EDUCACIÓN

El espíritu emprendedor de los universitarios se multiplica con la crisis

Los estudiantes critican la falta de políticas que apoyen a emprendedores y las trabas administrativas.

Según el estudio, los universitarios que más emprenden estudian Ciencias Sociales

Según el estudio, los universitarios que más emprenden estudian Ciencias Sociales EFE

  1. Educación
  2. Universidad
  3. Emprendedores
  4. Estudiantes
  5. CRUE
  6. Segundo Píriz
  7. Banco Santander

Hace un lustro, el 5% de los universitarios tenía intención de montar su propia empresa después de obtener el título. Pero llegó la crisis y el espíritu emprendedor de los universitarios se ha multiplicado. Por seis. Ahora, uno de cada tres jóvenes que sale de la universidad quiere convertirse en empresario con el “miedo al fracaso” como principal obstáculo.

Así se desprende de una encuesta realizada a casi 15.000 estudiantes de segundo y cuarto curso de grados universitarios de todas las ramas del conocimiento realizada por el Centro Internacional Santander Emprendimiento, CRUE Universidades Españolas y Red Emprendia. “Hace cinco años este informe alertaba que el porcentaje de alumnos con idea de montar su propia empresa era del 5%. La Universidad ha jugado aquí un papel fundamental”, asegura el presidente de los rectores, Segundo Píriz.

Píriz, que apuesta por unir el conocimiento y el deseo de emprender para que los proyectos tengan solvencia, ha defendido este cambio de mentalidad entre los jóvenes, ha defendido este “cambio de mentalidad”: “Ganar dinero no es un pecado, hacer negocio es un pecado, trabajar no es un pecado”.

Los datos han servido también para que el estudio realice un perfil del “universitario emprendedor”. Según los datos, este responde a un varón, cuya carrera tiene que ver con las Ciencias Sociales, tiene 19 y 24 años, cuenta con algo de experiencia profesional y se enmarca en un nivel de renta medio.

POCOS LOS QUE NO ESPERAN A ACABAR

El dato que parece no remontar es el de los estudiantes que no esperan a convertirse en titulados para abrir su empresa. Son solo cuatro de cada cien. Y estos también se encuentran matriculados en algún grado de Ciencias Sociales (40,6%) y cuenta con experiencia profesional previa (81,3%). Entre ellos, ganan los emprendedores a las emprendedoras.

El estudio Perfil Empendedor del Estudiante Universitario recoge que el 56% de los chavales encuestados valora de manera positiva el emprendimiento pero casi la mitad de los 15.000 encuestas declara tener miedo al fracaso. Por sexo, ellas perciben más ese miedo que ellos.

“La sociedad del conocimiento ha situado a la universidad en un papel central en el desarrollo de los países. La universidad ha pasado a ser un agente imprescindible del ecosistema, no solo por la importancia objetiva de sus efectivos sino por la naturaleza de su actividad tanto económica como social”, explica el director del área corporativa de Santander Universidades, Javier Roglá Puig.

Para este responsable, en el ámbito del emprendimiento, el camino recorrido por las universidades es “importante”, pero todavía queda mucho por hacer. Para poder diseñar acciones “realmente efectivas”, explica, es necesario, entre otras cosas, conocer las actitudes, intenciones y percepciones de los jóvenes universitarios al respecto.

EMPRENDIMIENTO COMO ELEMENTO "CLAVE"

Por su parte, Segundo Píriz ha asegurado que “hoy nadie pone en duda que el emprendimiento es un elemento clave para la generación de empleo, tan necesaria en una situación como la actual de crisis, en la que el mercado laboral es una de las principales preocupaciones de la ciudadanía”. “Es por ello que se entiende como una verdadera necesidad el impulso y apoyo de la actividad emprendedora y como máxima prioridad para los diferentes gobiernos que incluyen este término en el diseño de estrategias encaminadas a la mejora del empleo y de la competitividad económica”.

En cuanto a las trabas para emprender en nuestro país, los encuestados no se olvidan en sus respuestas de la falta de políticas gubernamentales de apoyo a los emprendedores, los obstáculos administrativos y los problemas para obtener información.