Alicante

El Intempo de Benidorm ya ha abierto sus puertas después de 15 años y los primeros propietarios han empezado a recoger sus llaves. Casi la mitad de sus 256 apartamentos ya tienen dueño, y se espera que antes de Semana Santa de 2022 todos sus servicios (como el restaurante exclusivo de la planta baja) estén plenamente operativos. 

Noticias relacionadas

Desde que se retomó el proyecto de remodelación del edificio en 2017, el Intempo se vende de varias maneras a los potenciales compradores. Una de ellas es como inversión: el product manager del edificio, Jorge Romagosa, explica que algunos de los propietarios que querían adquirir una vivienda en una de las plantas más altas han optado por comprar varios en zonas inferiores, con el objetivo de obtener un beneficio económico. 

La dirección del Intempo tiene incluso un estudio elaborado en el que se especifica la rentabilidad de los alquileres, con el objetivo de convencer a los clientes de que comprar un piso en la torre es una inversión rentable a largo plazo.

Esto, sin embargo, tiene un problema asociado: ¿existen garantías para quien quiera fijar en el Intempo su domicilio habitual, o quien quiera pasar allí largas temporadas, de que no habrá molestias causadas por los constantes alquileres vacacionales?

Para evitar ese tipo de prácticas de ha incluido en los estatutos de la comunidad una cláusula en la que se especifica que el alquiler debe de ser mínimo para tres noches, lo que excede un fin de semana habitual. 

Romagosa indica que la decisión se tomó después de que la patronal hotelera de Benidorm, Hosbec, les advirtiese de que los clientes más problemáticos eran los que tenían estancias más cortas. La respuesta ha sido poner límites a ese alquiler sin llegar a impedirlo. Es decirl, evitar un 'efecto Airbnb' constante que pueda causar molestias a otros inquilinos.  

Aún así hay que tener en cuenta que los estatutos son perfectamente modficables cuando el 51% de los propietarios esté de acuerdo. Pero todo depende del perfil de comprador que se vaya concretando en los próximos meses. 

Terraza de una de las habitaciones.

El antecedente de la Delfin Tower

El caso del Intempo es importante porque supone reconocer de manera implícita que puede llegar a existir un problema con la imagen del edificio si los alquileres turísticos no tienen ninguna condición. 

Sin embargo, existe otro más extremo situado muy cerca, en primera línea de la playa de Poniente. Se trata de la Delfin Tower, el residencial de lujo que se está construyendo en el suelo adyacente al mítico Hotel Delfín. Allí los estatutos impiden el alquiler por menos de seis meses, lo que elimina de un plumazo la posibilidad de alquiler turístico. 

Hay que tener en cuenta que la tipología de la Delfin Tower es diferente a la del Intempo. Son muchos menos viviendas (44) y algo más caras. De hecho, y como ya informó EL ESPAÑOL, el apartamento más caro de la historia de Benidorm se vendió en este rascacielos en el año 2018 por más de dos millones de euros.