FRANCIA

Fillon conquista el centro-derecha francés y será el candidato para frenar a Le Pen

El ex primer ministro supera a Alain Juppé en la segunda vuelta de las elecciones primarias conservadoras francesas.

François Fillon saluda en su primera comparecencia tras vencer en las primarias conservadoras.

François Fillon saluda en su primera comparecencia tras vencer en las primarias conservadoras. Reuters

  1. Francia
  2. François Fillon
  3. Alain Juppé
  4. Elecciones primarias
  5. Marine Le Pen

François Fillon será el candidato del centro-derecha francés en las elecciones presidenciales de 2017. El ex primer ministro en la época del gobierno de Nicolas Sarkozy se ha impuesto en la segunda vuelta de las primarias a su rival Alain Juppé.

Fillon ha obtenido el 66,5% de los votos, frente al 33,5% logrado por Juppé, lo que le coloca como cartel electoral conservador en los comicios del próximo 23 de abril.

El ex primer ministro será proclamado candidato oficial del centro-derecha galo y será la principal apuesta para contrarrestar el auge de Marine Le Pen, del partido ultraconservador Frente Nacional, en una hipotética segunda vuelta. 

"Es una victoria construida sobre mis convicciones. Desde hace tres años recorro Francia con mis convicciones, y mi iniciativa ha sido comprendida por los franceses", dijo Fillon al comparecer ante sus seguidores una vez los resultados de las primarias eran casi definitivos. El candidato destaca ser una "victoria de fondo, que ha roto con todos los escenarios escritos de antemano".

Fillon criticó con dureza al actual inquilino del Palacio del Elíseo, François Hollande, al asegurar que su quinquenio presidencial "ha sido patético", por lo que "será necesario ponerle fin y partir hacia adelante" como no se ha hecho "en 30 años".

Por su parte Alain Juppé, actual alcalde de Burdeos, reconoció por su parte su derrota y la "amplia victoria" de Fillon, al tiempo que anunció que le apoyará para las presidenciales de 2017.

"El resultado no está a la altura de mis esperanzas (...). Felicito a Fillon por su amplia victoria y le apoyo desde esta noche, le deseo buena suerte y la victoria el año que viene", dijo Juppé al comparecer ante sus seguidores. 

El que fue gran rival de ambos en la primera vuelta de las primarias celebradas el pasado domingo, Nicolas Sarkozy, fue de los primeros políticos en felicitar al ganador por su victoria final.

"A nuestra familia política le ha llegado la hora de unirse en torno a François Fillon para garantizar la alternancia, que Francia necesita más que nunca en 2017", indicó en su cuenta de Twitter.

Perfil: ultraliberal en lo económico, conservador en lo social

Fillon (62 años), primer ministro de 2007 a 2012 bajo la presidencia de Nicolas Sarkozy, partía como el gran favorito según todas las encuestas, después de su claro triunfo en la primera vuelta, con más del 44 % de los sufragios.

La lucha contra los extremismos, tanto en referencia a Le Pen como al yihadismo, es una de las principales apuestas electorales del flamante candidato conservador. A Fillon le preocupa "la invasión sangrienta del islamismo (radical) en nuestra (vida) cotidiana", dado que "prepara una tercera guerra mundial".

Sin embargo, antes de que comenzaran las primarias, Fillon partía a priori como el tercero en discordia tras Nicolas Sarkozy y Alain Juppé, pero finalmente logró que su enfoque ultraliberal en lo económico y conservador en lo social calase entre el electorado de derechas.

Ministro de Educación Superior (1993-1995) en el Ejecutivo de Édouard Balladur, titular de Tecnologías de la Información (mayo-noviembre 1995) y ministro delegado de Telecomunicaciones (1995-1997) en el gobierno de su rival este domingo Alain Juppé, sus carteras incluyen también la de Asuntos Sociales (2002-2004) con Jean-Pierre Raffarin.

Favorable a la reducción del número de funcionarios, ha hecho de esa idea una de las más comentadas de su programa, con la intención de suprimir 500.000 puestos compensados con un aumento del tiempo de trabajo en los empleos públicos.

Además, se ha propuesto eliminar una de las grandes medidas de la izquierda gala en las últimas décadas: la jornada laboral de 35 horas.

Hijo de un notario y de una historiadora, y originario de Le Mans (oeste de Francia), está casado con una galesa y tiene en la liberalización de la economía, la restauración de la autoridad del Estado y la afirmación de los valores sus ejes prioritarios.