Declaración a la Guardia Civil

El asesino de Pioz tenía "unas irrefutables ganas de matar" desde que salió de casa

Se llevó el móvil de su tío para advertir al casero de que se iba a retrasar en el pago y evitar que acudiera al chalé.

Patrick Nogueira, tras ser detenido por la Guardia Civil.

Patrick Nogueira, tras ser detenido por la Guardia Civil.

  1. Pioz
  2. Brasil
  3. Guardia Civil
  4. Asesinatos

La Guardia Civil ha explicado cómo fue el descuartizamiento de Pioz, según la declaración del asesinato confeso Patrick Nogueira.

Según narró Nogueira, cogió un autobús y unas pizzas y fue hasta el chalé de Pioz con "unas irrefutables ganas de asesinar, que era consciente en el autobús camino de la casa de lo que iba a hacer y por eso llevó bolsas de basura y una navaja".

Patrick Nogueira explicó a los agentes que estaba hablando con su tía Janaina en la cocina,  cuando sacó una navaja y se la clavó. "Manifiesta que no recuerda cómo cometió el asesinato de los niños ni cómo limpió la casa".

De hecho, son las dos únicas lagunas del relato que tiene el asesino confeso porque, según cree la Guardia Civil, no quiere "mostrar la monstruosidad del crimen a ciertos miembros de su familia con los que tiene empatía".

Tampoco ha contado cómo cortó los cuerpos. Los agentes, de hecho, esperan el informe del forense para que aclare qué tipo de instrumento utilizó. "Intentó deshacerse de la navaja que llevaba unos días después y ahora sólo tiene restos biológicos", han aclarado.

Pasaron horas hasta que llegó su tío al chalé, ya de noche. Lo esperó en la puerta de la casa y entabló una conversación con él, le cedió el paso y lo asesinó en el pasillo, según ha declarado Patrick a los agentes. "Marcos presentaba heridas de defensa en sus manos, lo que nos hace pensar que hubo forcejeo", ha añadido la Guardia Civil.

A las 4 de la madrugada, Patrick se acostó en una de las camas de la vivienda después de ducharse y cambiarse de ropa. Al día siguiente se fue, llevándose en su mochila, "la ropa y la navaja".

Además, sustrajo de la escena del crimen el móvil de Marcos para escribir al propietario del chalé y comunicarle, haciéndose pasar por su tío, que iba a retrasarse en el pago del alquiler, tratando así de retrasar una posible visita del casero a la vivienda. 

Según han explicado los agentes, Nogueira no manifestó que "tuviera intención de sacar los cuerpos de la casa. Si bien, en base a las investigaciones sobre cómo estaban los cuerpos y con el detalle de que sí se llevó las llaves de casa, lanzamos la hipótesis de que quería volver, pero no lo consiguió".

La Guardia Civil no tiene claro el móvil

Los agentes que han investigado el caso no tienen claro qué llevó a Patrick Nogueira a descuartizar a su familia. "Patrick dice que no está loco y que tuvo esas ganas de asesinar y que no las pudo evitar", aseguran.

La Guardia Civil reconoce que es difícil establecer un móvil pero que una de las conclusiones es que el asesino confeso "sentía animadversión hacia su tío". Eso sí, han querido descartar una posible relación sentimental con su tía como la causa del asesinato: "Ese no fue el detonante"

Sobre la personalidad del asesino han aclarado que "es una persona solitaria, tenía pocas relaciones con el resto; bebía mucho y fumaba con mucha asiduidad".

Los agentes reconocen que el autor confeso se ha mostrado "colaborador, sereno y confiado y con muy pocas dudas. Creemos que hay cosas que no ha contado porque no las quiere contar; posiblemente porque no quiere mostrar la virulencia de los asesinatos y la monstruosidad de lo que ha hecho".