Elecciones EE.UU. 2016

Supermartes: las perlas del 'showman' Donald Trump

Desde negar tener conocimiento de lo que es el Ku Klux Klan hasta probar que su pelo es natural en pleno mitin, así es el candidato de los republicanos que este Supermartes busca confirmar su liderazgo.

El republicano Donald Trump pide el voto durante un mitin en Radford (Virginia).

El republicano Donald Trump pide el voto durante un mitin en Radford (Virginia).

“El sueño americano está muerto (…). Pero si soy elegido presidente, lo traeré de vuelta (…) Haré Estados Unidos grande de nuevo”. No es sólo una frase, sino el mensaje que ha calado en gran parte del electorado republicano, que ha puesto a Donald Trump a la cabeza de la carrera electoral ante este Supermartes en el que se votará en una docena de estados, entre ellos Texas.

Las frases lapidarias, polémicas, graciosas o las meteduras de este magnate convertido en político han dado mucho juego en esta campaña electoral, y antes. La más reciente, sucedió este mismo domingo.

“No sé de qué está hablando, no sé nada de la 'supremacía blanca' (…). Quiere que condene un grupo sobre el que no sé nada. Mire, si me enviase una lista de los grupos, haría una investigación sobre ellos y desde luego me desentendería [de ellos], si pensase que hay algo malo”, respondió Donald Trump este domingo ante un atónito presentador de la CNN, que le había preguntado por el Ku Klux Klan y su exlíderdespués de que éste pidiera el voto para él. “Sólo estoy hablando de David Duke [líder del grupo] y el Ku Klux Klan”, intentó de nuevo Trapper, a lo que Trump insistió en que no lo conoce. Este lunes se ha retractado en la cadena NBC y escudado en que no oía bien las preguntas debido a un "pinganillo [el instrumento por el que recibe el sonido del estudio] muy malo".

El KKK es un grupo xenófobo con más de cien años de historia en Estados Unidos conocido por quemar cruces pero también por llevar acciones tan violentas como poner bombas en escuelas con estudiantes negros. Casualmente, existen indicios de que el padre de Trump fue detenido en los años 20 tras una manifestación del grupo -gracias a un artículo de The New York Times de aquel entonces-, algo que él negó en 2015.

Trump y su “gran muralla”

“Construiré una gran muralla, y nadie construye muros mejor que yo, créanme”, presumió el magnate inmobiliario en referencia a su plan de separar Estados Unidos de México con un muro que atraviese toda la frontera. 

“Los peores elementos de Mexico están siendo empujados hacia los Estados Unidos por el Gobierno mexicano”, publicó en un comunicado de prensa recogido por Business Insider en julio de 2015. “Los mayores suministradores de heroína y otras drogas ilícitas son cárteles mexicanos que gestionan tener a inmigrantes mexicanos para pasar la frontera y hacer contrabando de drogas (…). Asimismo, tremendas enfermedades infecciosas están traspasando la frontera. Los Estados Unidos se han convertido en el vertedero de México y, de hecho, de muchas otras partes del mundo”, concluyó.

Trump y su pelo

“No llevo tupé. Es mi pelo, lo juro”, respondió en un mitin a un artículo de The New York Times en el que lo mencionaban. “Vengan aquí. Vamos a arreglar esto”, animó a algunas personas del público. “Tienen que hacer una inspección aquí”. Y efectivamente una mujer se aproximó a él en el escenario para comprobar la naturaleza de su pelo en una cómica escena.

Su pelo ha dado qué hablar en más de una ocasión, incluso dio lugar a un enfrentamiento con la cantante Cher –que ha hablado repetidamente contra él en público- en Twitter en noviembre de 2012. “No llevo una “alfombra”- es mío. Y prometo no hablar sobre tus masivas cirugías plásticas que no funcionaron”, le respondió Trump después de que ella calificara su pelo de aquella manera.

Trump y sus bromas

“No creo que [mi hija] Ivanka fuera a hacer eso [posar en Playboy], aunque tiene una buena figura. He dicho que si Ivanka no fuera mi hija, a lo mejor saldría con ella”, bromeó sobre la exmodelo en una entrevista en el canal ABC en el año 2006 recogida por Associated Press.

“¿Le importa si me echo un poco hacia atrás? Porque su aliento es realmente malo”, espetó al inicio de una entrevista en la CNN al presentador Larry King. Preguntado al respecto, aseguró que había sido su respuesta a la pregunta del reputado presentador estadounidense sobre cómo pilla a la gente desprevenida, una pregunta que no había hecho inmediatamente antes, tal y como muestra la transcripción del momento publicada por la propia cadena. 

Trump y su ego

El empresario reconvertido en político ha hecho gala repetidamente de su origen empresarial, pues considera a los políticos estadounidenses “estúpidos”, un concepto ciertamente alejado del que tiene de sí mismo.

“Seré el mejor presidente del trabajo que Dios ha creado nunca”, prometió durante el discurso en el que anunció su candidatura a las primarias republicanas para la presidencia de Estados Unidos.

“Los persas se ríen de nuestra estupidez”, aseguró Trump en agosto de 2015 durante una entrevista con la CNN tras las negociaciones con Irán para frenar su programa nuclear y levantar las sanciones comerciales a cambio. En opinión del republicano, habría que duplicar o triplicar las sanciones y dejar que ellos acudieran a Estados Unidos para negociar.

Siempre se muestra seguro de sí mismo, por lo que ha llegado a explicarlo en su propio muro de Facebook. “Muéstreme a alguien sin ego y yo le enseñaré a un perdedor- tener un ego sano o una buena opinión de uno mismo es algo realmente positivo en la vida!”, publicó el 9 de diciembre de 2013. Este Supermartes aclarará si Trump está en el lado de los ganadores.