PP Partido Popular

El PP se carga su polémica reválida y recupera el mismo modelo de 'Selectividad'

El Ministerio rectifica su LOMCE y la prueba final de Bachillerato sólo servirá para acceder a la Universidad, como hasta ahora, con un 4.

Alumnos de Bachillerato antes de realizar la última Selectividad en septiembre de 2016

Alumnos de Bachillerato antes de realizar la última Selectividad en septiembre de 2016 EFE

  1. PP Partido Popular
  2. Reválida
  3. Selectividad
  4. Educación
  5. LOMCE
  6. Ministerio de Educación

La 'reválida' de 2º de Bachillerato que recoge la LOMCE (PP) ya no será 'reválida', ni tampoco será necesario sacar un 5 para poder acceder a la Universidad, según manda la ley educativa vigente. Así lo ha confirmado el presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, durante su discurso de investidura: El PP paraliza los efectos académicos de las reválidas, es decir, no será necesario aprobarlas para obtener el título hasta que los políticos logren un Pacto Nacional por la Educación.

Además, con alcanzar el 4 en los exámenes, si la media ponderada con el expediente de Bachillerato llega al 5, bastará. Es decir, vuelta a la Selectividad. El Ministerio de Educación decide rectificar, como ya anunció Ciudadanos el pasado viernes, su propia ley educativa ante la presión de toda la oposición y la comunidad educativa.

En un principio, la reválida estaba pensada para que todos los estudiantes de 2º de Bachillerato se examinasen una vez aprobadas todas las asignaturas de Bachillerato. Deberían revalidar sus conocimientos en unos exámenes finales. Pues bien, esos exámenes que realizarán estos alumnos este año sólo tendrán que ser aprobados por aquellos que quieran ir a la Universidad. Así se desprende del borrador de la orden ministerial que regula los pormenores de estas reválidas. 

En el documento, adelantado por Magisnet, en su disposición adicional segunda se recoge textualmente: "La evaluación final de Bachillerato correspondiente a las dos convocatorias que se realicen en el año 2017 únicamente se tendrá en cuenta para el acceso a la Universidad".

De aprobar con un 5 a hacerlo con un 4

Y este acceso a las titulaciones universitarias seguirá los mismos criterios que la anterior Prueba de Acceso a la Universidad (PAU): Se deberá obtener una calificación igual o superior a 4 puntos para acceder a las enseñanzas universitarias oficiales de Grado. La nota, también como en Selectividad, se calculará ponderando un 40 por 100 la calificación de la evaluación final y un 60 por 100 la nota media del expediente académico del alumno en Bachillerato. "Se entenderá que se reúnen los requisitos de acceso cuando el resultado de esta ponderación sea igual o superior a 5 puntos", matiza.

Esto último es otro paso atrás del Ministerio de Educación, ya que el real decreto que regula estas pruebas, del 29 de julio pasado, establece que, para obtener el título de Bachillerato, será necesario una calificación igual o superior a 5 puntos en la evaluación final.

Esta orden ministerial, fechada en 23 de septiembre, deberá ser aprobada por el Consejo de Ministros antes del 30 de noviembre, pero antes debe pasar por el Consejo Escolar del Estado. Un organismo que en estos momentos está sin operar por estar descabezado: su presidente y vicepresidenta se jubilaron en mayo y el Ministerio no ha podido nombrar nueva dirección al encontrarse en funciones.

SE MANTIENEN LOS EXÁMENES DE TODO BACHILLERATO

El Ministerio en funciones dirigido por Íñigo Méndez de Vigo da respuesta a las exigencias de la gran parte de la comunidad educativa, oposición en el Congreso y mayoría de comunidades autónomas. No obstante, la nueva prueba final de Bachillerato tendrá diferencias con respecto a la anterior PAU tal y como obliga la Ley para la mejora de la calidad educativa. 

Las dos principales diferencias entre la evaluación que tendrán que realizar sólo los futuros universitarios con respecto a la Selectividad es que el próximo año los exámenes se realizarán en cuatro días -cinco en aquellas regiones con lengua cooficial- en lugar de tres días.

Eso sí, los estudiantes que realicen estas pruebas en junio deberán poner a prueba sus conocimientos de los dos cursos de Bachillerato y no sólo de segundo como hasta ahora. Según el Real Decreto por el que se aprobaron estas pruebas, habrá cuatro exámenes de asignaturas troncales generales (Lengua Castellana y Literatura, Lengua Extranjera, Historia, Filosofía), dos opcionales y una específica.