MANTENDRÁ REUNIONES DE NIVEL

Susana Díaz busca en Bruselas apoyos europeos antes de asaltar el liderazgo del PSOE

Su rival en Andalucía, Juan Manuel Moreno, también viaja a Bruselas a finales de este mes de noviembre. 

Susana Díaz durante una declaración a los medios en Sevilla.

Susana Díaz durante una declaración a los medios en Sevilla. Efe

  1. Susana Díaz
  2. PSOE
  3. Juan Manuel Moreno Bonilla
  4. PP Partido Popular
  5. Bruselas
  6. Pedro Sánchez

Susana Díaz viajará a Bruselas en la última semana de noviembre para reunirse con altos cargos de la Unión Europea. Según han confirmado varias fuentes a EL ESPAÑOL, se trata de un viaje de carácter institucional como presidenta de la Junta con “una agenda de alto nivel” y “con mucho peso de la Comisión Europea”, según relata uno de sus asesores más próximos.

La agenda aún no está cerrada definitivamente y por eso la Junta prefiere no confirmar oficialmente cuáles serán los interlocutores de Díaz. Pero los planes de la presidenta incluyen una reunión con el comisario de Economía, Finanzas y Fiscalidad, Pierre Moscovici; otro con la comisaria de Política Regional, Corina Crețu; y una visita al presidente del Parlamento Europeo, Martin Schulz.

Moscovici es uno de los comisarios más importantes y el responsable de seguir asuntos clave para España como la tramitación de los Presupuestos y el cumplimiento del déficit. Crețu es la responsable de los fondos de cohesión y estructurales y Schulz, que busca ser reelegido como presidente de la Eurocámara otros dos años y medio, es una de las figuras públicas más conocidas del ámbito de la UE. Los tres pertenecen a la familia política socialista.

El viaje de Díaz será a principios de la semana del 28 de noviembre. Su visita al corazón de Europa llega en un momento clave para España y para su propio partido. Por una parte, la Comisión está muy preocupada por la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado, que en circunstancias normales ya deberían haber sido remitidos a Bruselas y, de momento, siguen prorrogados.

En los principales despachos de la Comisión gusta la posibilidad de que finalmente sea el PSOE quien los apoye favoreciendo la estabilidad política, algo que no podría hacerse sin el beneplácito de Díaz. En la Comisión Europea han seguido con una sensación a medio camino entre la incredulidad y la resignación el último año de la política española y esperan que el PSOE contribuya a permitir las reformas que reclama el Eurogrupo y la Comisión de Jean-Claude Juncker.

A unos meses del congreso del PSOE

Pero el viaje de Díaz llega, sin lugar a dudas, en un momento clave en el PSOE. Sin liderazgo y pendiente de un congreso federal, amplios sectores del partido ven en la presidenta andaluza a la próxima secretaria general. Por ese motivo, su viaje al corazón de la política comunitaria sin duda será entendido por muchos como un intento de ganar proyección internacional como líder emergente de un partido y un país que se juega mucho en Europa. La preparación de la visita se puso en marcha hace tan solo unas semanas, en plena guerra fratricida con Sánchez y mientras su partido debatía si abstenerse o no para que gobernase Mariano Rajoy.

Desde que es presidenta de Andalucía, Susana Díaz sólo ha hecho un viaje oficial a Bruselas. Fue en enero de 2014, precisamente seis meses antes del último congreso del PSOE. En esa cita se eligió, con su apoyo, a Pedro Sánchez como líder del partido. Sin embargo, numerosas fuentes internas del partido coinciden en que, si Díaz hubiera tenido garantías previas de que no se presentarían más candidatos, la andaluza habría dado el paso al frente para liderar entonces el partido.

Aquella breve visita a la capital comunitaria costó a las arcas públicas de Andalucía 4.930 euros, según informó meses después la Junta. Entonces mantuvo un encuentro con el que era presidente de la Comisión, José Manuel Durao Barroso; y con el comisario de Política Regional, Johannes Hahn. Los dos son conservadores. En esta ocasión, fuentes al corriente de la agenda de Díaz explican que el actual presidente Juncker no tiene la costumbre de recibir a líderes regionales, sino que recibe principalmente a jefes de Estado. El encuentro con Schulz parece más factible, aunque está pendiente de un desplazamiento ya previsto por el presidente de la Eurocámara.

Con el congreso del PSOE en el horizonte

El congreso del PSOE no tiene aún fecha, pero podría ser antes del verano, según adelantan algunas fuentes. En estos momentos, los cuadros del partido se encuentran partidos en dos: en un lado se sitúan los que aún son fieles a Sánchez. Son una minoría. Al otro lado están los partidarios de Díaz, un sector en teoría más voluminoso. En un tercer apartado se localizan a los partidarios de una tercera vía, ya sea Patxi López o algún otro tapado. La opinión de Díaz es que la esfera de Sánchez se apagará con el tiempo y que su fuerza, cimentada por la primera federación en número de militantes, le permitirá pactar un congreso de unidad, según algunos cercanos.

A Díaz, que hace años que recibe clases de inglés, le vendría muy bien mostrarse como una dirigente no exclusivamente andaluza, para lo cual necesita proyectar su imagen más allá de su comunidad autónoma. El viaje a Bruselas podría contribuir a ello así como un proyecto para el conjunto de España, en especial las nacionalidades históricas y del norte, que le permita poder presentarse como un líder óptimo para el PSOE.

La secretaria general andaluza mantiene intensos contactos con los dirigentes territoriales aliados, sectores económicos y medios de comunicación para conseguir tal fin. Esta semana, por ejemplo, se dejó ver con el expresidente Felipe González, que le dedicó cariñosas palabras al tiempo que criticaba amargamente a Sánchez. Eso sí, Díaz siempre niega que haya ninguna candidatura encima de la mesa y que ella estará donde la pongan sus compañeros: “En la cabeza o en la cola”, repite habitualmente.

Susana Díaz ha recibido también el respaldo de la que fuera vicepresidenta del Gobierno con José Luis Rodríguez Zapatero, María Teresa Fernández de la Vega. La 'número dos' del último Ejecutivo socialista ha reconocido este sábado en una entrevista con Efe que le gustaría que el próximo secretario general del PSOE fuera una mujer. "Me encantaría, y desde luego que yo apostaré siempre por ello". 

Juanma Moreno contraprograma

El presidente del PP andaluz, Juan Manuel Moreno, ha contraprogramado a su máxima rival en Andalucía y ha programado otro viaje a Bruselas. El Partido Popular de Andalucía difundió este jueves el anuncio de la visita de Moreno a la capital de Europa “para defender el apoyo indispensable de la Unión Europea a las empresas, la industria y el desarrollo económico de Andalucía”. ¿Cuándo? Del 28 al 30 de noviembre, fechas elegidas hace semanas por Susana Díaz.

En su visita, se reunirá con “el embajador representante en el Comité Político y de Seguridad (COPS), Nicolás Pascual de la Parte; con el comisario europeo de Acción por el Clima y Energía, Miguel Arias; y con el portavoz del PP en el Parlamento Europeo, Esteban González Pons, entre otros”, adelanta la nota.

Su visita fue rápidamente comentada por el portavoz de la Junta de Andalucía, Miguel Ángel Vázquez, que acusó al líder popular de un “marcaje ridículo y patético”. Fuentes del PSOE andaluz restan importancia a la visita de Moreno explicando que “mientras la presidenta es recibida por dirigentes del máximo nivel, Juanma va a ver a González Pons”, zanjan.