Alicante

Antes de que los focos iluminen el patio de butacas este sábado para la proclamación de la Bellea del Foc adulta e infantil, la presidenta de la Federació de Fogueres Toñi Martín-Zarco repasa los retos de la fiesta. Sobre el escenario del Teatro Principal valora la importancia de las Hogueras como vía de escape.

Noticias relacionadas

"Fogueres, en esta época que estamos viviendo, es sinónimo de esperanza e ilusión. Y la alegría sería la palabra complementaria". Esta definición le permite vincular la época actual con la de ocho décadas atrás, cuando tras un parón de dos años, las fiestas de San Juan volvían a la dura posguerra alicantina.

Ahora, recalca que estos dos años "parece que no, pero han sido un mundo". Y frente a ello marca dos líneas. Una, la de "tenemos que reinventarnos todos". Y otra, "saber la etapa que hemos pasado y desechar lo que no vale y centrarnos en lo importante". 

Por eso insiste en que se ha de "transmitir la alegría e ilusión, no solo para la fiesta sino para la ciudad". Una labor que asumen "conscientes de que somos el colectivo más grande de la ciudad y hay que transmitir las ganas de seguir adelante en todos los niveles, que son tan necesarias".

Resurgir con el fuego

Igual que hace ochenta años, "lo que queremos es el resurgir". Y si es ahora una pandemia la que paraliza, "está el proceso complicado y difícil del que salimos de cualquier forma, pero salimos".

Será entonces, y así confía que suceda en 2022, cuando las Hogueras añadan otra palabra más a esa lista que mencionaba, sentimientos. "Estarán llenas de recuerdos de la gente que se ha quedado atrás", asegura. "Si de esta situación conseguimos sacar que la fiesta aporte algo positivo, va a ser muy importante".

Llegar a ello en pandemia implica mucho esfuerzo. "Somos capaces de seguir adelante con las medidas sanitarias que se nos imponen. No podemos paralizarnos y esperar. Es un dicho que hemos tenido desde el minuto 1 en la Federació. Es importante tenerlo claro y saber que la vida sigue. Nos guste más o menos".

Frente a problemas familiares o laborales, las Hogueras. "Siempre ha sido así. La fiesta está para distraerse y olvidarnos de lo demás. En ese caso, todavía tiene más sentido que lo sigamos valorando así".

Hombres y mujeres

En esa mirada al pasado de la fiesta, Martín-Zarco valora la evolución social respecto a tiempos en "los que no se planteaban que una mujer pudiera dirigir, no solamente la fiesta sino otros estamentos. Han hecho falta 22 presidentes y que llegáramos a esta época para cambiar el sistema".

De ahí que, "igual que evoluciona la vida, evoluciona en todos los sentidos". Por eso agradece el haber vivido como representante de la fiesta y ahora como dirigente. Y en esta faceta "siempre he valorado a las personas como tal, no por su sexo o su condición. En algún momento igual no se estaba preparado. Es importante tenerlo claro".

Eso sí, puntualiza que "tan importante es un papel como otro. Las Belleas del Foc, las damas de honor y las belleas de distrito dan a conocer su fiesta a personas que no saben qué hacemos realmente, que solo nos ven vestidos por la calle. La fiesta es cultura y tradición. Aglutina a niños, mayores, a todos los que quieran aprender más de la ciudad".

Ese cambio social también se afronta con otra demanda, la de quienes quieren representar a la fiesta ya sean hombres o mujeres. "Ahora mismo el papel que existe en nuestro estatutos es el de la Bellesa del Foc y sus damas de honor. A lo mejor es necesario hacer otro tipo de cargo u otra modificación de los estatutos", responde.

Y ahí incide en un aspecto clave, no se trata de una elección personal como presidenta. "Haremos lo que la fiesta demande. Estamos para hacer lo que decidamos todos en una asamblea. Nos movemos en un sistema asambleario y los temas se eligen por asamblea. Y en este caso será igual. Lo que decida la asamblea, se elegirá. Con toda normalidad".