Alicante

El empresario alicantino Enrique Ortiz, ha valorado muy positivamente la sentencia de la Audiencia de Alicante hecha pública hoy, que tan sólo le impone una multa por un delito de cohecho impropio en el 'caso Brugal PGOU'. En abril de 2020 Ortiz pactó con la Fiscalía Anticorrupción una rebaja la petición de pena de 8 a dos años de prisión. posteriormente no se ratificó y no formó parte de la causa.

Noticias relacionadas

En un escrito remitido a los medios de comunicación asegura que "esta decisión judicial me absuelve de cuatro delitos de los que se me acusaba en relación con el PGOU de Alicante". También que ante su absolución "no puede hablarse de 'amaño'. La sentencia prueba que no hubo 'amaño del PGOU', por mucho que esta expresión se repita públicamente".

Una expresión que figura textualmente en la sentencia tras ser pronunciada por la entonces alcaldesa de Alicante, la popular Sonia Castedo, en una conversación intervenida por la Policía. 

En el escrito de las jueces Montserrat Navarro, María Cristina Costa y Margarita Esquiva de la Audiencia provincial de Alicante se dice textualmente que en dicha conversación Castedo le comenta “te hemos apañado eso…, término que en el sentir general se interpreta como hacer algo incorrecto, amañado".

A lo que añade que "el término 'amañar' por si solo es insuficiente para mantener una acusación por tráfico de influencias porque precisamente hay múltiples conversaciones, una de ellas reproducida el 9 de noviembre que era de 19 de mayo de 2009, en la que cuando Sonia Castedo habla con el Sr Ortiz, le habla de que va a 'apañar la agenda', nada se ha probado sobre un supuesto arreglo que beneficiara a Ortiz".

La multa

Ortiz continúa su comunicado afirmando que la "multa que se me impone viene dada por el regalo en Navidad y que el tribunal considera 'excesivo'. Y añade que "la misma sentencia reconoce que este procedimiento judicial ha tenido “una duración excesiva”.

"Han sido más de doce años de un proceso que me ha ocasionado gravísimos perjuicios en lo personal y que también ha afectado a mi actividad profesional. La dilatación de este caso y su repercusión mediática ha conllevado para mí una larguísima condena previa y pública, que lamentablemente ha pesado también sobre mi familia y mi entorno. Espero que en el futuro haya un trato más respetuoso hacia mi presunción de inocencia", señala el constructor.

"Mi mayor deseo a partir de ahora es que el final de este proceso judicial nos permita a mí y a mi familia pasar página en lo personal. Nuestra voluntad es continuar trabajando para garantizar el futuro de nuestras empresas y de todos los puestos de trabajo que generan".