Generalitat valenciana

Hacienda exige al Aeropuerto de Castellón 3,38 millones por los patrocinios de Fabra

Una inspección deriva en tres sanciones, dos de ellas graves, por un conflicto de deducciones fiscales. 

Carlos Fabra en abril de 2013.

Carlos Fabra en abril de 2013.

  1. Castellón
  2. Carlos Fabra Carreras
  3. Agencia Tributaria
  4. Generalitat Valenciana
  5. Fiscalía

Los controvertidos contratos de patrocinios deportivos que cerró el Aeropuerto de Castellón durante los años en los que Carlos Fabra presidió la sociedad pública continúan dando disgustos. Una inspección de la Agencia Tributaria que arrancó el pasado año ha acabado con tres expedientes sancionadores por un importe total de 3,38 millones de euros.

Hacienda reclama ese importe al considerar que hubo infracciones por los patrocinios deportivos que Fabra promovió durante sus años al frente del aeropuerto. Los contratos acabaron costando 30 millones de euros para publicitar la infraestructura cuando ni tan siquiera estaba finalizada y cuyas facturas se tuvieron que seguir pagando incluso cuando Fabra tuvo que dimitir del cargo al abrirse juicio oral contra él.

La última auditoría sobre esta infraestructura realizada en el marco de la cuenta general de la Generalitat del año 2015  ha revelado que Hacienda abrió una inspección ese año que concluyó el pasado mes de abril con tres actas de sanción. Una referente al IVA sobre un contrato de patrocinio suscrito con el piloto de motos castellonense Álex Debón.

La Agencia Tributaria duda sobre la deducibilidad de los gastos de dicho contrato y ha propuesto una sanción de 101.225 euros. El equipo de Debón recibió más de tres millones de euros por patrocinar el aeropuerto en las temporadas de 2009 a 2011. Los patrocinios deportivos se zanjaron pero la Generalitat que presidía Alberto Fabra todavía tuvo que asumir facturas pendientes por estos acuerdos. A finales de 2013 aún no se había resuelto la deuda con el piloto. La sanción de Hacienda, que ha sido recurrida por los actuales gestores de la sociedad pública, se refiere al ejercicio 2014.

Las otras dos sanciones son más graves y se remontan a 2009. La inspección sobre la deducción del IVA de los gastos derivados por patrocinios desde 2009 a 2011, gastos de publicidad, hasta gastos de las visitas guiadas para que los vecinos conocieran las instalaciones inauguradas en periodo preelectoral y compra de alimentos y bebidas, están en entredicho. Hacienda ha calificado esta infracción como leve salvo lo relacionado con los patrocinios deportivos, que es grave, y ha impuesto una sanción de 1,43 millones. También esta multa ha sido recurrida.

El último expediente es el referente al Impuesto de Sociedades de los patrocinios de los años 2010 y 2011. Y también en este caso, la Agencia Tributaria pone en duda las deducciones por los gastos de patrocinio, publicidad y asistencia a ferias entre otras cosas, califica la infracción como grave y ha elevado una sanción de otros 1,85 millones.

Desde el Aeropuerto de Castellón aseguran que se trata de una diferencia de criterios sobre las deducciones de estos impuestos y apuntan que las tres actas sancionadores están recurridas. Por el momento, no se ha realizado una previsión ante la posibilidad de tener que devolver los 3,38 millones. 

Años de advertencias

La Generalitat valenciana y la Diputación de Castellón crearon en 2003 la sociedad pública que debía promover el polémico aeropuerto. Ya entonces, y cuando las obras ni siquiera habían arrancado, la empresa hizo el primer desembolso en un patrocinio deportivo para un torneo de golf.
Poco después siguió la misma política de promoción y publicidad de una infraestructura que no estaba terminada y se cerraron acuerdos con toda clase de equipos deportivos de la provincia hasta gastar 30 millones de euros. Clubes de fútbol como el Villarreal CF (el gran beneficiado con 19 millones) y el CD Castellón lucieron la marca ‘Aeroport Castelló’ en sus camisetas, pero también recibieron fondos el piloto Roberto Mehri (que utilizó las pistas de aterrizaje como pistas de carreras) y el piloto de motos Álex Debón. Los patrocinios también recayeron sobre equipos bastante más modestos como el de fútbol del pequeño municipio de Benlloch, uno de los dos términos municipales sobre el que se construyó el aeropuerto. Y así hasta 30 millones.
La Sindicatura de Comptes, el tribunal de cuentas valenciano, dio la voz de alarma año tras año al considerar que este desembolso era un sinsentido porque se estaban destinando fondos públicos a publicitar un producto que todavía no había salido al mercado. El aeropuerto no fue operativo hasta 2014. Además, recalcó que nadie hizo un estudio sobre la supuesta repercusión de esta publicidad. Los contratos solían estar acompañados por cláusulas para acceder a los partidos o carreras. 

Bajo la lupa de la Fiscalía

La Fiscalía de Castellón mantiene abiertas desde hace meses unas diligencias de investigación sobre los patrocinios deportivos del aeropuerto a raíz, justamente, de una denuncia de Hacienda.
Recientemente, el expresidente de la diputación castellonense, Carlos Fabra -condenado a prisión por cuatro fraudes fiscales- fue condenado a devolver al piloto Álex Debón 368.000 euros de un préstamo que éste le hizo y que no fue reintegrado. El senador de Compromís, Carles Mulet, destacó entonces que esa cantidad “coincide” con el 10% del total que el equipo del piloto recibió por los patrocinios, insinuando así un presunto cobro de mordidas. La Fiscalía de Castellón lleva meses investigando estos contratos pero no ha hecho más especificaciones.  “Veremos lo que da de sí”, dijo el fiscal jefe, José Luis Cuesta.