Eloy Velasco.

Eloy Velasco. Efe

Tribunales

El juez Velasco, ascendido a la Sala de Apelación de la Audiencia Nacional, deja Lezo y Púnica

Tal como adelantó EL ESPAÑOL, el instructor abandona las investigaciones de corrupción que afectan al PP en plena polémica.

María Peral

La Comisión Permanente del Consejo General del Poder Judicial ha resuelto este miércoles el concurso de traslado para magistrados que incluye la cobertura de las dos plazas previstas para la nueva Sala de Apelación de la Audiencia Nacional, el órgano que revisará las sentencias que dicte la Sala de lo Penal.

Tal como informó ayer EL ESPAÑOL, las plazas de la 'supersala' se han adjudicado al juez Eloy Velasco y al magistrado Enrique López, dos de los 33 miembros de la carrera judicial que solicitaron esas plazas.

La Comisión Permanente del órgano de gobierno de los jueces ha adoptado esta decisión por mayoría de 6 votos a 2 –estos últimos, emitidos porlos vocales Álvaro Cuesta y Pilar Sepúlveda- y de conformidad con el informe solicitado por la propia Comisión al Gabinete Técnico sobre el modo en que ha de ser interpretado el párrafo segundo que artículo 330.7 de la Ley Orgánica del Poder Judicial. Este precepto dispone que “la provisión de plazas de la Sala de Apelación de la Audiencia Nacional se resolverá a favor de quienes, con más de quince años de antigüedad en la carrera, hayan prestado servicios al menos durante diez años en el orden jurisdiccional penal, prefiriéndose entre ellos a quienes ostenten la condición de especialista”.

El informe debía aclarar si en la actualidad existen magistrados especialistas en el orden jurisdiccional penal y precisar si pueden ostentar esta condición quienes accedieron a la categoría de magistrado mediante las pruebas de selección en el orden jurisdiccional civil y penal.

Respecto al primero de los puntos, el Gabinete Técnico concluye que a día de hoy no existen magistrados especialistas en el orden jurisdiccional penal, como consecuencia de la sentencia del Tribunal Supremo de 19 de julio de 2013, que estimó parcialmente el recurso que varias asociaciones judiciales interpusieron contra el Reglamento 2/2011, de la Carrera Judicial, aprobado por el Pleno del CGPJ el 28 de abril de 2011.

En su sentencia, el alto tribunal anuló total o parcialmente varios artículos referidos a la celebración de pruebas para el reconocimiento de la condición de especialista en los órdenes civil y penal a las que pueden concurrir los miembros de la carrera judicial con la categoría de magistrado, pero dejó vigente el punto segundo del artículo 37 del Reglamento, que establece que “para la cobertura de aquellas plazas a las que la Ley Orgánica del Poder Judicial atribuye a la especialización el carácter de mérito preferente, los jueces y magistrados que hayan superado las pruebas de promoción o especialización previstas para los órdenes civil y penal tendrán la consideración de especialistas en los respectivos órdenes”.

El Gabinete Técnico concluye que de la vigencia de ese artículo 37.2 se desprende que, “a los solos efectos previstos en la norma” –es decir, la cobertura de plazas en las que la especialización sea mérito preferente-, los magistrados que accedieron a esta categoría mediante las pruebas de selección en el orden jurisdiccional civil y penal “tendrán la consideración de especialistas”.

Esta circunstancia solo concurre en dos de los solicitantes, Eloy Velasco y Enrique López, que de este modo obtienen las plazas a concurso ”con preferencia sobre los/las peticionarios/as con mejor número de escalafón, y ello de conformidad con el informe emitido por el Gabinete Técnico de este Consejo, por el que aquellos magistrados que superaron las pruebas selectivas de civil y penal se consideran especialistas a los efectos del artículo 330.7, párrafo segundo, de la Ley Orgánica del Poder Judicial”, según el acuerdo aprobado por la Comisión Permanente.

La Sala de la Apelación de la Audiencia Nacional entrará en funcionamiento el próximo 1 de junio.

Una vocal obtiene plaza en el TSJ

Por otra parte, en el mismo concurso resuelto este miércoles la magistrada de la Audiencia Provincial de Valencia y vocal del CGPJ Carmen Llombart Pérez ha obtenido la plaza de magistrada de la Sala Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana creada para hacer efectiva la segunda instancia penal.

Llombart consigue el destino, sobre los peticionarios con mejor escalafón, al haber ejercido la preferencia que le otorga el artículo 340 de la Ley Orgánica del Poder Judicial en su condición de expresidenta de la Audiencia de Valencia, cargo que dejó de ejercer en mayo de 2015.

Ese precepto establece que los presidentes de Sala de la Audiencia Nacional, los presidentes de Sala de los Tribunales Superiores de Justicia y los presidentes de las Audiencias Provinciales que cesaren en su cargo tendrán preferencia, “durante los dos años siguientes al cese, a cualquier plaza de su categoría de las que deben proveerse por concurso voluntario y para las que no se reconozca especial preferencia o reserva a especialista”.

Nuevo juez de Lezo y Púnica

La Comisión Permanente también ha acordado igualmente anunciar la convocatoria de la vacante correspondiente al Juzgado Central de Instrucción número 6, que deja Eloy Velasco.

Esta plaza se adjudicará por el mecanismo previsto en el artículo 355 bis.2 de la Ley Orgánica del Poder Judicial –es decir, por concurso ordinario- para los destinos cuyos titulares se encuentren en la situación administrativa de servicios especiales en la Carrera Judicial.

El titular del Juzgado Central de Instrucción número 6 es Manuel García-Castellón, magistrado de enlace ante Italia desde el 23 de marzo de 2012.