Alicante

La patronal hotelera Hosbec, la mayor de la Comunidad Valenciana, ha solicitado a la Conselleria de Sanidad que se priorice en el proceso de vacunación a los trabajadores de empresas que estén de cara al público, así como la posibilidad de que éstas puedan suministrar directamente las dosis a sus empleados.

Noticias relacionadas

Hosbec considera que esta condición es indispensable para que el turismo pueda competir este verano con otros destinos rivales "que ya nos llevan la delantera, como Grecia, Turquía o Croacia".

Actualmente la Unión Europea está ultimando un pasaporte de vacunación con la idea de que esté listo en junio, pero para la patronal lo importante es que "se suministre el mayor número de dosis posible" antes de la campaña de verano, para no repetir una temporada a medio gas como la de 2020.

La petición llega después de que el pasado 11 de marzo el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, firmase un acuerdo con la CEOE y la Confederación de Empresarios Valencianos (CEV) para permitir que las empresas con plantillas superiores a 500 personas pudiesen vacunar, una situación que, en opinión de Hosbec, "no se ajusta a la situación real de la Comunidad Valenciana".

"Por un lado, porque hay muy pocas empresas de ese tamaño. Pero también porque aquellas que cumplen el requisito, como puede ser Ford, no tiene las mismas necesidades que una empresa que trabaja de cara al público", explicaron fuentes de la patronal.

La idea, según Hosbec, es "competir en igualdad de condiciones con otros países que ya están tomando la delantera a España" y poder aliviar recursos públicos utilizando la iniciativa privada.

Estado de alarma

El turismo valenciano tiene por delante dos momentos críticos para sus previsione de verano. El primero es el próximo 9 de mayo, cuando decaiga el estado de alarma y, por lo tanto, el cierre perimetral que la Comunidad tiene vigente desde el mes de octubre.

Será importante también ver la evolución de la incidencia en las próximas semanas (ahora es de las más bajas de España) para ver si es necesario adoptar nuevas restricciones o medidas extraordinarias, justo antes del verano.

El segundo factor determinante para el turismo es Reino Unido. El gabinete del primer ministro Boris Johnson mantiene de momento su intención de permitir los viajes al extranjero a partir del 17 de mayo, pero la falta de concreción con este plan ha llevado a importantes aerolíneas, como Jet2, a retrasar sus operaciones hasta finales de junio.

Que los británicos puedan viajar (o no) fuera de su país este verano determinará en buena medida el éxito de la campaña, ya que es el primer mercado turístico extranjero para el país (solo a la Comunidad Valenciana en 2019 llegaron más de 2,5 millones de ingleses) y es muy difícil encontrarle sustituto en tan poco tiempo.

De hecho, y en ausencia de Reino Unido, Francia se ha colocado como el principal proveedor de clientes hacia nuestro país, con Cataluña, Comunidad Valenciana, Madrid y Canarias como principales puertas de entrada.