Lenguaje

Celebra el día de la blasfemia con clase usando los 15 insultos más elegantes del castellano

En la jungla. Hay vida más allá de los improperios que utilizas habitualmente y algunos son tan cultos que te ayudarán a quedar como un señor cuando insultes a alguien. 

Aprende a insultar con clase.

Aprende a insultar con clase.

  1. Lenguaje
  2. Insultos
  3. Humor
  4. Castellano

Si a menudo se te llena boca al soltar una palabra malsonante y te complace que los improperios formen parte habitual -y destacada- de tu vocabulario, hoy estás de enhorabuena: los 30 de septiembre se celebra en todo el mundo el Día Internacional del Derecho a la Blasfemia o Día de la Blasfemia, fecha señalada en la que se pretende reivindicar la libertad de los individuos y grupos a expresar abiertamente sus críticas (e incluso desprecio) por la religión.

En castellano existen multitud de expresiones malsonantes de las que algunos de los personajes más importantes de la Biblia son protagonistas. Es, de hecho, una de las lenguas del mundo en las que más se menciona al todopoderoso o a su santa madre y demás coetáneos para insultar al prójimo, desear el mal o realizar una queja extrema ante una situación desagradable.   

Giphy

No seas bodoque y amplía miras. Ha llegado el momento de quitarnos sus nombres de la boca y sustituirlos por elegantes, discretos y elocuentes insultos. Exige satisfacción y queda como un señor.

1. Bodoque. Este término que se utiliza para definir las labores de bordado en relieve de forma redonda, también habla, según explica Pancracio Celdrán en ‘El gran libro de los insultos’, de una persona de cortos alcances.

No puedo darte 'like', Willy Toledo. En ese último post has estado asaz bodoque.

2. Gaznápiro. Dícese de la persona palurda, simplona y torpe, que se queda embobada con cualquier cosa.

3. Sablista. Proveniente del verbo sablear, sirve para denominar a aquellas personas que pretenden sacarle dinero a alguien dándole sablazos, o lo que es lo mismo, a través de peticiones hábiles o insistentes y siempre sin intención de devolverlo.

Fíjate en el banquillo de las ‘black’. Rodrigo Rato es un común rufián, en cambio Miguel Blesa… ¡Qué distinguido sablista!

4. Petimetre. Lo que hoy sería un ‘pijo’ o un ‘hipster’ en su versión más peyorativa, un petimetre es una persona que se preocupa demasiado de su apariencia, mantener la compostura y seguir las modas.

Juan Camus, puedes llorarme, bloquearme y agredir mis sentidos con la portada de tu disco, pero no te consiento esas ínfulas de petimetre.

5. Hetera. Un forma bien fina de sustituir el actual sinónimo de prostituta que se utiliza de forma masiva. En la antigua Grecia, se utilizaba el término hetera para denominar a las mujeres cortesanas, en ocasiones de elevada consideración social.

6. Lamerón. Goloso. Adulador. Lo que viene siendo un ‘pelota’ servil que se dedica a bailarle al agua a quienes le rodean por mero interés. Probablemente, la base histórica de la tan utilizada expresión ‘lameculos’.

“Perdemos cada vez que Pablo Iglesias no se presenta”. ¡Qué tuit lamerón, Ramón Espinar!

7. Mastuerzo. Majadero. Hombre necio y porfiado o, lo que es lo mismo, una persona terca y obstinada en su dictamen y parecer.

“Escuché que lo expulsaron de Gran Hermano por mastuerzo. Tía, qué fuerte, tía.”

8. Pérfido. Persona infiel, desleal y traidora que falta a la fe que debe.

“¿Has leído el último editorial de El País? ¡Tachan a Pedro Sánchez de pérfido! ¡Qué dureza!”

9. Badulaque. Olvídate de Apu de los Simpsons. En lo que a insultos se refiere badulaque habla de aquellas personas necias e inconsistentes que suelen ser impuntuales y poco eficaces en el cumplimiento de sus compromisos.

10. Estólido. Falto de razón y discurso.

Rajoy se mostró estólido cuando empezó la frase ‘es el alcalde el que quiere que sean los vecinos el alcalde’... Y lo mismo cuando dijo que ‘España estaba llena de españoles’”

11. Onagro. término que define a un asno salvaje o silvestre que, aplicado a una persona, la asemeja con tal animal en su grado más peyorativo.

“Con una mujer no llego ni de coña” dijo el muy onagro cuando rechazó a la taxista”

12. Alfeñique Persona quejumbrosa, delicada de cuerpo y de ánimo apocado, remilgado y redicho, que busca paliar lo menguado de su aspecto con lo atildado de su apariencia.

13. Zaborrero. Dicho de un obrero: Que trabaja mal y es chapucero. Embarullador, torpe, farfullero

Cogí el autobús para celebrar el Día sin Coche y caí en el peor atasco de mi vida. Espero que el zaborrero a cargo recibiera una apropiada reprimenda.

14. Fartusco. Viene a ser el mendrugo que presenta tal grado de nivel, de desarrollo, que se eleva sobre el tonto pero dos grados por debajo del imbécil.

Mírales a todos, enganchados al Pokémon Go en la playa” - sentenció Ojeda cuán Fartusco.

15. Abrazafarolas. Tiene rasgos del adulador lameculos, del simplón y del donnadie. “Su conducta está dirigida a un solo fin: no molestar a quien considera su amo”, explica Celdrán. Adjetivo que bien podría haber usado el El presidente filipino Rodrigo Duterte...