Alicante

En el marco de una operación conjunta llevada a cabo por la Guardia Civil y la Policía Nacional, se puso fin, entre los días 1 y 2 del presente mes de junio, a la Operación Tocayos  - Hermés, iniciada en enero de forma coordinada entre ambos cuerpos policiales, con motivo de la investigación en torno a varios cultivos de marihuana de grandes dimensiones, en las localidades de Benifallim y Cocentaina.

Noticias relacionadas

El operativo se saldó con la incautación de 14.881 plantas de marihuana y la detención de 25 personas por los delitos de pertenencia a organización criminal, tráfico de drogas, tenencia ilícita de armas y contra la seguridad vial.

La investigación se inició a principios de año, por parte de la Guardia Civil de Alicante y de la Brigada Local de Policía Judicial de Policía Nacional de la Comisaría de Alcoy (Alicante), al haber tenido conocimiento de la existencia de una organización criminal, dedicada, principalmente, a la plantación de marihuana para su posterior venta a gran escala.

Imagen aérea de una de las plantaciones localizadas.

Las plantaciones, tanto interiores como exteriores, estaba asentadas en las localidades alicantinas de Alcoy, Cocentaina y Benifallim, dónde también se dedicaban al tráfico de cocaína y hachís al menudeo. El Equipo de Robos en el Campo (ROCA) de la Guardia Civil de Ibi, junto a la Brigada Local de Policía Judicial de Policía Nacional de la Comisaría Local de Alcoy, iniciaron la denominada Operación Tocayos - Hermes cuyas investigaciones han sido efectuadas de manera coordinada.

Así pues, los investigadores pudieron saber que esta organización había adquirido 30.000 semillas de marihuana seleccionada genéticamente. La plantación de las semillas fue distribuida entre cuatro casas alquiladas por el grupo para tal fin. Las viviendas elegidas para llevar a cabo el cultivo eran casas de campo en zonas rurales y aisladas, que a lo largo de las averiguaciones fueron localizadas por los agentes, una de ellas en Benifallim, y las otras tres en Cocentaina, ambas ubicadas dentro de la provincia de Alicante.

Intento de discreción

Como característica común entre las viviendas rentadas, cabe destacar que poseían una amplia parcela de terreno, ya que una vez que la semilla germinaba en un macetero y crecía la planta, la trasplantaban a la tierra. Para una mayor discreción, los autores rodeaban perimetralmente toda la finca con distintos elementos, con el fin de dificultar la vista desde fuera y evitar levantar sospechas.

Fruto de las pesquisas, los agentes descubrieron que los roles de cada miembro de la organización se encontraba perfectamente definidos. Uno de estos roles consistía en las labores de logística, varios de ellos se dedicaban a proveer a las viviendas con plantaciones de todo lo necesario para su buen funcionamiento así como de gestionar los alquileres necesarios. Otro rol era el de los que se encargaban directamente de las labores de jardinería y cuidado de las plantas. Y por último estaban aquellos que se dedicaban a la vigilancia de las fincas, los cuales tenían las tenían vigiladas las 24 horas del día y usaban para las comunicaciones dispositivos portátiles tipo walkie-talkie.

Finalmente, los días 1 y 2 de junio, los agentes iniciaron la fase de explotación. Debido a la magnitud del operativo fue necesario movilizar a más de 80 efectivos con personal de ambos cuerpos para acometer once entradas y registros, diez de ellas entre viviendas de las localidades de Alcoy, Benifallim y Cocentaina y una, en una nave industrial de Alcoy. En Alcoy, concretamente, se registró una nave industrial en la que trabajaba uno de los miembros de la banda, en la que fueron incautados 70 gramos de cocaína.

Diferentes tipos de armas encontradas durante la operación.

En el operativo de explotación se intervinieron 14.881 plantas de marihuana, 700 gramos de hachís, 90 gramos de cocaína, una escopeta con los cañones recortados y munición, 8 armas largas de aire comprimido, 2 pistolas detonadoras, y una ballesta, 7.000 euros en efectivo, 6 vehículos, basculas de precisión, una máquina contadora de dinero y dispositivos informáticos y de telecomunicaciones.

La operación se ha saldado con un total de 25 detenidos. Entre ellos, 21 varones de nacionalidad española de entre 27 y 61 años, un varón italiano de 43 años y 3 mujeres españolas de edad comprendida entre 25 y 37 años. Se les imputan los delitos de pertenencia a organización criminal, tráfico de drogas, tenencia ilícita de armas y dos delitos contra la seguridad vial. Tras su paso a disposición del Juzgado de Instrucción número 4 de Alcoy, se ha decretado el ingreso en prisión provisional para el líder y los cuatro principales colaboradores, quedando los veinte restantes en libertad con cargos.