este curso escolar que ya ha comenzado no se cuenta con ningún profesional, "dejando a todos aquellos menores que lo necesitan y tienen concedido este recurso, sin el servicio de fisioterapia y/o estimulación, sin beca de necesidades educativas especiales" porque la administración en sus alegaciones expone que este recurso este cubierto en los centros educativos.

Y a niños mayores de 3 años sin fisioterapia en Atención temprana por la misma alegación cubierta en centros educativos. Todo esto, está llevando a que aproximadamente medio centenar de familias se vean afectadas porque no entienden que tengan un recurso por dictamen y tengan que ver como sus hijos lo necesitan para que sus avances no se vean afectados, y esto está provocando, insisten, el retraso psicomotor en la evolución de mejoría de los niños.

Respuesta de Educación

Preguntada a la Conselleria de Educación, responden que "los centros educativos de Torrevieja contarán este nuevo curso con dos fisioterapeutas". Este anuncio, que llega tras el malestar mostrado por las familias, supondría la incorporación de una segunda vacante, que "está en la fase inicial de creación", por lo que la previsión de Valencia es que pueda estar adjudicada en un mes y medio.

El problema que se ha encontrado Educación en Torrevieja es que no se ha tratado de una sustitución por baja laboral sino de una renuncia por concurso de traslados, lo cual ha hecho el proceso "más complejo porque al renunciar la persona que está en posesión de la plaza este puesto de trabajo se extingue y hay que crear de nuevo la vacante, con lo que se alargan las sustituciones".

Así, Tesorería de la Generalitat, que depende de la Consellería de Hacienda, tiene que "generar crédito" para crear la vacante de nuevo y Función Pública, organismo de la Conselleria de Justicia, sacar la vacante a adjudicación a los interinos de la bolsa de Fisioterapeutas. "La tramitación de esta vacante ya está bastante avanzada y esperamos que se adjudique en un par de semanas", aseguran estas fuentes.

Estos movimientos llegan tras revisar Educación la situación del alumnado con Necesidades Específicas de Apoyo Educativo (NESE) de los centros educativos de Torrevieja y, "ante el aumento de los dictámenes de apoyo de fisioterapia respecto al curso pasado", se ha ordenado crear una nueva plaza de fisioterapeuta. Por lo tanto, los centros educativos de Torrevieja, insisten, "contarán este nuevo curso con dos fisioterapeutas". 

Falta del Personal de Atención Educativa

Otra denuncia de los mismos organismos anteriormente citados apuntaba este miércoles la ausencia, también, de una persona educadora en el IES Torrevigía de Torrevieja, afectando a alumnos como Unai Tomás Sánchez, de 13 años con parálisis cerebral.

Los hechos, en este caso, se remontan al inicio del presente curso, cuando el centro les comunica que no cuenta con una educadora para la atención del menor. Y, después de diferentes reclamaciones, tanto al inspector de educación de la Conselleria de Educación, como a la dirección del centro, sus progenitores nunca llegan a recibir la confirmación sobre cuándo se incorporará el profesional cualificado, e incluso, se llega a indicar que podría tardar meses.

Ante esta situación, el centro educativo, siempre según los padres, les dan como solución que el niño no asista al centro, que asista 2 horas, lo que más les ha indignado, que sea la madre del menor quien realice las funciones del educador las horas lectivas que su hijo permanezca en el centro.

De nuevo, preguntado a Educación este miércoles, responden que la plaza ya se ha adjudicado y la persona sustituta acaba de firmar su incorporación, por lo que empezaría a trabajar en el centro este mismo jueves. Trasladada estas novedades a APANEE, celebran que lo hayan resuelto, aunque añaden que "es una lástima que para que nos atiendan tengamos que hacer ruido"