Manuel Moix, fiscal jefe anticorrupción

Manuel Moix, fiscal jefe anticorrupción Efe

Manuel Moix

Moix heredó el 25% de una sociedad inactiva de su padre abierta en Panamá hace 30 años

El fiscal anticorrupción declaró a Hacienda la existencia de esa empresa, que no ha podido ser disuelta por motivos económicos. 

María Peral

El fiscal jefe anticorrupción, Manuel Moix, posee el 25% de una sociedad patrimonial que su padre abrió en Panamá y cuyo único bien es la titularidad de un chalé en el municipio madrileño de Collado Villalba, según ha sabido EL ESPAÑOL. La sociedad, Duchesse Financial Overseas, está declarada a Hacienda y no ha sido disuelta todavía porque los gastos de liquidación no pueden ser asumidos por algunos de los hermanos del fiscal, copropietarios de la sociedad.

Manuel Moix Martínez, que fue catedrático e inspector del trabajo, falleció en 2011 sin dejar testamento. En diciembre de 1987 constituyó en Panamá una sociedad de su exclusiva titularidad y a cuyo nombre puso la vivienda en Collado Villalba en la que residió junto a su esposa. Ésta falleció en 2008 y fue entonces cuando los hijos del matrimonio conocieron la existencia de Duchesse Financial Overseas, cuya constitución pudo responder al deseo de Moix Martínez de salvaguardar ese bien de un pleito que tuvo con la constructora, aunque el progenitor no desveló nunca los motivos por los que había creado la sociedad panameña.

Declarado a Hacienda

Cuando el padre del fiscal anticorrupción murió, los cuatro hermanos pagaron los impuestos sucesorios y presentaron el modelo 720 para declarar la sociedad panameña. En aquel momento se planteó la disolución de Duchesse Financial Overseas pero la situación económica de algunos de los herederos no permitió llevarla a cabo. El chalé fue puesto en venta por el mismo valor por el que se declaró a Hacienda, aunque aún no se ha encontrado comprador y ello pese a que se ha rebajado hasta casi la mitad el precio de venta.

Fuentes próximas al fiscal anticorrupción han explicado que ante la imposibilidad de disolver la sociedad él propuso renunciar a su 25% a favor de sus hermanos, pero estos no lo aceptaron porque tendrían que asumir más cuota de gastos por el mantenimiento de la propiedad, gastos que se distribuyen entre todos. Precisamente el coste de conservar el chalé -que nunca ha sido alquilado, por lo que no ha generado rentas- es uno de los motivos por los que está a la venta. En él no han vivido ni el fiscal ni sus hermanos, sino exclusivamente sus padres.  

Las mismas fuentes aseguraron que Moix no ha intervenido nunca en el control de la sociedad, que es administrada por una de sus hermanas, aunque Duchesse Financial Overseas no ha realizado actividad mercantil alguna más allá de la mera posesión patrimonial de la casa familiar.