Madrid

Carmena entrenará parados para convertirlos en "mediadores urbanos comunitarios"

Los cursos empezarán en diciembre y perseguirán "el empoderamiento individual y de la comunidad".

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena.

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena. Efe

  1. Manuela Carmena
  2. Ahora Madrid
  3. Madrid
  4. Desempleo

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, ha anunciado una nueva estrategia para luchar contra el desempleo: formar jóvenes parados como "mediadores urbanos comunitarios". Cinco cursos, 75 plazas. El pistoletazo de salida, este diciembre. Los que no hayan cumplido 35 tendrán preferencia sobre el resto.

El Ayuntamiento de la capital abre esta posibilidad a través de la Agencia para el Empleo y la Dirección General de Intervención en el Paisaje Urbano. La veda se abrió el pasado lunes y todos los que quieran solicitar plaza podrán hacerlo hasta el 25 de septiembre.

El curso tendrá doce meses de duración y se combinará la teoría con la práctica. Durante parte de ese periodo, los alumnos trabajarán de forma remunerada. Pero, ¿qué es un mediador urbano comunitario?

El objetivo, "transformar el barrio"

Según queda recogido en la documentación que maneja el Consistorio, se trata de una nueva profesión contemplada por la Agencia para el Empleo. El resumen de las habilidades que se incluirán en el programa es tan amplio como poco concreto: dinamización comunitaria, jardinería, cantería, madera, comunicación, diseño... "El objetivo es formar a personas con capacidad para la dinamización comunitaria y la activación de la cultura con capacidad creativa y transformadora de su barrio".

La definición principal es abstracta, pero en el documento anexo se especifican algunas de las competencias que adquirirán los parados que logren su plaza en estos cursos: "Establecer y mantener relación con los principales agentes comunitarios (...) y dinamizar la relación recíproca entre ellos; aplicar procesos y técnicas de mediación en la gestión de conflictos que surgen en la comunidad; capacidad para animar y participar en la economía social; y generar vínculos con las demás personas reconociendo y evitando las relaciones tóxicas".

En las conclusiones puede leerse: "Proceso de empoderamiento personal y capacidad de favorecer el empoderamiento comunitario".

El coste: 2 millones de euros

¿Cuánto costarán estos cursos? ¿Dónde harán prácticas los alumnos? ¿Qué tipo de conflictos de barrio solucionarán? ¿Qué potestad tendrán para hacerlo? ¿Quién impartirá las clases?

Un portavoz del Ayuntamiento relata a EL ESPAÑOL que el coste aproximado será un total de 2 millones de euros, 400.000 por curso. En este importe quedarán incluidas las remuneraciones de los alumnos, que harán las prácticas en el propio Ayuntamiento. Por otro lado, el profesorado será resuelto por medio de concurso público.

Cuando el curso termine, estos parados obtendrán un diploma en "mediación urbana comunitaria". ¿Qué salida profesional tendrán estas personas? En este punto difieren los expertos en recursos humanos y los técnicos del Consistorio.

El portavoz del Ayuntamiento asegura que la "transversalidad" de lo aprendido permitirá a estas personas tener opciones en el sector privado como animadores comunitarios o técnicos de servicios culturales. Un experto en recursos humanos, director de máster y en continuo contacto con empresas contratantes asegura que esta figura no está reconocida por el mercado: "Creo que no pueden tener recorrido en el sector privado. Es un perfil más público que otra cosa. Además, este diploma puede entrar en conflicto con trabajadores sociales, un colectivo que no lo tiene fácil y que podría solaparse con esta figura. Es multiplicar la titulación: estas figuras ya existen. Que las pongan a trabajar, pero, ¿para qué crear otras?".

La desconfianza de la oposición

Tanto PP como Ciudadanos se han visto sorprendidos por la denominación de esta figura. La formación naranja ya ha solicitado un expediente informativo. Por un lado, critican lo "críptico" de este diploma y no ven claras "las salidas profesionales que pueda tener".

Los populares aseguran que Ahora Madrid ha perdido el contacto con la realidad social y que la capital demanda formación en ámbitos distintos a éste. "En vez de mediación urbana, deberían invertir el dinero de los madrileños en los idiomas o la tecnología". Por último, ambos partidos coinciden en la "ideologización" del lenguaje al presentar esta figura.