El edificio incendiado en londres tiene 24 plantas.

El edificio incendiado en londres tiene 24 plantas. Reuters

Incendios

Los vecinos del edificio incendiado en Londres alertaban del riesgo al menos desde 2013

El inmueble, que pertenece al municipio, fue sometido a una reciente renovación descrita por el primer edil como "extraordinaria".

Pablo Mayo Cerqueiro

Los vecinos del edificio incendiado en Londres, la Torre Grenfell en el oeste de la capital, llevaban años alertando del riesgo de fuego en el inmueble y afirman que se les había aconsejado permanecer en sus casas ante esta eventualidad.

“Se hizo caso omiso a todas nuestras advertencias”, denuncia el colectivo de vecinos Grenfell Action Group en la última publicación de su blog. “Pronosticamos que una catástrofe como esta sería inevitable en cuestión de tiempo”.

La agrupación vecinal asegura que trasladaba regularmente sus preocupaciones a las autoridades -al municipio de Kensington y Chelsea y la Organización para la Gestión Arrendataria local, que administra la propiedad en su nombre- al menos desde 2013 y documentaba los problemas del inmueble en su página web. 

En febrero de ese año Grenfell Action Group divulgó un supuesto extracto del último informe de riesgo de incendio del edificio, fechado en noviembre de 2012. El fragmento ilustra cómo los extintores de múltiples áreas del la Torre Grenfell, construida en la década de 1970, llevaban más de un año sin ser testados. En concreto, algunos en la zona del tejado llevaban más de dos años sin ser examinados y estaban marcados como no aptos en grandes letras negras.

En sus subsiguientes publicaciones en 2013, los vecinos denunciaban reiteradas subidas de tensión que arruinaban sus aparatos electrónicos y que serían atribuidas a una incorrecta instalación eléctrica.

En noviembre de 2016, a pesar de que el edificio acababa de ser remodelado, llegaban a la siguiente conclusión: “Creemos firmemente que sólo un evento catastrófico puede exponer la ineptitud e incompetencia de nuestro casero, la KCTMO [Organización para la Gestión Arrendataria de Kensington y Chelsea], y poner fin a las peligrosas condiciones habitacionales y la falta de respeto a la legislación de salubridad y seguridad que impone a sus inquilinos”.

El pasado año se completó una renovación de unos 10 millones de libras de la Torre Grenfell que incluía la instalación de un revestimiento externo aislante, nuevas ventanas, un nuevo sistema de calefacción comunitaria y la creación de nueve viviendas en espacios sin aprovechar del edificio, según anunció el propio municipio de Kensington y Chelsea. La operación fue realizada por la Organización de Gestión Arrendataria en conjunción con la empresa Rydon Construction.

“Es extraordinario ver de primera mano cómo el revestimiento ha mejorado la apariencia externa del edificio y cómo las mejoras en el interior de los hogares cambiarán la vida de la gente”, declaró el primer edil conservador Nick Paget-Brown tras ver las reformas en un comunicado.

De acuerdo con la compañía, el edificio recibió una certificación de sostenibilidad medioambiental BREEAM, pero no menciona la instalación eléctrica ni la seguridad del inmueble en el apartado de su página web dedicado al proyecto.

Por otro lado, se recomendaba a los residentes que no abandonaran su piso en caso de incendio a no ser que el fuego alcanzara la vivienda, de acuerdo con la agrupación vecinal.

Un cartel indicando a los vecinos que permanezcan en su piso en caso de incendio salvo que alcance la vivienda.

Un cartel indicando a los vecinos que permanezcan en su piso en caso de incendio salvo que alcance la vivienda. Grenfell Action Group

Una residente que logró salir del edificio ha contado a la BBC que las alarmas antincendios no sonaron y que se despertó gracias a los golpes que otro vecino dio en su puerta. “Las alarmas no sonaban, pero fue aterrador la rapidez con que se extendió de la cuarta planta hasta la 23”, relataba.

El alcalde de Londres, Sadiq Khan, ha advertido de que habrá “muchas preguntas” respecto a la causa de la tragedia. “Quiero asegurar a los londinenses que habrá respuestas”, ha asegurado.

No es la primera vez que bloque de viviendas municipales de Kensington y Chelsea arde. En octubre 2015, la Torre Adair ardió y dejó 16 heridos. La Brigada de Bomberos de Londres notificaría a las autoridades municipales que debían realizar una revisión de la seguridad del edificio y llevar a cabo las medidas apropiadas para paliar el riesgo de incendios.