Mauricio Casals (derecha), junto a José Creuheras (izquierda) y la vicepresidenta del Gobierno.

Mauricio Casals (derecha), junto a José Creuheras (izquierda) y la vicepresidenta del Gobierno.

Tribunales Operación Hanta

Casals se citó dos veces en el Palace para crear una "historia falsa” sobre ZED

El presidente de 'La Razón' se citó tras su imputación en el 'caso Lezo' con una persona cercana a Dolset en busca de un pacto de no agresión.

Carlota Guindal

El presidente de La Razón y hombre fuerte de Atresmedia, Mauricio Casals, celebró dos reuniones en su reservado del Hotel Palace para montar una “historia falsa” en torno al conflicto en la compañía tecnológica ZED, en la que tanto su presidente, Javier Pérez Dolset, como el Grupo Planeta tenían una disputa judicial.

Según se desprende de varias declaraciones que obran en la causa sobre la insolvencia punible de ZED Casals y Pérez Dolset -en prisión desde el pasado 30 de junio- pretendían montar una “historia falsa” para evitar que la investigación abierta por la Fiscalía Anticorrupción y la Policía acabara salpicándoles.

Intentaron llegar a un pacto de no agresión pero ya era tarde. Pérez Dolset había denunciado que estaba siendo extorsionado por varios socios suyos, entre ellos el propio Grupo Planeta. Paralelamente, el dueño del grupo editorial, José Lara, había acudido a la Fiscalía para denunciar que Pérez Dolset había hundido la empresa y le había hecho perder 120 millones de euros.

Cuando todos los actores habían puesto sus fichas encima del tablero y los investigadores habían recompuesto el puzzle, los implicados pretendieron dar marcha atrás.

Esas dos reuniones para intentar recomponer las relaciones se produjeron el 26 de abril y el 9 de mayo. Casals ya había sido imputado en el marco de la Operación Lezo por presionar a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, y se había puesto nervioso por su situación judicial.

Así lo relatan tanto Pérez Dolset, en una comparecencia voluntaria que realiza ante la Policía, como su intermediario ante Casals, el empresario Pedro Pérez, consejero de Titania -editora de El Confidencial- y expresidente de UTECA (Unión de Televisiones Comerciales Asociadas), como a sí mismo se presentó en su declaración como testigo ante la Fiscalía Anticorrupción durante las diligencias de investigación.

Acercamientos tras Lezo

Según el testimonio de Pérez Dolset, Planeta, a través de Casals, le había estado presionando para que no declarara nada que pudiera afectar al grupo editorial. Sin embargo, su postura cambió después de su imputación por el caso Lezo. A mediados de abril, tanto Casals como Creuheras -presidente de Planeta- intentaron hacer un acercamiento con Pérez Dolset.

Según Dolset, a pesar de que Creuheras no estaba imputado tenía el temor por la repercusión que sobre su persona pudieran tener las actividades en las que ha estado involucrado. Según el presidente de ZED, ambos le propusieron “montar una historia pactada y falsa que evitara la revelación de los delitos cometidos por ellos”.

A cambio, la oferta a Javier Pérez sería “firmar la paz” en relación a los conflictos entre ZED y Planeta, “limpiar la imagen de Javier y del grupo ZED” y “poner en bandeja” la persecución penal de los socios rusos y de los holandeses, según se desprende de un informe policial que analiza estas declaraciones, y al que ha tenido acceso EL ESPAÑOL.

Ambas reuniones para firmar la paz se produjeron en el Palace. En representación de Pérez Dolset iba Pedro Pérez. La intención de Casals y Creuheras ante este “miedo” a la investigación era cerrar cualquier línea que pudiera descubrir cualquier actividad ilícita en la que estuvieran involucrados, según Dolset. “Trataron de controlar las aportaciones de información que en este sentido se pudiera hacer a las autoridades -Fiscalía y Policía-”, sostuvo el presidente de ZED, quien finalmente fue detenido el pasado junio.

En su declaración como testigo, Pedro Pérez reconoció la celebración de ambas reuniones. En una, Casals acudió junto al vicepresidente de La Razón, Joaquín Parera, y en la segunda se personó Creuheras. “Javier Pérez me había pedido que mediara en el conflicto que tenían con Planeta, y que advirtiera a Casals que el tema de la investigación de los rusos estaba llegando muy lejos y les estaba salpicando”, explicó. Según recuerda, la primera reunión fue a iniciativa suya y la segunda, por petición de Casals.

El odio de “El Niño”

Según el relato de Pedro Pérez, en la segunda reunión Creuheras aseguró que José Lara -a quien apodaba como “El Niño”- estaba “obsesionado” con Javier Pérez. “Por encima de cualquier acuerdo, El Niño odia a Dolset y lo que quiere es hacer el daño que pueda. Y que él, Creuheras, no podía hacer nada contra eso”, recuerda Pérez sobre aquel encuentro en el Palace.

“Me llega a decir que: el riesgo que tenemos es que Javier Pérez nunca se va a creer que siendo el presidente del grupo no lo pueda parar pero yo no puedo ir contra Lara excepto que yo vea en peligro mis intereses, mi persona…”, sostiene.

Pedro Pérez dice que de una manera prácticamente literal, el presidente de Planeta le dijo que su relación con Lara es “pésima” y que igual que “odia” a Pérez Dolset “nos odia a nosotros” -en relación al propio Creuheras y a Casals-. “Cualquier actuación que hagamos en vez de ser favorable será contraproducente”, le añadió.