Cobro por asesoramientos

De la Serna contrató a su mujer, a sus hijos y a la empleada del hogar en su sociedad

Compró un coche de 62.000 euros, su domicilio y otras tres propiedades a nombre de su mercantil.

Gómez de la Serna este viernes en la Asamblea de Madrid

Gómez de la Serna este viernes en la Asamblea de Madrid Efe

El exdiputado nacional por el PP Pedro Gómez de la Serna utilizó todo tipo de artimañas para ocultar parte de sus ingresos privados a Hacienda así como evitar declarar al fisco todo lo posible emitiendo facturas falsas y contratando como trabajadores a familiares. Este es el caso de su mujer, sus dos hijos, de 16 y 18 años, y la empleada del hogar. Todos ellos estaban contratados por la sociedad Scardovi, la misma a través de la cual llegó a cobrar 6 millones de euros en cinco años por labores de asesoramiento, compatibilizándolo con su labor en el Congreso de los Diputados.

En un informe de la Unidad de la Agencia Tributaria adscrita a la Fiscalía Anticorrupción, al que ha tenido acceso EL ESPAÑOL, consta cómo Gómez de la Serna es el administrador de la sociedad Scardovi, de la que también es socio junto a su mujer. Pero es que como empleados tiene únicamente a su esposa, a sus dos hijos, de edad joven, y a la persona encargada de la limpieza en su casa. Por esta, y otras razones, los inspectores concluyen que se trata de una sociedad patrimonial “a la que se atribuyen ingresos y gastos ficticios sin que exista actividad mercantil real”.

Éstos son los únicos empleados de una sociedad que ingresó 6 millones de euros en cinco años. Los inspectores de Hacienda encargados de analizar esta empresa descubrieron que la única empleada que no forma parte de la familia, Celsa M.S., es realmente la persona que se encarga de la limpieza en la casa del matrimonio ya que fue contratada como empleada del hogar poco antes de incorporarse en la plantilla de Scardovi.

Esta sociedad era la utilizada por el entonces diputado junto al entonces embajador en la India, Gustavo de Arístegui, para cobrar asesoramientos de empresas españolas para obtener negocios en el exterior. Sin embargo, están siendo investigados porque hay indicios de que realmente esos asesoramientos fueran en realidad tráfico de influencias. Además, habrían percibido ingresos que luego habrían movido a través de diversas sociedades para desviar el destino final del dinero, según sostiene la Policía.

Seis millones por asesorías en 5 años

Ambos están siendo investigados por el juez de la Audiencia Nacional José de la Mata, tras una querella presentada por la Fiscalía Anticorrupción. La pista la hizo llegar un colaborador de ambos, quien denunció las hechos después de no cobrar lo pactado por sus servicios.

La empresa que más dinero le pagó entre los años investigados (2009-2014) fue Elecnor, que llegó a ingresar al entramado de los dos exdirigentes del PP 3 millones de euros. Supuestamente habrían hecho labores de asesoramiento pero las sospechas de los investigadores es que su labor fue negociar con el Gobierno argelino para que desbloqueara unas certificaciones para una obra que la compañía tenía en marcha.

Sin embargo, hay otras empresas españolas que pagaron a la pareja de políticos fuertes ingresos, y que ahora se analiza si fueron realmente asesoramientos o tráfico de influencias. Entre las compañías que aparecen como clientes están Gas Natural, que pagó casi 900.000 euros en el periodo analizado; Sunedison Spain Construcción, 423.000 euros; o el Grupo Empresarial San José, 278.000 euros, entre otros muchos.

De la Serna y Arístegui incluso llegaron a cobrar de la Comunidad de Madrid, gobernada por el PP, 8.120 euros, siendo éstos dirigentes de esta misma formación política.

Su casa, pagada con el dinero de la mercantil

Parte de los ingresos recibidos por clientes de Scardovi iban a pagar a otras sociedades que formaban parte del entramado societario y que lo justificaban con facturas por informes falsos, copiados de wikipedia, tal y como desveló EL ESPAÑOL. Por ejemplo, a la sociedad Karistia, propiedad de Arístegui, se pagó 1,2 millones de euros.

Por otro lado, De la Serna, que llegó a ser el director de Gabinete del vicepresidente segundo y ministro de la Presidencia en el Gobierno de José María Aznar, utilizó su empresa para comprarse un coche BMW por 62.000 euros y otro Toyota por 19.000 euros. Además, compró tres inmuebles en un pequeño pueblo de Segovia -provincia por la que fue de diputado- llamada Basardilla (153 habitantes) adquiridos en 2013 por 220.000 euros “y que parecen ser una finca de recreo de la familia Gómez de la Serna”.

Además, en 2014 la mercantil compra otra vivienda que es el domicilio familiar del exdiputado, en Madrid capital, por 762.000 euros, más otros 50.000 euros en concepto de garaje o trastero. “En definitiva, dado que la mayor parte de las compras de la mercantil son a las sociedades vinculadas en la trama y que los gastos de personal lo son con personas vinculadas a la familia cuando no con esta misma y que los elementos patrimoniales de la sociedad son utilizados por la familia, todo parece apuntar a que se trata de una sociedad patrimonial a la que se le atribuyen ingresos y gastos ficticios sin que exista actividad mercantil real”, concluye el informe.