La bomba GBU-43/B, conocida como 'Madre de todas las bombas'.

La bomba GBU-43/B, conocida como 'Madre de todas las bombas'. Departamento de Defensa de EEUU

EEUU

EEUU lanza la 'madre de todas las bombas' sobre Afganistán contra el Estado Islámico

El ataque iba dirigido a una red de túneles que el grupo terrorista ha utilizado para moverse y atacar a las tropas estadounidenses y afganas. Según el Gobierno afgano, han muerto 36 terroristas del EI.

Ainhoa Murga

Estados Unidos ha lanzado este jueves la mayor bomba no nuclear de su arsenal sobre posiciones del grupo terrorista Estado Islámico en Afganistán. La GBU-43/B, conocida coloquialmente como la ‘madre de todas las bombas’ (Massive Ordnance Air Blast bomb, MOAB su sigla en inglés) tenía por objetivo una red de túneles que utiliza el grupo terrorista en el distrito de Achin, en la provincia de Nangarhar. Es la bomba más potente lanzada desde los bombardeos en Hiroshima y Nagasaki en la II Guerra Mundial.

En el ataque han muerto al menos 36 miembros del grupo terrorista, según el Ministerio de Defensa afgano. Los terroristas han negado más tarde las bajas a través de un comunicado.

"Es una gran, poderosa y precisa arma. El objetivo era destruir una red de túneles de los milicianos del Estado Islámico en Afganistán que han utilizado para moverse y atacar a las tropas estadounidenses y afganas en el área, y así para facilitar la misión de nuestros efectivos en la zona", ha explicado Sean Spicer, portavoz de la Casa Blanca, en una rueda de prensa posterior al ataque. Nos tomamos la lucha contra contra el Estado Islámico muy en serio. Hemos tomado las precauciones necesarias para evitar muertes de civiles a costa de la operación".

Según el Pentágono, antes de lanzar el ataque, se enviaron drones de reconocimiento y se están utilizando satélites para cuantificar el daño y resultado del lanzamiento.

El dispositivo ha sido lanzado a las 19.32 hora local (GMT+4:30) de este jueves, ha confirmado Spicer. La GBU-43/B se trata de una bomba convencional de gran diámetro de detonación desarrollada por el ejército estadounidense.

La provincia de Nangarhar, en el este afgano y cerca de la frontera con Pakistán, es la remota región en la que los yihadistas del EI se han asentado para ampliar su presencia en la que llaman provincia de Jorasán (parte de su autoproclamado califato).

En un comunicado distribuido por el Mando Central estadounidense se indica que la bomba fue lanzada desde uno de sus aviones. "El ataque ha sido diseñado para minimizar el riesgo para los ciudadanos afganos y las fuerzas estadounidenses que están en la zona al tiempo que se destruye el mayor número posible de terroristas del EI y sus instalaciones", indica el documento

Aunque en un primer momento, el portavoz de la Casa Blanca no ha confirmado si el presidente había dado la orden de ataque, el propio Trump ha asegurado que dio "total autorización" a las Fuerzas Armadas. "Tenemos los mejores militares del mundo y han hecho su trabajo, como de costumbre. Les hemos dado una autorización total y eso es lo que están haciendo", ha dicho el presidente a los periodistas en la Casa Blanca.

El Pentágono ha confirmado que en el ataque ha muerto Qari Yasin, un miembro de Al Qaeda responsable de la muerte de dos oficiales americanos y acusado del atentado contra el equipo de criket de Sri Lanka en 2009. Se le considera responsable también del ataque a un hotel en Islamabad, Pakistan, en 2008 en el que murieron docenas de personas además de dos militares estadounidenses.

La bomba no nuclear más potente

Es la bomba no nuclear más potente de Estados Unidos y, según el portavoz del Pentágono, Adam Stump, es la primera vez que se utiliza en combate. Fue desarrollada y probada por primera vez durante la guerra de Irak, en 2003.

La ‘madre de todas las bombas’ tiene una longitud de 9,17 metros y un metro de diámetro. De sus 10 toneladas de peso, 8,5 corresponden a su carga explosiva. La potencia de este explosivo equivaldría a la de 11 toneladas de TNT. 

El diámetro de explosión de esta bomba es de unos 1,4 kilómetros, la onda de choque del aire alcanza una distancia de 1,5 kilómetros desde el epicentro. Dadas sus dimensiones, sólo puede ser lanzada desde un avión militar de tipo C-130 Hércules.

Imagen de archivo de la detonación de prueba de una  GBU-43/B en Florida en 2003.

Imagen de archivo de la detonación de prueba de una GBU-43/B en Florida en 2003. Reuters

"Esta es la munición adecuada para reducir los obstáculos y mantener el ritmo de la ofensiva contra el EI-Jorasán", ha explicado en un comunicado el general John W. Nicholson, comandante de las fuerzas estadounidenses en Afganistán, quien recordó que los yihadistas han estado trabajando en defensas subterráneas y búnkers.

La bomba es diez veces mayor que la siguiente en el arsenal convencional estadounidense, pero no tan grande como para ser comparada con un arma nuclear, consigna la NBC

"La menor arma nuclear de EEUU tiene una potencia de explosivo que equivaldría a 0,3 kilotoneladas de TNT, 300 toneladas. Esta bomba es de solo 10 toneladas. No se le acerca", ha explicado Hans Kristensen, director del Proyecto de Información Nuclear en la Federación de Científicos Americanos. 

El uso de la "madre de todas las bombas", que mata con la imponente presión de aire que genera, indicaría que la zona estaba ampliamente ocupada por operativos e instalaciones del EI, sin evidente presencia civil. 

Trump saca músculo militar

Es el segundo ataque que realizan las fuerzas estadounidenses en una semana después de que el presidente, Donald Trump, ordenara bombardear una base militar siria el pasado jueves como represalia por el ataque con armas químicas en la provincia de Idlib del que culpa al régimen de Bachar al Asad. El portavoz de la Casa Blanca no ha confirmado si el presidente es quien ha ordenado este ataque.

También coincide con la escalada de la tensión en la península de Corea donde el régimen norcoreano podría realizar otra prueba nuclear o lanzar otro misil en los próximos días. El presidente Trump ha prometido que Estados Unidos tomará medidas para que Corea del Norte elimine su programa nuclear a menos que China le apoye para contener a su vecino.

"No sé si esto es enviar un mensaje", ha dicho cuando le han preguntado si esta nueva bomba es una advertencia para Corea del Norte. "No supone ninguna diferencia que lo sea o no. Corea del Norte es un problema. Y el problema será afrontado con cuidado".

La operación se ha realizado al tiempo que la Administración de Trump está revisando su estrategia en Afganistán ahora que las fuerzas talibanes siguen ganando terreno y el Estado Islámico se ha asentado en la región. Días atrás, el Departamento de Estado estadounidense comunicaba llegada de equipamiento extra al norte de Afganistán para preparar la temporada de combate ahora que llega el buen tiempo y se reactivan los ataques.

"Uso brutal de nuestro país"

El Gobierno afgano afirmó que estaba en contacto con Estados Unidos e informado del lanzamiento en Nangarhar y se encuentra en proceso de evaluación del resultado del bombardeo. "El Gobierno afgano estaba (en contacto) informado/al tanto del ataque aéreo por fuerzas estadounidenses en el distrito Achin en Nangarhar", indicó en la red social Twitter Shah Hussain Murtazavi, portavoz del presidente afgano, Ashraf Gani.

Pero pocas horas después comenzaron a escucharse voces en contra de la acción militar de Estados Unidos. El expresidente Karzai condenó el ataque aéreo y el uso de este tipo de armamento. "Vehementemente y en los términos más duros condeno el lanzamiento del último arma, la mayor bomba no nuclear en Afganistán por los Estados Unidos", indicó en Twitter Karzai.

El hombre que dirigió Afganistán entre 2004 y 2014 afirmó que "esto no es la guerra contra el terror, sino el uso equivocado inhumano y más brutal de nuestro país como terreno de pruebas para nuevas y peligrosas armas", señaló.