Educación

Bruselas sitúa a España a la cola de la UE en abandono escolar y eficacia del gasto educativo

Denuncia que los recortes durante la crisis y la parálisis política han dañado al sistema educativo.

Méndez de Vigo se ha reunido este lunes con el comisario de Educación, Tibor Navracsics

Méndez de Vigo se ha reunido este lunes con el comisario de Educación, Tibor Navracsics

  1. Educación
  2. LOMCE
  3. Comisión Europea
  4. Universidades públicas
  5. Bruselas
  6. España

Bruselas ha puesto una larga lista de deberes al ministro de Educación, Íñigo Méndez de Vigo, para la nueva legislatura que ahora empieza. En un demoledor informe publicado este lunes (en pdf), la Comisión sitúa a España como el país de la UE con mayor tasa de abandono escolar y uno de los que gasta menos y de forma más ineficaz en educación. El Ejecutivo comunitario alerta además del impacto en el sistema educativo de la parálisis política del último año y reclama reformas en el sistema de gobierno y financiación de las universidades españolas.

"Es verdad que en este año no hemos podido continuar las reformas porque un Gobierno en funciones está limitado", ha reconocido Méndez de Vigo tras reunirse en Bruselas con el comisario de Educación, Tibor Navracsics. "Por tanto, vamos a ponernos a trabajar para que ese tiempo que hemos perdido este año podamos recuperarlo y podamos seguir en esta senda de crecimiento en la que está en estos momentos España", ha agregado.

Estos son los principales problemas del sistema educativo español, según el diagnóstico de Bruselas:

Gasto insuficiente en educación

"Debido a una presión presupuestaria importante, España está teniendo problemas para financiar un sistema de cualificaciones eficaz y equitativo", sentencia el informe de la Comisión. El gasto en educación en nuestro país cayó durante la crisis desde el 4,4% del producto interior bruto en 2011 al 4,1% en 2014, uno de los niveles más bajos de la Unión Europea. Tras cinco años consecutivos de bajadas, el presupuesto ha vuelto a subir en 2015 y 2016. "Sin embargo, los recortes acumulados previamente han disminuido el capital disponible para educación" y "han reducido la equidad", avisa el Ejecutivo comunitario.

Bruselas denuncia además que el dinero destinado a educación en España no se gasta de forma eficaz. Por ejemplo, el gasto en universidades genera un "retorno bajo" porque muchas licenciaturas tienen bajas tasas de empleabilidad. Las "considerables diferencias" en las tasas de matriculación y financiación pública entre comunidades autónomas "aumentan las desigualdades a nivel nacional". El presupuesto en becas ha subido sólo un 0,2% en el último ejercicio, pero aumenta el número de estudiantes becados, lo que significa que cada alumno recibe una compensación menor.

Finalmente, la Comisión apunta que la tasa de estudiantes universitarios que abandonan el país ha aumentado en los últimos años y no se ha visto compensada con la llegada de universitarios de otros países. "Esto apunta al posible inicio de una fuga de cerebros que podría exacerbar los efectos de la crisis", apunta el informe. 

Líderes en abandono escolar

La tasa de abandono escolar en España (la proporción de jóvenes entre 18 y 24 años que han dejado el sistema educativo sin completar la educación secundaria) se ha reducido en los últimos años y ha pasado del 21,9% en 2014 al 20% en 2015. No obstante, todavía sigue siendo la más alta entre los 28 países de la UE y queda muy lejos del objetivo del 15% al que nuestro país se ha comprometido para el año 2020.

Además, persisten "grandes disparidades" entre las diferentes comunidades autónomas. Por ejemplo, el País Vasco registra una tasa de abandono escolar inferior al 10% de media en la UE, mientras que algunas comunidades superan el 20%. "Hacer frente al abandono escolar sigue siendo crucial para que España corrija su brecha educativa, aumente su competitividad y desbloquee su potencial de crecimiento", dice la Comisión.

La iniciativa estrella del Gobierno de Mariano Rajoy para hacer frente a este problema ha sido la contestada LOMCE, que se aprobó en 2013. La ley introdujo la nueva Formación Profesional Básica como itinerario alternativo con el objetivo de reducir el abandono escolar. Pero "tras dos años de funcionamiento, las tasas de matriculación y de transición son bajas, lo que cuestiona la eficacia del programa". Otro problema, según Bruselas, es la repetición de curso. Con un 32,9%, España está entre los países de la OCDE con una mayor tasa de repetidores, muy por encima de la media del 12,4%, lo que contribuye a agravar la desigualdad entre los estudiantes. La LOMCE no prevé ninguna medida específica para hacer frente a este problema.

Un sistema universitario ineficaz

El porcentaje de población entre 30 y 34 años que ha concluido estudios universitarios ha bajado en España durante el último año 1,4 puntos porcentuales, hasta situarse en el 40,9%. Esta cifra está todavía por encima de la media de la UE (38,7%). Lo preocupante es que la tasa de empleo de los universitarios recién licenciados (68,7%) se encuentra entre las más bajas de la Unión Europea (81,9%). Las peores cifras se registran en las carreras de humanidades y ciencias sociales, que apenas han mejorado en los últimos 10 años. Bruselas espera que el nuevo sistema de seguimiento de los titulados que ha puesto en marcha el ministerio de Educación contribuya a aumentar la pertinencia de los programas universitarios y las tasas de empleabilidad de los graduados.

La Comisión reclama una mayor cooperación entre la universidad y el sector privado. Pero avisa de que el sistema de gobernanza y de financiación de las universidades "no proporciona suficientes incentivos para la cooperación". "El reclutamiento de los profesores y el sistema de promociones limitan la movilidad del personal tanto entre universidades como entre universidades y empresas. Es más, el sistema de financiación de las universidades se basa principalmente en criterios cuantitativos y no premia la innovación", sentencia Bruselas.

Un año de parálisis política

"El bloqueo político de 2016 ha frenado el progreso en materia de reformas educativas, ya que existen dudas sobre el futuro de la LOMCE y la reforma de la profesión de docente sigue paralizada", lamenta la Comisión en su informe. El nivel de satisfacción en el trabajo entre los profesores ha bajado los últimos dos años y su carrera y salarios no reflejan su rendimiento. Pese a estos problemas, el Ejecutivo comunitario lamenta que la reciente reforma educativa no aborda la regulación del estatus y las condiciones laborales de los maestros.

Bruselas alerta finalmente de que el acoso escolar "constituye un problema serio en el ambiente escolar, en el que Internet y los medios sociales están ganando relevancia". Y elogia que el ministerio de Educación "está realizando esfuerzos significativos para evitar la violencia en los colegios y para promover la educación cívica y los valores fundamentales".