Alicante

El sector del ocio nocturno no está conforme con las medidas planteadas por el Gobierno valenciano a partir del próximo lunes, que contemplan reabrir pubs y discotecas hasta las dos de la madrugada pero con el baile prohibido. Estos locales llevan meses cerrados en virtud del acuerdo del Consejo Interritorial en el que están representadas todas las comunidades autónomas.

Noticias relacionadas

Este veto se levantó a mediados de semana, y Puig decidió con el grupo de trabajo del Consell que a partir del lunes de la semana que viene las medidas se relajarían por la baja incidencia que tiene la región. Sin embargo, muchas voces del ocio consideran que "no es suficiente", e incluso están planteando recurrir la decisión en los tribunales al considerarla "arbitraria".

El presidente de la asociación de locales del centro de Alicante (Alroa), Javier Galdeano, considera que las nuevas medidas "no tienen ningún sentido" porque el Consejo Interterritorial "permite abrir hasta las tres en función de la situación sanitaria, y no hay ninguna comunidad en España que tenga mejores números que la valenciana".

Para Galdeano, hay "consideraciones absurdas" que "no tienen ningún sentido", como por ejemplo "el prohibir el baile". "¿Si está una persona de pie en una pista con una copa en la mano y se mueve se considera baile?", se preguntó. "Después de meses de no dejarnos trabajar, no nos podíamos imaginar que se iba a tomar esta decisión de esta manera".

Es por esto por lo que avanzó a EL ESPAÑOL que varias asociaciones del ocio de la región están "hablando" para "plantear un recurso contra la decisión", algo que "no había ocurrido nunca". "No existe ninguna motivación técnica para hacerlo de esta manera", insistió. "Y seguiremos reclamando poder trabajar con normalidad". 

"Es un cierre encubierto"

Por su parte, la Confederación Empresarial de Hostelería y Turismo de la Comunidad Valenciana (Conhostur) afirmó este jueves que la actividad de las discotecas "no va a ser viable" en el horario que ha acordado la Generalitat, hasta las dos de la mañana, y que esa limitación supone "un cierre encubierto".



Respecto a la hostelería, indicó que, aunque se amplía media hora el horario de cierre, "era necesario ya" subir los aforos, ya que con la distancia exigida de separación entre mesas en el interior de los locales "el aforo real que se puede aprovechar es inferior al porcentaje establecido en la norma".



Dispensador de gel en una discoteca.



Conhostur destacó en un comunicado que el ocio reglado "es la única garantía para controlar y poner freno" a las actividades que se van a producir una vez cierren los locales hosteleros, como "los botellones multitudinarios o las fiestas ilegales", un fenómeno "difícilmente controlable" por las fuerzas y cuerpos de seguridad.



A su juicio, "no se entiende" que, una vez finalizado el toque de queda y visto lo que está sucediendo en otras ciudades españolas tras el fin del estado de alarma, "no se reconsidere trabajar de la mano del sector" para establecer una oferta de ocio "reglado y seguro" en horario nocturno y evitar así fiestas "descontroladas" que conlleven un repunte de contagios.



Para Conhostur, este sector ha hecho "un gran sacrificio" para llegar a este nivel de desescalada, pues la hostelería ha estado cerrada y limitada en el primer semestre del año y el ocio nocturno lleva más de un año cerrado, sin que las ayudas anunciadas puedan compensar "la grave situación económica por la que atraviesan los establecimientos que continúan abiertos".