Al Gobierno

La Audiencia Nacional estudiará pedir la revisión de las obras del AVE a Murcia

Un informe del Ayuntamiento murciano sostiene que ADIF cambió el proyecto saltándose los controles.

Fomento rechazó hacerlo tras la petición del consistorio.

Fomento rechazó hacerlo tras la petición del consistorio.

  1. AVE
  2. Adif
  3. Murcia (Ciudad)

La Audiencia Nacional ya tiene encima de la mesa un recurso presentado por el Ayuntamiento de Murcia en el que pide al Ministerio de Fomento que revise los cambios efectuados sobre el proyecto original de las obras del AVE a Murcia. Desde el consistorio denuncian que el plan inicial contemplaba el soterramiento de seis kilómetros de recorrido a su llegada a la ciudad y ADIF lo redujo a sólo 530 metros sin someterse a los controles establecidos.

El recurso fue presentado el martes ante la Sala de lo Contencioso Administrativo de la Audiencia Nacional y en él se pone de manifiesto el "silencio administrativo" de Fomento, diez meses después de que el propio consistorio le instase a revisar de oficio la modificación de la obra. Si después de tres meses no hay respuesta por parte de la Administración, se da por rechazada esta solicitud.

El paso dado ahora por el Ayuntamiento ha sido posible gracias al acuerdo alcanzado en julio por todos los grupos de la oposición (PSOE , Ciudadanos, Ahora Murcia y Cambiemos Murcia). Sólo se opuso el PP, que gobierna la ciudad en minoría desde las últimas  elecciones municipales.

El proyecto inicial

El proyecto inicial presentado en 2006 contemplaba el soterramiento del pasillo ferroviario central de la ciudad de Murcia a lo largo de 4.272 metros entre la futura ronda de Barriomar y la zona de inicio de la variante del Reguerón. También se soterrarían los 500 metros centrales del pasillo ferroviario en el núcleo de Nonduermas. Incluía además la depresión de 1.290 metros del pasillo Nonduermas-Barriomar y de la propia estación de Murcia del Carmen. Algo más de seis kilómetros en total.

Este proyecto recibió en 2009 el visto bueno de la Secretaría de Estado de Medio Ambiente "siempre y cuando se autorice en la alternativa y en las condiciones anteriormente señaladas (...) quedará adecuadamente protegido el medio ambiente y los recursos naturales". Sin embargo ADIF anunció el 16 de octubre de 2014 la licitación del proyecto con un presupuesto base de 82 millones de euros y redujo el tramo soterrado a 530 metros.

En un informe elaborado al respecto por el Ayuntamiento de Murcia -en el que se basa el recurso ahora presentado- se establece que el proyecto final "no se adecua"  a lo aprobado por el propio Ministerio de Fomento "de acuerdo con los compromisos que fueron asumidos en el Protocolo de 2006 por todas las partes que lo suscribieron".

En su apartado de "consideraciones jurídicas" añade el informe que los cambios sobre el proyecto inicial no se comunicaron al Ayuntamiento "con lo que se le habría hurtado la posibilidad de poner de manifiesto las discordancias existentes". Advertía además que, sobre las modificaciones efectuadas, no existe ninguna declaración de impacto medioambiental, exigida por la normativa.

Otras acciones

Con esta son ya al menos cuatro las acciones judiciales emprendidas en relación a las obras del AVE a Murcia. La asociación HUERMUR ya presentó una denuncia en la Audiencia Nacional contra este proyecto y el 29 de octubre de 2015 fue admitido a trámite por la Sección Octava de la Sala de lo Contencioso de la Audiencia Nacional. El pasado 18 de abril este tribunal otorgó 20 días de plazo al Ministerio de Fomento para que le remitiese una serie de documentos sin que por el momento haya recibido respuesta, según las fuentes consultadas.

Por otra parte, la Justicia investiga también el presunto desvió de 17,6 millones de euros abonados por ADIF en las obras de la línea de alta velocidad entre Crevillente (Alicante) y Murcia. Por último, Ahora Murcia también denunció ante la Fiscalía un presunto 'pelotazo' urbanístico de una empresa de autobuses al vender un sector de sus cocheras a una constructora. Según publicó ‘La verdad de Murcia’, el negocio se cifró en 20 millones de euros. Según indicaba el citado diario, la operación fue especialmente rentable gracias al uso de una supuesta información privilegiada sobre el proyecto que se iba a desarrollar en esa zona para la llegada del AVE a Murcia.