La tribuna

La UE no puede permanecer impasible ante el chavismo

La UE no puede permanecer impasible ante el chavismo

Ilustración

  1. Venezuela
  2. Nicolás Maduro
  3. Unión Europea
  4. Política
  5. Leopoldo López

La manifestación en Caracas del pasado jueves sirvió para que el régimen de Nicolás Maduro mostrase su cara: la de los militares cercando las plazas, la de los colectivos armados esperando su turno, la de los periodistas extranjeros expulsados del país, la de las encarcelaciones preventivas o la de una Embajada de Venezuela en España criticando la cobertura realizada por los medios españoles de la manifestación y acusando al Gobierno español de injerencista... la cita sirvió para que los venezolanos mostraran que Venezuela no es ese gobierno totalitario y desesperado: millones de ciudadanos salieron a las calles pacíficamente para exigir el cumplimiento de su Constitución. A pesar del hambre, la falta de asistencia, de insumos básicos, los venezolanos fueron un ejemplo de libertad, respeto y democracia.

Venezuela es hoy un país en descomposición, roto, destrozado económicamente y herido de muerte por el recorte de las libertades civiles y políticas que padece. Algunos describen la situación en Venezuela, por interés o desconocimiento, como un escenario polarizado donde se enfrentan dos bandos iguales, con la misma responsabilidad y la misma fuerza. Incluso, se atreven a convocar una manifestación paralela de apoyo al Ejecutivo para "limpiar" la imagen de Maduro. Pero no. No es verdad. Lo que sucede en Venezuela es que un pueblo maltratado lucha por liberarse de forma pacífica de un Gobierno corrupto, represor y sin apoyo popular. Un Gobierno que controla todos los poderes del Estado, el Ejército, la policía, los medios de comunicación...

El diálogo que el Parlamento Europeo ha solicitado a los políticos venezolanos no se ha producido

Claro que el diálogo es necesario, pero sin olvidar que hay represores y reprimidos, que hay carceleros y presos políticos, que hay una cúpula corrupta que lleva años en el poder y unos jóvenes luchando por la libertad de su país. Algunos sepultados en La Tumba, agonizando, como Lorent Saleh, con cuya madre me reuní recientemente en Bruselas y cuyo testimonio me impide permanecer impasible. Ayer recorrí de nuevo las calles de Madrid junto a otros muchos ciudadanos y representantes políticos que creemos que visibilizar el acoso y el encarcelamiento a los opositores, el desabastecimiento y la falta de asistencia sanitaria, nos permitirá acabar con esta situación o, al menos, conseguirá que removamos conciencias.

Nuestra obligación, la mía como política, debe ir más allá. El pasado mes de junio el Parlamento Europeo aprobó una Resolución sobre la situación de Venezuela con tres exigencias claras: liberación de todos los presos políticos, respeto a la Constitución y de todos los mecanismos de participación que contiene, incluido el revocatorio, y urgente respuesta a la gravísima crisis humanitaria, aceptando la ayuda internacional. ¿Saben lo que ha hecho al respecto el presidente Maduro en estos 3 meses? Claro que lo saben. Ratificar la condena a Leopoldo López, llevar a prisión de nuevo a Daniel Ceballos, mantener arrestado a Antonio Ledezma y encarcelar a más opositores, saltarse los requerimientos y plazos de su propio reglamento y poner más trabas al revocatorio, e insultar a todos los que quieren ayudar al pueblo venezolano ante la falta de medicinas y alimentos. Y no hacemos nada.

Los eurodiputados queremos, debemos, ir a Venezuela y conocer de primera mano la situación del país

¿Qué más necesita la comunidad internacional para ayudar a los venezolanos? El pasado miércoles envié una carta a la Alta Representante, Federica Mogherini, firmada por decenas de eurodiputados de los cuatro principales grupos políticos, para exigir que se cumpla esta Resolución y para que se envíe por fin la delegación oficial del Parlamento Europeo aprobada hace meses. El diálogo que el Parlamento Europeo, así como innumerables instancias y personalidades internacionales, han solicitado a los principales actores políticos venezolanos no se ha producido, pese a que la oposición democrática ha cumplido todos los trámites exigidos. Pese a mantener en público la postura de querer el diálogo, el ejecutivo venezolano lo impide con trabas constantes, sin que los esfuerzos prácticos, en este sentido, de personalidades como el ex presidente español Jose Luis Rodríguez Zapatero y otros ex presidentes de países latinoamericanos, hayan dado fruto alguno.

Todas las demandas realizadas de "observación internacional" destinadas a facilitar el establecimiento de mecanismos, tanto humanitarios como de diálogo social y político que den lugar a una salida pacífica de la crisis, son sistemáticamente desatendidas por el Gobierno de Nicolás Maduro. Es, insisto, urgente que la UE lidere las acciones internacionales para la consecución de un diálogo en el país junto a los organismos regionales del continente americano, en la mediación de esta crisis. La Unión Europea no puede permanecer impasible. Los eurodiputados queremos, debemos, ir a Venezuela y conocer de primera mano la situación del país.

La Venezuela real es la que salió a la calle en Caracas, de forma alegre, pacífica, y llena de color

Permítanme terminar con una reflexión: una de las peores cosas que ha hecho el chavismo es la imagen que ha transmitido de Venezuela al mundo. Venezuela no es violencia, ni colas, ni represión, ni gobernantes payasos... la Venezuela real es la que salió a la calle este jueves en Caracas, de forma alegre, pacífica, llena de color y esperanza, como la que representan todos los venezolanos que estuvieron ayer en la manifestación en Madrid y que viven en nuestro país. Os animo a seguir en la lucha en momentos tan difíciles, lejos de vuestra patria, de vuestros amigos y familiares. Todo este sacrificio solo es un camino hacia la liberación de Venezuela. Porque, como dijo el Libertador: "Para el logro del triunfo siempre ha sido indispensable pasar por la senda de los sacrificios". Y en este camino no estáis solos. La sociedad española está con vosotros, y siente como propia vuestra causa. Es hora de que el resto gritemos con firmeza: ¡Estamos con vosotros Venezuela! No son tiempos para los alquimistas de la equidistancia sino para la responsabilidad de los demócratas.

*** Beatriz Becerra es eurodiputada y vicepresidenta de la subcomisión de derechos humanos en el Parlamento Europeo.