Facebook

Bofetones a los chicos malos: polémica por el nuevo anuncio "sexista" de Fiat

En la jungla. En el spot distribuido online, mujeres celosas abofetean a sus parejas. No les ha gustado ni a ellos ni a ellas.

Un momento del anuncio.

Un momento del anuncio.

  1. Facebook
  2. Publicidad
  3. Fiat
  4. Automoción
  5. Industria automovilística
  6. Machismo
  7. Feminismo
  8. Redes sociales

El último anuncio para el modelo 500 S colgado en el perfil oficial de Facebook de la marca italiana habría cumplido las expectativas del marketing online: con casi 500 compartidos y más de 250 comentarios, no es un mal resultado para un contenido comercial. Sin embargo, al alcance ha contribuido la polémica: usuarios de ambos sexos lo tachan de "sexista", hasta el extremo de acusarlo de "apología de la violencia hacia los hombres" en algunos casos.

El eslógan habla del nuevo modelo de cinquecento como coche para "chicos malos". Y la narrativa del anuncio merece una deconstrucción. Un hombre acodado en la puerta del coche junto a su pareja sonríe embobado a una joven que le mira al pasar mordiéndose provocativamente el labio. La mujer le estampa entonces un sonoro tortazo. El spot pasa a un montaje en el que varios varones reciben bofetones retumbantes por parte de ellas. Las gafas de uno de ellos salen volando.

Y entonces nos encontramos a un "chico bueno": bien peinado y vestido, recibe con mirada arrobada y un ramo de flores a su cita. Pero cuando la chica descubre que tiene un 500 detrás, tortazo que va. "No es mío", se justifica el incauto. El sentido del anuncio deja poco margen de interpretación: ellos son promiscuos, ellas violentamente celosas, y conducir este coche equivale poco menos que a tener una aventura.

"Este anuncio normaliza la violencia contra los hombres" - es la tónica de los comentarios que ha recibido en la red social. "¿Qué pasaría si fuera mujeres las que recibieran las bofetadas?". No deja de ser la coletilla habitual entre los hombres que protestan injuriados en la Red por la presunta discriminación que les supone el "hembrismo", como califican a las reivindicaciones de corte feminista, pero lo cierto es que el chocante montaje de golpes ha resultado especialmente controvertido.

"Ojalá os demanden las asociaciones de hombres maltratados y se forme el mismo revuelo si hubiera sido al contrario", escribe una mujer. "Una persona golpea a otra, no importa el sexo. No me parece adecuado el anuncio", opina otra.

Tampoco es la imagen de los hombres la única ultrajada por el anuncio. El retrato de las mujeres como celosas y agresivas de mecha corta es calificado de "sexista" en los comentarios. "Anunció lamentablemente sexista! Bofetón, celos, chico sinverguenza, y producto dirigido solo a los hombres! No le falta un perejil  [sic]" - concluye un usuario.

La clave de la campaña, señalan desde páginas especializadas, está en cambiar la imagen del modelo 500, uno de los más emblemáticos de la industria italiana. Colorido, manejable y de pequeño tamaño, es prefecto para callejear en las grandes urbes. Pero al no tener la potencia y resistencia de otros, cargaba con el mote de ser "poco viril": un "coche para mujeres".

De hecho el anuncio en Facebook es la continuación de otro que ha tenido más difusión: "Testado para chicos malos". En él, se mostraba a los técnicos de Fiat probando a golpear la carrocería del coche. A continuación mostraban a una mujer enfurecida con un hombre al volante, a entender su pareja, que se marchaba golpeando al coche sin causarle abolladuras.

En ese anuncio se mantenía la ambigüedad sobre qué habría hecho el "chico malo" para enfadar a su chica, sin aludir a infidelidades, y el enfado no se traducía en violencia hacia nadie.

Seat y el anuncio de Hugo Silva

Curiosamente, la controversia en la red remite a una muy similar ocurrida a principios de mes con otro anuncio de coches, en este caso de la marca SEAT, y el actor Hugo Silva. De la misma manera, se trataba de una publicidad que solo se vio online.

En el anuncio, el actor está esperando para recoger a sus hijos del colegio cuando ve acercarse a un grupo de adolescentes. Se agacha y las vigila a pasar por las cámaras de proximidad del vehículo. La ambigüedad del gesto de Silva causó la polémica: unos entendieron que se escondía para no ser reconocido por las fans, otros que aprovechaba para mirar a escondidas las piernas y el trasero de las chicas, acusando al anuncio de "sexista" y "pedófilo".

En aquella ocasión la empresa automovilística optó por eliminar discretamente el anuncio de sus cuentas.