Referéndum en Reino Unido

"Jodido inmigrante, te mataré": el episodio que muestra la efervescencia racista post 'brexit'

Un joven ha insistido en echar del tranvía de Mánchester a un hombre amenazándole mientras la mayoría del pasaje guardaba silencio.

Al fondo, uno de los agresores en la grabación realizada por una pasajera.

Al fondo, uno de los agresores en la grabación realizada por una pasajera. Channel 4

  1. Brexit
  2. Reino Unido
  3. Unión Europea
  4. Manchester
  5. Racismo

"A ver si te deportan. Eres un guiñol. Sal del tranvía ahora". A gritos de un lado del tranvía a otro, un joven insistía en echar del vagón a otro pasajero. "¿Cuántos años tienes?", le ha replicado el hombre al que dirigía su furia. "Bájate del tranvía ahora. Hermano, te mataré. Me cargaré a quien sea", ha gritado el chico.

El resto de personas que llenaban el vagón al principio trataban de hacer como si la cosa no fuera con ellos, a juzgar por las imágenes que ha emitido el canal británico Channel 4, gracias a la grabación de una televidente. Eran aproximadamente las 07:40 de esta mañana en Mánchester. La policía ha arrestado a dos hombres y un adolescente en relación al incidente, informa la prensa local.

El chico que ha lanzado la amenaza ha proseguido sin escatimar en insultos: "No hables, si ni siquiera eres de Inglaterra, jodido pequeño inmigrante". El hombre atacado ha insistido: "¿Qué edad tienes? ¿18, 19? Llevo aquí más tiempo que tú". 

Pero el chaval insistía que se bajara del "jodido tranvía ahora" y no ha parado de proferir insultos. "Eres extremadamente ignorante. No eres muy inteligente, ¿lo sabes?", ha respondido el agredido. Otros dos chicos han intervenido para mandarle fuera del tranvía. Al agredido. "Vuelve a África", le decía el primero.

Entonces se ha roto el silencio general del tranvía y algunas personas han tratado de tranquilizar los ánimos. El chico que aparentemente ha comenzado las amenazas se ha aproximado para exigirle que saliera a la vez que le ha disparado la bebida del botellín que llevaba en la mano, aparentemente de cerveza. 

Algunos pasajeros han intervenido para pedir que pararan. "Por favor, no, no lo hagáis", pedía una mujer. Aunque los gritos de susto han comenzado cuando se han acercado al hombre contra quien proferían las amenazas y los insultos y la bebida ha caído cerca de un bebé. "Hay un bebé ahí, no hay necesidad para esto".

Finalmente han salido los agresores del tranvía. Sólo entonces algún pasajero les ha espetado: "Sois una deshonra. Absolutamente vergonzoso". Ya se cerraban de nuevo las puertas del tranvía cuando una mujer ha dicho sobre el agredido, por si acaso cabía alguna duda, "puede quedarse, puede quedarse".

"Siete años en el Ejército [británico]...", se ha defendido el hombre que por el momento no ha sido identificado. Todo había comenzado porque el agredido había pedido a los jóvenes que dejaran de decir palabrotas, porque estaban asustando a las mujeres y niños del pasaje, informa el portal Manchester Evening News.

Al final aplaudieron al agredido por su valor. Varios testimonios recogidos por el diario local reflejan el "miedo" de quienes han presenciado la escena y aseguran que los chicos ya estaban profiriendo insultos contra los demás pasajeros del tranvía antes del tenso incidente racista.

La comunidad polaca advirtió el incremento de ataques racistas tras salir victorioso el brexit en el referéndum del jueves pasado. La situación resulta tan preocupante que hasta la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos de Naciones Unidas ha emitido un comunicado este martes.

"Estoy profundamente preocupado por las informaciones de ataques y abusos contra minorías y ciudadanos extranjeros en el Reino Unido los últimos días", ha manifestado Zeid Ra'ad al Hussein, el Alto Comisionado. Ha urgido a las autoridades británicas a "poner fin a estos ataques xenófobos y a garantizar que todos los sospechosos sean procesados".

La inmigración ha sido, junto a la economía, el gran tema de debate durante la campaña del brexit y cada vez son más las voces que reprochan a los políticos haber provocado un ambiente de tensión racista en el Reino Unido.