TRÁFICO

Rosa Valdeón atribuye su embriaguez al volante a dos cervezas y un ansiolítico

La vicepresidenta de Castilla y León, que ha sido cazada triplicando la tasa de alcoholemia máxima permitida, explica que se debe a "un error o una imprudencia".

Valdeón durante su comparecencia este sábado

Valdeón durante su comparecencia este sábado Efe

  1. Tráfico
  2. Castilla y León
  3. Delitos de tráfico
  4. Controles de alcoholemia

La vicepresidenta de Castilla y León, Rosa Valdeón (PP), ha explicado que su retención por parte de la Guardia Civil por triplicar la tasa de alcoholemia máxima permitida se debe a un "error" o "una imprudencia", pero no ha anunciado su dimisión. "Me tomé dos cervezas en un área de servicio y la noche anterior me tomé un ansiolítco", ha justificado Valdeón.

Según la versión, volvía al domicilio familiar después de haber madrugado para llevar a sus hijos al aeropuerto de Madrid-Barajas. Debido al cansancio, paró en un área de servicio y fue allí donde se tomó "dos cervezas y una pulguita". A partir de entonces, tal y como ha relatado en rueda de prensa, su viaje transcurrió "con total naturalidad auque "tenía ganas de volver a casa". Varias fuentes sostienen que la política popular circuló por la A-6 a la altura de Ávila a más de 170 kilómetros por hora, algo que Valdeón ha negado. 

Fue durante ese trayecto desde el área de servicio hasta su domicilio cuando se produjo un incidente con otro vehículo: golpeó con su coche la rueda de un camión en movimiento y obligó al conductor a realizar una maniobra  para evitar volcar. Nada de esto recuerda la vicepresidente, que se percató de lo ocurrido cuando la Guardia Civil le dió el alto y le mostró el golpe que tenía en su propio vehículo.

"No fui consciente de haber rozado el camión"

Tras el parón, la Benemérita procedió a realizarle un control de alcoholemia. Según avanzó La Opinión de Zamora, en la prueba la número dos del Gobierno de Castilla y León dió 0,77 en la primera y 0,72 en la segunda, cuando el máximo permitido es de 0,25 mg/ en aire espirado.

"Les conté que no había comido nada y que había dormido poco, pero que no tenía sensación de cansancio", ha justificado. "Tampoco fui consciente de haber rozado el camión, pero, efectivamente, tengo un golpe detrás que coincide con la versión del camionero", ha añadido.

Por último, la vicepresidenta ha anunciado que se reunirá en los próximos momentos con su número uno, Juan Vicente Herrara, para darle su versión de los hechos en persona, ya que sólo lo ha hecho vía telefónica. 

"Creo que le debo esto", ha explicado, quien, tras apelar a su coherencia y honestidad personal, se ha confesado dolida por ella y principalmente por el propio presidente Herrera y por sus compañeros de Gobierno con los que ha hablado también este sábado. "El presidente me conoce y sabe que en algunas cosas soy muy firme", ha sentenciado, y ha asegurado que su decisión se conocerá este mismo sábado.

Valdeón ha reconocido que este es para ella uno día "muy duro", de los peores de su vida.