Línea Directa formará parte de la cesta de valores del Ibex 35 el día de su debut. A consecuencia de su estreno a través de un listado directo tras la entrega de las acciones de la aseguradora a los accionistas de su matriz, Bankinter, la compañía se incorporará durante su sesión debut al cálculo del índice.

Noticias relacionadas

A consecuencia de este método de ajuste, el Ibex 35 contará con 36 valores en su composición el próximo 29 de abril. Una situación que se solucionará solo un día después, según han explicado este lunes los miembros de su Comité Asesor Técnico (CAT). Se trata de una solución transitoria a "las circunstancias especiales que concurren" en Bankinter, según se explica en una nota.

De este modo, el CAT considerará "como una disminución de la reserva por prima de emisión de acciones, u otras cuentas de recursos propios equivalentes" el acuerdo para el reparto del 82,6% de las acciones de Línea Directa entre los accionistas de Bankinter. Así, "el gestor del índice procederá a realizar un doble ajuste al cierre de la sesión del 28 de abril" por el que incorporará a su cálculo 898,87 millones de acciones de la aseguradora y "descontar del precio de cierre de Bankinter el valor de estas acciones".

Efecto neutro en carteras

Un día después, con efectos 30 de abril, se procederá a "realizar un ajuste al cierre de la sesión del 29 de abril, consistente en la exclusión del valor Línea Directa del índice Ibex 35". El objetivo final de esta operación es que el estreno de la aseguradora como compañía independiente y su descuento en la cotización de Bankinter no tenga impacto sobre las carteras de inversión.

La aseguradora del grupo Bankinter debutará como cotizada el próximo 29 de abril con una valoración de 1.434 millones de euros. Un importe equivalente a un precio de referencia de 1,3175 euros por acción. Una vez se proceda a este reparto, la entidad financiera mantendrá un 17,4% de la aseguradora, mientras que el 82,6% restante quedará repartido entre sus inversores.

Dentro de este bloque, destacarán dos de los accionistas más significativos de Bankinter. De una parte, Cartival, la firma patrimonial de la familia Botín, se colocará incluso por delante del banco con un 19,15% de la aseguradora. Después, a una más que considerable distancia, el empresario Fernando Masaveu alcanzará el control de un 4,3% del accionariado.