Carrera presidencial

Frank Underwood y Fidel Castro se presentan a las elecciones en Estados Unidos

Cientos de personas se han postulado con candidaturas falsas a la Casa Blanca en el registro de la autoridad electoral federal.

El protagonista de House of Cards, Frank Underwood.

El protagonista de House of Cards, Frank Underwood.

La famosa serie de intriga política en Estados Unidos House of Cards ha saltado de la ficción a la realidad. Su protagonista, Frank Underwood, un político sin escrúpulos capaz de cualquier cosa para lograr más poder, se presenta a los comicios a la Casa Blanca por el Partido Demócrata.

No es el único personaje, ya sea de ficción o de la actualidad real, que se ha sumado a la carrera presidencial. Fidel Castro, revolucionario y líder cubano, también intentará convencer al electorado estadounidense de que él debe ser su guía. 'Fidel Castro for Comandante' es el nombre de su comité de campaña, que tiene su cuartel general en Miami, estado de Florida.

Los dibujos animados quieren gobernar también. La Reina Elsa, de la reciente película de Disney Frozen, se ha ofrecido para presidir el país. Incluso un misterioso candidato llamado 'No Votes por Donald Trump', el “Señor Gruñón” y alguien que afirma ser el presidente de Rusia, Vladimir Putin, han decidido probar suerte.

Ellos son apenas algunos de los cientos de candidatos presidenciales falsos que se han registrado en la Comisión Electoral Federal (FEC), el organismo encargado de regular los comicios a escala nacional, entre este año y el pasado.

Todos han completado el Impreso 2 de la FEC para inscribirse como candidatos y 'oficializar' sus aspiraciones políticas. Por su parte, la institución ha procesado los documentos, otorgado a los contendientes falsos un número de identificación y hecho públicas las candidaturas en su base de datos.

“La Comisión Electoral Federal tiene jurisdicción en materia de financiación de campañas y publicación de informes de actividad financiera de comités políticos. [Sin embargo,] la agencia no tiene autoridad y no juzga la idoneidad de un individuo para postularse como candidato a un cargo público”, explica la FEC a EL ESPAÑOL. “Cualquiera puede presentar el Impreso 2, pero la agencia tiene la obligación legal de hacer todos los registros accesibles al público”.

En su impreso de registro, los aspirantes a presidente deben incluir: 1) nombre completo y dirección del candidato; 2) nombre y dirección de su comité principal de campaña; 3) el año en que se celebran los comicios en los que quiere competir; 4) el organismo al que se presenta; 5) el partido por el que se presenta, si es que se presenta por alguna formación política; y 6) su firma.

Las direcciones de los candidatos falsos y las de sus comités son de lo más creativas. La Reina Elsa, por ejemplo, tiene su domicilio en su palacio de hielo, dirección que comparte con su comité de campaña, 'Elsa 2016'. El que se hace llamar Vladimir Putin ha fijado su residencia en el 'Bulevar por la Madre Rusia', supuestamente en Texas. Otros parecen haber escogido residencias más normales, como el maestro jedi Obi Wan Kenobi, que vive en la sureña Birmingham, Alabama. Por su parte, el también personaje de Star Wars, el maestro Yoda, vive en Massachusets, según el registro de la FEC.

De querer hacerlo, las autoridades estadounidenses pueden emprender acciones legales contra los bromistas detrás de estas candidaturas. “Podrían procesarlos bajo el estatuto criminal 18 USC 1001”, dice a EL ESPAÑOL Lawrence Noble, antiguo consejero general de la FEC y experto del Centro Legal de Campaña de Washington. “Bajo esta disposición, quien consciente y concienzudamente 'haga cualquier declaración o representación falsa, ficticia o fraudulenta, o cree o use cualquier escrito o documento falso sabiendo que el mismo contiene una declaración falsa, ficticia o fraudulenta' dentro de la jurisdicción del Gobierno federal, puede ser multado o encarcelado durante no más de cinco años, o ambas cosas”.

Parte superior el impreso de registro de la Reina Elsa.

Parte superior el impreso de registro de la Reina Elsa.

Aunque la FEC en sí no tiene la autoridad para llevar a cabo tales acciones, sí puede reportarlas al Departamento de Justicia. Sin embargo, es muy improbable que la Administración castigue a los bromistas “a no ser que se pueda demostrar que los documentos falsos se registraron por lucro económico y no para hacer un chiste o un comentario social”, afirma Noble. “Si [los candidatos falsos] están recabando poco dinero o ninguno, ni la FEC ni el Departamento de Justicia considerarán probablemente que merezca la pena el esfuerzo, ya que se trata más de una molestia que de un problema serio”.

Además, puede resultar difícil dar con el ciudadano que registró la candidatura falsa o probar que esa persona era consciente de que estaba cometiendo una ilegalidad.

El fenómeno 'Deez Nuts'

El más popular de estos candidatos a la Casa Blanca ha sido 'Deez Nuts', nombre que juega con la fonética inglesa y hace alusión a los genitales masculinos: "estos huevos".

El curioso aspirante a presidente se hizo famoso después de que apareciera en un sondeo para votantes de Carolina del Norte realizado por la reputado encuestadora Public Policy Polling. La encuesta preguntaba a los residentes del estado “qué opinión tiene de Deez Nuts”, a lo que un 6% dijo que era positiva. Incluso un 9% aseguró que lo preferiría a él antes que al republicano Donald Trump o a la demócrata Hillary Clinton.

Deez Nuts en un sondeo en Carolina del Norte.

Deez Nuts en un sondeo en Carolina del Norte.

Otros sondeos en Minesota y Iowa, supuestamente su estado natal, le otorgaron un 8% y 7% de intención de voto respectivamente entre votantes no afiliados a los grandes partidos. La persona detrás del candidato Deez Nuts era un adolescente de Iowa, quien contó a la revista Time que decidió presentarse por su frustración con el bipartidismo.

Noble, que sirvió en la FEC durante trece años, dice, sin embargo, que la entidad ha recibido siempre candidaturas en tono de broma. "Creo que las candidaturas falsas o frívolas han formado parte del sistema desde se promulgó la FECA (Ley de financiación de campañas federales) en los 70", sentencia.