'Caso Nicolay'

Villarejo: “De la Rosa me comentó que en una operación se financió a los amigos iraníes de Cebrián”

El comisario aseguró ante el juez que el empresario, una persona imaginativa, le habló de ciertas operaciones del Banco Santander.

Villarejo-rodeado-guardaespaldas-Juzgados-Madrid_127247348_5338408_1706x960

Villarejo-rodeado-guardaespaldas-Juzgados-Madrid_127247348_5338408_1706x960

El comisario José Manuel Villarejo narró al juez que le investiga en el marco del caso sobre el 'pequeño Nicolás' cómo a partir del año 2012, tras el cambio de Gobierno, comenzó a realizar labores de inteligencia encomendados por el “tema de Cataluña”, a raíz de un aumento del problema independentista. En el marco de esa búsqueda de delitos de objetivos catalanes, contactó con el empresario Javier de la Rosa, quien le ofreció diversa información, aunque reconoció que se trataba de una persona “un poco imaginativa”.

Uno de los datos que le dio fue que en una serie de operaciones realizadas por el Banco Santander “se había financiado a unos iraníes que eran amigos de Cebrián -en referencia al presidente del Grupo Prisa, Juan Luis Cebrián”. “Imagínese que cosas. Algunas de las informaciones que me daba, que alguna resultó buena, yo las ponía muy en entredicho”, sostuvo ante el juez de Madrid Arturo Zamarriego, que le tiene imputado por revelación de secretos por la grabación ilegal realizada al comisario de Asuntos Internos, Marcelino Martín Blas, y a dos agentes del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), en una reunión mantenida sobre el joven estafador, que se había hecho pasar por miembro del Centro.

Durante su interrogatorio, al que ha tenido acceso EL ESPAÑOL, el comisario señaló a De la Rosa como la persona que da al pequeño Nicolás todos los datos sobre él y por eso cuando registran la casa del joven tras su detención, la Policía encuentra un documento, con su nombre, la identidad encubierta que éste utiliza y el nombre de su sociedad.

Documento encontrado en el domicilio de Francisco Nicolás Gómez Iglesias durante el registro de la Policía.

Documento encontrado en el domicilio de Francisco Nicolás Gómez Iglesias durante el registro de la Policía.

Sin embargo, el comisario aseguró ante el juez que no conoce de nada a Francisco Nicolás Gómez Iglesias y sostiene que si tenía esos datos de él era porque el empresario catalán, que creyó que el joven era realmente agente del CNI, le dio todos esos datos sobre él. “¿Pero cree que el empresario catalán se creyó que era agente del CNI?”, le preguntó el juez. “Sí, se lo creyó. Este señor tiene graves problemas de alcohol, que esta muy influenciado por su mitomanía y tiene una necesidad rotunda de tener notoriedad”, espetó.

Precisamente, de los 'papeles de Panamá' publicados por El Confidencial y La Sexta se dio a conver que Crebián tiene negocios con Massoud Farshad Zandi, un empresario español de origen iraní. Este último ha usado los servicios del despacho panameño Mossack Fonseca para ocultar a la Hacienda española la propiedad de la luxemburguesa Star Petroleum, compañía de la que Cebrián tiene actualmente un 2% donado desde una 'offshore' "por una larga relación de amistad" por el promotor nacido en Teherán.

Además, el Banco Santander se vio mezclado en una investigación de la Policía al hijo pequeño del expresidente catalán, Oleguer Pujol, quien habría comprado más de 1.000 oficinas de la entidad a través de un fondo de inversión, y en la cual podría haber invertido parte del dinero obtenido ilegalmente por la familia, tal y como sospecha la Policía. En esa causa también se investiga la venta por parte del grupo Prisa de tres edificios al mismo fondo y organizado también por el menor de los Pujol. A esto se añade que la Fiscalía Anticorrupción recientemente solicitó la imputación del propio De la Rosa por haber percibido al menos seis millones de euros en comisiones de la familia Pujol en Holanda, en esta misma causa, tal y como adelantó este diario.

El comisario, contra sus investigadores

El papel con los datos de Villarejo en la casa del pequeño Nicolás es una de las piedras angulares del caso. Según los encargados de la investigación del caso, fue precisamente cuando su nombre se vio involucrado al joven cuando, a juicio de los investigadores, ideó grabar ilegalmente al comisario encargado del caso y hacer creer que estaban manipulando pruebas para que así el Francisco Nicolás Gómez pudiera pedir la nulidad de todas las actuaciones y dar carpetazo a la causa.

Según la investigación llevada a cabo por el comisario Marcelino Martin Blas -principal responsable de la Unidad de Asuntos Internos hasta que fue relevado del cargo-, una persona de la confianza de Villarejo grabó a través de un programa espía la conversación secreta con los agentes del CNI y se la hizo llegó a través de terceras personas al joven.

Sin embargo, el comisario ahora investigado lo niega todo. Asegura que todo se debe a la animadversión que le tiene Martín Blas y calificó los informes realizados por éste y su equipo de “trufados”. Llegó a decir que no le extrañaría que hubiese sido el propio comisario el que hubiera grabado aquella conversación, que después se filtró a la prensa y que ahora investiga.

"Es grave y muy frívolo"

“A mi me preocupaba fundamentalmente que mas de veinte operaciones antiterroristas se quemaran porque unos delincuentes, bueno unos señores, habían decidido quemarme, hacerme daño, ponerme en la palestra, a mis hijos, a mi mujer. Eso era lo único que me preocupaba. Yo sabía que su señoría iba a descubrir que todo era un montaje. Y si no al tiempo. Pero lo que nadie puede recuperarme es que me han inutilizado en mi trabajo profesional. Tengo gente en países con infraestructuras que se está jugando la vida, y se está poniendo en peligro, por dar informaciones antiterroristas. Y hay gente que no le ha importado, por hacerme daño, y daño a la Policía”, aseguró ante el juez, en referencia a Martin Blas y su equipo.

Juez: Le comprendo pero usted comprenderá que es grave y muy frívolo grabar una reunión entre la Policía y agentes del CNI.

Villarejo: Totalmente frívolo.

J: Pudo traer consecuencias muy graves.

V: Muy graves.

J: Estará usted muy en desacuerdo.

V: Totalmente en desacuerdo.

En ese momento del interrogatorio, el comisario apuntó directamente al equipo que está llevando la investigación del 'caso Nicolay' como los propios autores de la grabación. “Lo solían hacer mucho. Ellos han grabado todas las conversaciones. Y alardean que en algunas ocasiones se las han enseñado a usted (dirgiéndose al juez). Alardean que las conversaciones que tenían con el DAO (director adjunto operativo de la Policía), para luego en alguna ocasión para tal... a ellos les gusta este tipo de cosas. No me extraña que la hubiesen grabado ellos”, apuntó.

Juez: Me permitirá señor comisario que le diga que la grabación del caso González -en referencia al expresidente de la Comunidad de Madrid- la hizo usted. Eso de las grabaciones no es una cosa exclusiva.

Villarejo: Claro que no. Nositros grabamos por interés policial. A mi el DAO me ordenó que lo hiciera y lo hice con todas las consecuencias.

Parte del interrogatorio al comisario versó sobre su relación con el exresponsable de Asuntos Internos. Las defensas intentan desacreditar la investigación y mostrar animadversión del Martín Blas a Villarejo para así apartarle del caso. Es más, la defensa del pequeño Nicolás ya ha solicitado la retirada del comisario de la investigación, petición apoyada por la Fiscalía y con la oposición de la Abogacía del Estado.

"Miente totalmente"

Así, mientras que el excomisario de Asuntos Internos y responsable de la comisión judicial del 'caso Nicolay' aseguró en su declaración como testigo que nunca tuvo una especial relación con Villarejo, a quien no había tratado mucho, y que no tiene hacía ningún tipo de animadversión, el comisario investigado lo negó.

“Miente totalmente. Hemos comido, viajado juntos. Ten en cuenta que en el tema de Cataluña yo me encargaba fundamentalmente de investigar delitos, como el tema Pujol, y él se encargaba de apoyarme en algunas citas, y en otras de captar fuentes, como el señor que sale en la grabación del ministro”, soltó el investigado.

Ese “señor” al que se refiere es el ya jefe de la Oficina Antifraude de Cataluña, Daniel de Alfonso, quien pocos días antes de que Villarejo acudiera al Juzgado se vio salpicado por la filtración de una grabación de una reunión mantenida con el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, en el año 2014, de la que se desprendía que estaban buscando pruebas contra dirigentes catalanes, en plena oleada independentista.

Desde que se conoció la grabación, publicada por el diario Público, se ha estado especulando quién la grabó y quien la filtró al medio de comunicación. Precisamente, Villarejo, que fue imputado horas después de que saltara el escándalo del ministro, aseguró ante el juez que De Alfonso era fuente de Martín Blas en la época en la que desde Interior se habría ordenado buscar pruebas para abrir procesos judiciales contra dirigentes independentistas.