Alicante

El 16 de enero de 1812 Alicante pudo haber sido otra ciudad más en la lista del mariscal Suchet. El militar francés ya dominaba buena parte del territorio valenciano. Venía de Valencia, donde había recibido el título de duque de la Albufera y meses antes había sitiado Sagunto y vencido allí al general inglés Blake. Conquistar a los 20 000 habitantes de esta amurallada ciudad más al sur le permitiría sumar su interesante puerto.

Noticias relacionadas

Fue el general francés Montbrun quien se encargaría de este ataque casi simbólico, como explica Rafael Zurita. Al mando de unos cuatro mil quinientos hombres, lanzó unas pocas bombas para intentar intimidar y que la ciudad se rindiera, sin éxito. El gobernador Antonio de la Cruz rechazó la oferta. Y Montbrun, a pesar de su apoyo a Suchet en Valencia, no recibió el suyo en correspondencia para esta incursión. "No tenía ni las suficientes tropas ni artillería para llevar a cabo el sitio y se retiró por donde había venido".

Esta es una de las historias que recoge Valencianos en guerra. 1808 - 1814, la primera exposición que monta el Archivo Histórico Provincial de Alicante desde que empezara la pandemia el año pasado. Un pequeño hito para la escala en la que se manejan los historiadores pero que para la directora del centro tiene un significado especial.

Rafael Zurita, María del Olmo y Carmen Amoraga, en la presentación de la muestra.

María del Olmo destaca que volver a estar abierto a todos es un placer que cobra mayor valor al ser el día de los archivos, el 9 de junio. Una jornada que se plantea este año con el lema Empoderar archivos "para situarnos en el centro de la sociedad y como garantes de los derechos de los ciudadanos". Esa idea también la comparte la directora de Cultura Carmen Amoraga, "no es un espacio donde depositar documentos, custodia nuestra vida, la salvaguarda".

Y con la misión de recordar este acontecimiento trascendental en la historia de la Comunidad Valenciana, incide también en que Alicante, junto a Cádiz, nunca fue conquistada por los franceses

Una muestra en la que sus comisarios, el propio Zurita junto a Juan Antonio Mira, repasan aquellos seis años de "miseria moral, dolor y sufrimiento". "La exposición no conmemora nada", subraya el también profesor de Historia de la Universidad de Alicante. El objetivo, señala, es recordar que "las guerras son malas y debemos olvidar que son un acto heroico porque lo fundamental es todo lo negativo que conlleva".

Episodio doble en Castalla

Si en la ciudad se libraron de los ataques dentro de sus muros de las tropas francesas, no tuvieron la misma suerte en el resto del territorio. Y Zurita sitúa en Castalla otro de los elementos que hacen especial este territorio respecto a la ocupación napoleónica.

La posición estratégica de este municipio, por su comunicación con Alcoy y con la meseta manchega, lo convertía en un objetivo deseado. De hecho, "era el puesto más avanzado del mariscal Suchet", y este, como señalábamos controlaba este territorio. La demostración de ese poder se vivió ese mismo 1812. "Aquella fue una gran derrota de los españoles", recuerda Zurita. Y más doloroso aún cuando se tiene en cuenta que este ejército doblaba el invasor, diez mil hombres frente a cuatro mil.

Los restos de la batalla

La segunda llegó solo un año más tarde. El 13 de abril de 1813, el ejército de los aliados, con británicos e italianos, consiguió derrotar las tropas francesas, lideradas por el propio Suchet. Esta batalla en las afueras de la ciudad forma parte del fondo Paisajes de guerra, el proyecto que dirige Zurita y en el que tienen como objetivo la puesta en valor de estos campos de batalla por la Independencia en toda España.

Para ello han seleccionado varios lugares, ya sean ciudades que fueron sometidas a sitio como áreas rurales en las que se produjeron combates. Y en estos han hecho un estudio de los bienes materiales que han perdurado, de los lugares de la memoria sobre esos acontecimientos bélicos que existen todavía y de la iconografía de estas batallas.

Ese es el material con el que han creado su página donde se pueden consultar los recursos, aparte de los reportajes audiovisuales. En ellos explican los elementos que perviven pero, sobre todo, destacan la importancia de su conservación y conocer su existencia y ponerlos en valor. Para ello inciden en la señalización, protección como bienes materiales y la creación de rutas que permitan que la gente pueda visitar estos escenarios.