Alicante

Poco a poco el fin de la mayor parte de las restricciones relacionadas con el fin del estado de alarma permiten encarar el verano con un optimismo moderado, al menos a la espera de que se reactiven completamente los viajes internacionales. 

Noticias relacionadas

Un buen ejemplo de esto es Benidorm, que encara la segunda mitad del mes de mayo con una desescalada progresiva que le permitirá tener, a mediados de junio, el doble de la oferta hotelera abierta que este último fin de semana.

En concreto, y según los datos de la patronal hotelera de la ciudad, entre el 15 de mayo y el 15 de junio está previsto que abran sus puertas 29 establecimientos, cuando en la actualidad hay 26. Esto hace un total de 55 hoteles, la mitad de los 110 que tiene la ciudad.

También está previsto que reanuden su actividad tres bloques de apartamentos u apartahoteles asociados a Hosbec, aunque la mayor parte de la representantividad en este subsector la tiene Aptur, que asegura que ya tiene la mayor parte de sus empresas operativas. 

De esta forma la actividad turística de Benidorm, prácticamente paralizada desde el cierre perimetral de la Comunidad Valenciana en el mes de octubre, se empieza a reactivar de cara al verano, aunque aún queda por resolver la incógnita de la llegada de extranjeros y, en particular, Reino Unido.

En este sentido, la ministra de Turismo, Reyes Maroto, aseguró en una reciente visita a Alicante que a finales de mayo el Gobierno británico introducirá a España en su semáforo verde, una esperanza en la que los empresarios fían buena parte del resto de la temporada alta. 

Playa de Benidorm el pasado sábado. EFE

El otro pilar de la recuperación es la vacunación, que parece que avanza a buen ritmo después de un primer trimestre del año accidentado. El problema es que países como Grecia, Croacia o Turía han priorizado la inmunidad de sus trabajadores turísticos, lo que les ha permitido tomar la delantera en la desescalada europea. Los hoteleros valenciano ya han advertido al Ejecutivo, pero siguen sin respuesta. 

La previsión del Gobierno de España es conseguir la inmunidad de grupo en unos tres meses, lo que permitirá llegar al otoño con garantías para retomar programas como el Imserso, tal como han solicitado la Comunidad Valenciana, Andalucía o Cataluña.

La idea del Ejecutivo es mantener las plazas, unas 950.000, y modificar el pliego para que contemple precios al alza, una reivindicación de los empresarios desde hace años y que les permitirá "no trabajar a pérdidas", según aseguran. Actualmente con el Imserso se pagan unos 21 euros por persona y día en régimen de pensión completa, "algo fuera de la lógica del mercado". 

Después del verano también jugará un papel importante el mercado interno, el primero para la Comunidad Valenciana. La Generalitat aún tiene activo el bono viaje para sufragar hasta el 70% de las reservas que hagan los empadronados en la autonomía, y el secretario autonómico de Turismo, Francesc Colomer, no descarta ampliarlo al ejercicio 2021. 

Las perspectivas, sin embargo, siguen pendiendo de un hilo, y con un ojo en la evolución de la pandemia tras el fin del cierre perimetral. Precisamente esta semana se celebra Fitur, la primera feria importante de la pandemia, y allí está previsto que los operadores y líneas aéreas presenten un cuadro actualizado de sus previsiones. De momento, Benidorm se despereza tras 15 meses de agonía.