Miquel Hernandis Redacción | Agencias

"Absuelto", "campeones", "¡a por ellos!". El empresario Enrique Ortiz publica un vídeo con el caluroso recibimiento familiar tras ser condenado con una multa de 18.000 euros por un delito de cohecho en el caso del Plan General de Ordenación Urbana de Alicante.

Noticias relacionadas

En la publicación abierta de su Facebook, Ortiz acompaña las imágenes con el texto en mayúsculas 'Enhorabuena, eres el mejor'. De esa manera celebra la que considera una sentencia favorable, según el escrito remitido a los medios de comunicación

"Esta decisión judicial me absuelve de cuatro delitos de los que se me acusaba en relación con el PGOU de Alicante", afirma en este texto. Y así lo remarca en el vídeo publicado, donde llega a su casa con una cartela en el pecho donde puede leerse la palabra absuelto.

La radiante sonrisa que muestra en las imágenes confirma lo positiva que considera una sentencia en la Audiencia Provincial le multa con una cantidad de 18.000 euros por el regalo de una chaqueta de lujo a Sonia Castedo en 2008. Al detalle con la exalcaldesa de Alicante se suma el disfrute de un viaje a Creta en avión privado, por importe de 36.000 euros, al exalcalde Luis Díaz Alperi ese mismo año.

Entre confeti

Entre la pólvora y los cañones de confeti, Ortiz aparece en las imágenes sonriente en todo momento y acompañado por gritos de alegría y aplausos. En el vídeo se escuchan los gritos de "Campeones, oé, oé, oé" y en particular el "A por ellos, oé, oé, oé".

El vídeo demuestra la voluntad de "pasar página" que por la tarde del miércoles había destacado en el comunicado enviado a los medios. "Mi mayor deseo a partir de ahora es que el final de este proceso judicial nos permita a mí y a mi familia pasar página en lo personal. Nuestra voluntad es continuar trabajando para garantizar el futuro de nuestras empresas y de todos los puestos de trabajo que generan".

El empresario ha criticado en ese texto la duración que ha tenido este juicio y la consiguiente repercusión en los medios. "Han sido más de doce años de un proceso que me ha ocasionado gravísimos perjuicios en lo personal y que también ha afectado a mi actividad profesional".

"La dilatación de este caso y su repercusión mediática ha conllevado para mí una larguísima condena previa y pública", ha indicado en ese mismo comunicado. Un hecho que, como ha recalcado, "lamentablemente ha pesado también sobre mi familia y mi entorno. Espero que en el futuro haya un trato más respetuoso hacia mi presunción de inocencia".