Continúa la búsqueda

El ‘pen drive’ policial desaparecido tenía datos de familiares de CiU

La Policía necesita acreditar al juez el origen de la documentación para continuar una investigación sobre un dirigente nacionalista por blanqueo.

Jorge Fernández Díaz e Ignacio Cosidó en un acto oficial de la Policía Nacional

Jorge Fernández Díaz e Ignacio Cosidó en un acto oficial de la Policía Nacional Efe

El ‘pendrive’ desaparecido que la unidad de Asuntos Internos presentó a la Policía Judicial hace año y medio contenía datos de familiares de políticos de CiU, según han confirmado a El ESPAÑOL fuentes conocedoras de la investigación abierta para dar con el paradero de esa información.

La Policía Judicial desechó gran parte de esa documentación, pero algunos de los datos que contenía el 'pendrive' fueron aprovechados para apuntalar unas pesquisas que ya estaban en marcha por un presunto caso de blanqueo que afecta a un dirigente de Convergencia.

Ahora los investigadores necesitan acreditar ante el juez el origen de esa documentación para poder seguir adelante con su investigación, que coordina el titular del Juzgado Central de Instrucción Número Cinco de la Audiencia Nacional, José de la Mata. De ahí la importancia que tiene poder justificar la tenencia de esos datos para que la investigación no quede en nada.

Expedientes de Método 3

Las fuentes consultadas, de hecho, añaden que los responsables de la Policía Judicial ya saben de manera extraoficial que aquellos datos que contenía el 'pendrive' procedían de las investigaciones que en su día hizo en Cataluña la empresa de detectives Método 3. Por un conflicto laboral en esta empresa, se produjo una filtración de parte de sus expedientes. No obstante, los investigadores tienen que poder acreditar esto de manera oficial ante el magistrado.

El citado 'pendrive' obraba en poder de la Unidad de Inteligencia creada a principios de la pasada legislatura por la Dirección Adjunta Operativa (DAO) con el visto bueno del Ministerio del Interior. Entre sus funciones estaba investigar posibles casos de corrupción que afectasen a políticos separatistas catalanes.

Estos trabajos recayeron fundamentalmente sobre la Unidad de Asuntos Internos de la Policía pese a que su función es investigar delitos cometidos por funcionarios policiales. Con el fin de responder a la misión que se le había encomendado, llevaron hasta sus compañeros de la Policía Judicial la información en la que se incluían los datos de familiares de Convergencia.

Varias semanas sin respuesta

El contenido del 'pendrive' fue volcado en un ordenador de la Policía Judicial que ahora, al haber dado frutos sus pesquisas, busca el modo de acreditar de dónde salieron los datos. Tras varias semanas, siguen sin tener una respuesta que poder presentar al juez.

El comisario que estaba al frente de la Unidad de Asuntos Internos cuando se presentó el 'pendrive' a la Policía Judicial era Marcelino Martín Blas, cesado de su cargo en abril de 2015 y destinado al Consejo Asesor del Cuerpo. Actualmente, este mando policial actúa bajo las órdenes del juez que investiga el caso del pequeño Nicolás ante el que pidió la imputación del entonces director adjunto operativo de la Policía, Eugenio Pino, y la detención del comisario José Villarejo.

En el marco de la búsqueda, responsables de la Comisaría General de la Policía Judicial se reunieron a principios de este mes con Martín Blas para pedir explicaciones. La respuesta del comisario es que, en su momento, uno de sus subordinados elaboró un informe que fue remitido a la Fiscalía.

Desde la Policía Judicial seguirán buscando la forma de poder sacar adelante su investigación por blanqueo contra un dirigente de Convergencia, una empresa que tendrá que asumir desde ahora el que hasta ahora era 'número dos' de esa Comisaría General ya que su máximo responsable, José Santiago Sánchez Aparicio, se jubiló este viernes.