Alicante

La Policía Nacional no solo hace labores de seguridad, sino también de horticultura. Esta es parte de la explicación que los agentes de Alicante han realizado este miércoles tras hacerse viral un vídeo cuyo autor recogía imágenes de la azotea de la comisaría de la Zona Norte donde se veía un supuesto "secado" de marihuana. 

Noticias relacionadas

Este medio preguntó ayer a fuentes policiales, que remitieron a un comunicado que han hecho público en el día de hoy. En él, aluden a dos operativos en Alicante ciudad y San Vicente del Raspeig que acabaron con la desarticulación de dos puntos de droga y cuatro hombres detenidos.

Intervención de marihuana

Tras la detención de los presuntos autores se hicieron las entradas y registros en los locales investigados, señalaba en la nota de prensa. Se intervinieron dos plantaciones
tipo indoor de 250 plantas una y otra con 60 plantas de gran tamaño. En el mismo lugar también se incautó una pistola "preparada para hacer fuego" y 12.000 euros en efectivo.

A continuación, los agentes explican que después de intervenir la marihuana "no termina el trabajo" pues la Policía "debe seguir un proceso para poder poner a disposición de Sanidad las sustancias estupefacientes intervenidas, proceso que viene claramente definido en la Instrucción número 8/2018 de la Secretaría de Estado de Seguridad".

Horticultores

Dado que la marihuana se trata de una sustancia orgánica, de gran volumen y de rápido proceso de putrefacción "si no se almacena adecuadamente", esta sustancia tiene un procedimiento especifico reflejado en la anterior instrucción. En el mismo, se detalla que las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado "deben separar las hojas de las plantas, desechar los tallos, raíces y proceder al secado para la toma de la muestra analítica que se realiza en el organismo oficial de recepción".

"Los agentes se convierten en horticultores, provistos de material de protección para su salud durante la manipulación de las plantas", aseguran fuentes de la Policía Nacional. Así se consigue el peso neto (peso real) que figura en el boletín analítico que se usará en el procedimiento judicial.

Dicha sustancia queda almacenada "el mínimo tiempo posible en dependencias policiales hasta que se remite a las Dependencias del Área de Sanidad" de la Subdelegaciones del Gobierno de Alicante, para la toma de muestras y análisis. Se separa una parte para presentar como muestra "destruyendo el resto inmediatamente en otras instalaciones". "Todo siguiendo un riguroso protocolo, con altas medidas de seguridad que garantiza la custodia de la sustancia estupefaciente en todo momento, desde su aprehensión hasta su destrucción", insisten.

El proceso de secado "se suele ubicar en las terrazas de la comisarías de la Policía Nacional", explican, al ser un lugar reservado idóneo para evitar perjuicios para la salud a los trabajadores del propio edificio como a los vecinos de viviendas colindantes, como es el caso de la Comisaría de Distrito Norte de Alicante, que utiliza el ático de sus instalaciones por un tiempo mínimo imprescindible hasta su remisión al Área de Sanidad de la Subdelegación del Gobierno de Alicante.

Coche 'lanzadera'

Una de las dos operaciones anteriormente citadas se desarrolló en el barrio del Cementerio de Alicante. En la investigación, los agentes pudieron averiguar quienes participaban en la actividad ilegal. Se trataba de dos hombres de nacionalidad española, ambos tomaban numerosas medidas de seguridad, entre ellas usaban un coche "lanzadera" que hacía el recorrido delante de otro que llevaba la sustancia estupefaciente para avisar de la presencia policial.

Se trataba de dos cultivos de marihuana indoor en dos locales del barrio. Ambos desprendían un fuerte olor a marihuana, tenían conectados numerosos aparatos de aire acondicionado, y tenían enganches ilegales a la red de fluido eléctrico, todo ellos indicios típicos de éste tipo de instalaciones, informa la Policía Nacional.

Segunda operación

En la segunda operación contra el tráfico de drogas se detuvo a otros dos hombres que presuntamente traficaban con cocaína en la localidad de San Vicente del Raspeig. En esta operación se intervinieron 40 gramos de cocaína, más de medio kilo de sustancia de corte, balanzas de precisión, vehículos de alta gama y casi 16.000 euros en efectivo, así como útiles de prensa de sustancia estupefaciente.

Los detenidos se dedicaban presuntamente a traficar con cocaína al menudeo y eran ellos mismos los que se desplazaban con sus vehículos para realizar los pases de la droga tras recibir los pedidos en sus teléfonos.

La investigación ha sido desarrollada por el Grupo I de la Comisaría de Distrito Norte de Alicante, con la colaboración de Policía Local de San Vicente. Los arrestados en estas dos operaciones, de nacionalidad española y edades comprendidas entre los 35 y 62 años de edad fueron puestos a disposición de los Juzgados de Guardia de Alicante y San Vicente del Raspeig, respectivamente.