GLADYS GUTIÉRREZ

El 'brazo judicial' de Maduro se doctoró en tres visitas a Zaragoza

El tribunal que juzgó la tesis de Gladys Gutiérrez, presidenta del Tribunal Supremo de Venezuela, contaba con dos profesores de Podemos. El director de su doctorado defiende que fue un tribunal plural porque también había profesores de derechas.

Gladys Gutiérrez y Nicolás Maduro en enero de 2016.

Gladys Gutiérrez y Nicolás Maduro en enero de 2016.

  1. Venezuela
  2. Nicolás Maduro
  3. Zaragoza (Ciudad)

Nadie recuerda haber coincidido con ella en la Facultad de Derecho de la Universidad de Zaragoza. Gladys María Gutiérrez Alvarado -actual presidenta del Tribunal Supremo de Venezuela- ha sido noticia esta semana al descubrirse que la lectura de su tesis en 2011 tuvo lugar en Zaragoza ante un tribunal que tenía entre sus miembros a dos profesores de Podemos. Uno de ellos fue Juan Carlos Monedero, profesor de la Universidad Complutense de Madrid y fundador del partido morado. “Me enteré de la noticia por la prensa. No sabia quién era ni que se había doctorado aquí”, cuenta un veterano profesor zaragozano.

Es normal que nadie la recuerde: el periplo del 'brazo judicial' de Hugo Chávez y Nicolás Maduro por Zaragoza se limita a tan sólo tres visitas. Dos fueron para hablar con el director de su tesis, el profesor de Derecho Constitucional Francisco Palacios, y una última para defender su trabajo El nuevo paradigma constitucional latinoamericano. En sus dos primeros paseos por Zaragoza ni siquiera durmió en la ciudad: vino y se fue en AVE. Tiene casa en Madrid porque está casada con un español, hijo de padres inmigrantes, que vive en Venezuela y al que conoció allí. Sin embargo, en su tercera visita, el día que leyó su tesis, sí hizo noche en Zaragoza en uno de los hoteles con más renombre de la ciudad, el Palafox, un cinco estrellas con el que la Universidad tiene un convenio para este tipo de actos.

Bebiendo una Coca Cola Zero, Francisco Palacios dice estar abrumado por la noticia adelantada por El Mundo. Él fue el director de su tesis y también es de Podemos porque se presentó a las primarias de este partido en Aragón, aunque no consiguió los votos necesarios para entrar en el Consejo Ciudadano. Gladys le ha llamado por teléfono estos días:

-¿Qué le dijo?

-Me dijo que menudo follón que se había montado. Y me preguntó que qué podía hacer. Le dije que contara la verdad. Que ella estudió el Diploma de Estudios Avanzados en la Complutense y que luego se doctoró en Zaragoza ante un tribunal plural, que le concedió cum laude por unanimidad, con un tema que manejaba a la perfección porque ella misma había sido protagonista de la historia.

Nicolás Maduro junto a la presidenta del Tribunal Supremo de Justicia en Caracas.

Nicolás Maduro junto a la presidenta del Tribunal Supremo de Justicia en Caracas.

La Escuela de Doctorado de la Universidad de Zaragoza defiende que se siguió el proceso normal para seleccionar a los miembros del tribunal: el director de la tesis propuso sus nombres, su Departamento no puso reparos y la comisión valoró positivamente los currículos de todos los profesores al entender que eran expertos en el tema. “Podría haber traído a Pablo Iglesias o a otra gente. Pero propuse que el presidente del tribunal fuera Manuel Ramírez Jiménez”, recuerda Palacios. Ramírez Jiménez falleció hace un año y fue un catedrático de Derecho Político de gran prestigio, cuyo pensamiento viró del PSOE a la derecha. “Sus ideas eran la antítesis del chavismo”, señalan todos los profesores consultados por EL ESPAÑOL. En el tribunal también estuvo Andrés García Inda, que ahora es el director del colegio de los Jesuitas de Zaragoza y al que tampoco se le relaciona con el partido de los círculos.

Sentencias polémicas

Gladys Gutiérrez, de 54 años, está siendo criticada por su supuesta falta de imparcialidad desde que se convirtió en presidenta del Tribunal Supremo en 2013, un mes después de que Nicolás Maduro fuera nombrado presidente. Su primera sentencia polémica fue declarar “inadmisibles” los diez recursos interpuestos por la oposición venezolana ante el presunto fraude cometido en las elecciones que Maduro ganó a Henrique Capriles en abril de 2013 por tan solo un 1,49% de los votos.

Desde que la oposición logró la mayoría en la Asamblea, Gutiérrez Alvarado se ha convertido en la punta de lanza de Maduro para neutralizar al Parlamento. En este sentido, ha ordenado cumplir el Decreto de Emergencia Económica pese a que había sido rechazado por la Asamblea, única institución con capacidad para validar este tipo de decisiones presidenciales, según la Constitución venezolana. También ha tumbado la promulgación de normas aprobadas por el Parlamento, como la Ley de Amnistía y Reconciliación.

Con Chávez desde el principio

La actual presidenta del Tribunal Supremo de Venezuela fue una de las manos derechas de Hugo Chávez incluso antes de que el exlíder bolivariano llegara al poder. De hecho, fue una de las abogadas que se encargó de defenderlo cuando fue juzgado en 1992 por el golpe de Estado frustrado contra Carlos Andrés Pérez. Acabó condenado por liderar el golpe militar aunque dos años después el presidente Rafael Caldera ordenó su liberación. Chávez residió después en un apartamento al sureste de Caracas que Gutiérrez Alvarado tenía en alquiler durante la intensa campaña electoral de 1998, en la que Chávez ganó por primera vez las elecciones.

A partir de entonces, el ascenso de esta abogada por la Administración venezolana fue meteórico. Recibió su primer encargo relevante en 1999, cuando trabajó de asesora en la redacción de la Constitución venezolana. En esta parte de la historia entra por primera vez la ya famosa y polémica Fundación CEPS (Centro de Estudios Políticos y Sociales), que se disolvió hace unos meses por la pérdida de clientes. Estaba compuesta por un nutrido grupo de profesores españoles de izquierdas -entre ellos los propios Monedero y Palacios-, a los que gobiernos latinoamericanos contrataban para que les asesoraran sobre todo en procesos constituyentes. De hecho, el propio Monedero tuvo problemas con Hacienda por un intento de fraude fiscal de 100.000 euros por sus trabajos de asesoramiento para el Gobierno venezolano. El entonces dirigente de Podemos resolvió la situación mediante la presentación de una complementaria y dando un paso atrás en la dirección del partido.

Francisco Palacios, director de la tesis de Gladys Gutiérrez, y Juan Carlos Monedero.

Francisco Palacios, director de la tesis de Gladys Gutiérrez, y Juan Carlos Monedero.

“La idea era dinamizar los movimientos alternativos en Sudamérica, es decir, ayudarles a organizarse de forma seria para que pudieran pasar del activismo a lo institucional”, cuenta Francisco Palacios. CEPS participó en el proceso constituyente de 1999, aunque Palacios no formó parte de ese grupo. “Nadie podrá negar que estas constituciones son protransparencia, prosociales y procontrol. Otra cosa es la realidad, es decir, que se estén cumpliendo o no”, señala.

Gladys fue enviada al año siguiente a España, donde ocupó diversos cargos como cónsul en Madrid y después como embajadora. Desde de esta posición, fue la encargada de que Chávez y Monedero se conocieran en persona en una visita del expresidente venezolano a España en 2002. Gutiérrez Alvarado se sacó durante su etapa diplomática un curso en el Centro de Estudios Políticos y Constitucionales, dependiente de la Presidencia del Gobierno de España, y el Diploma de Estudios Avanzados en la Universidad Complutense -que viene a ser como la antigua tesina o la suficiencia investigadora, que habilita para doctorarse-. Ya más tarde, en 2005, fue requerida en Caracas para convertirse en la procuradora general de la República, es decir, pasó a ser la principal asesora jurídica de Chávez.

El rey Juan Carlos I junto a Gladys Gutiérrez cuando ésta era embajadora de Venezuela en España.

El rey Juan Carlos I junto a Gladys Gutiérrez cuando ésta era embajadora de Venezuela en España.

En la reforma constitucional

En ese año sí andaba por allí Francisco Palacios, que a través de la Fundación CEPS estaba asesorando a la Asamblea de Venezuela -en esos momentos, de mayoría chavista- en diversas comisiones. Coincidieron varias veces. Pero no fue hasta 2007 cuando se conocieron realmente. Este profesor zaragozano de 57 años se había ido de vacaciones a Venezuela para estar con su exnovia venezolana Ingrid. Y, según cuenta, Gladys se enteró de que estaba en su país y le llamó para que participara en unos foros sobre la profunda reforma constitucional que estaba emprendiendo Chávez y les asesorara. “Hablé mucho con ella y le dije lo que pensaba. Que el espíritu de la reforma me parecía bueno; pero que tanto los términos como la redacción estaban confusos y desordenados”, recuerda.

Esa reforma constitucional finalmente no se aprobó porque los venezolanos votaron 'no' en referéndum. No obstante, en 2008, se modificaron media docena de artículos y también se decidió eliminar la prohibición de que una misma persona solo pudiera ser presidente de Venezuela por un máximo de dos mandatos, de forma que Chávez logró seguir presentándose a las elecciones.

Gladys le comentó por esa época que quería doctorarse y Palacios aceptó ser el director de su tesis. Comenzó a prepararla en 2007 a distancia y a finales de 2011 acudió a Zaragoza para leerla. Un año antes, Gutiérrez había sido nombrada magistrada de la Sala Constitucional del Tribunal Supremo, todavía con Chávez en el poder, para ya después, en 2013, convertirse en su presidenta con Maduro gobernando.

Palacios y Gutiérrez Alvarado han quedado en volver a hablar en los próximos días. Durante su conversación telefónica, también comentaron la situación que vive Venezuela y su director de tesis le comentó brevemente su opinión. “La situación está muy complicada y lo peor es que puede seguir deteriorándose si no se le pone remedio -señala Palacios-. Hace falta alcanzar un consenso entre las dos partes. Lo que estamos viendo no es nada comparado con todo lo que puede ocurrir”.