FOTOGRAFIÓ SUS AFORISMOS

"Mira lo mismo, piensa diferente": el gurú de la creatividad inspira al rey después del 26J

Felipe VI ejercita los Thunks! del visionario Ian Gilbert antes de iniciar la cuarta ronda de consultas políticas.

El Rey, tras la conferencia de Ian Gilbert.

El Rey, tras la conferencia de Ian Gilbert. Efe

  1. Felipe VI
  2. Carles Puigdemont
  3. 26-J

En la penumbra del auditorio del Palau de Congressos, Felipe VI ha sacado su móvil para fotografiar el powerpoint de Ian Gilbert, el gurú de la creatividad que ha ofrecido la conferencia estrella al cierre de la séptima edición de los premios de la Fundación Princesa de Girona (FPdGi). El rey ha alzado su Iphone exactamente cuando Gilbert estaba desgranando la séptima de sus 13 reglas de la creatividad: “Mira lo mismo pero piensa diferente” (See the same but think different).

Gilbert sabía que don Felipe iba a estar en la sala, pero desde el escenario no podía verlo: con una veraniega chaqueta de rayas y cara de concentración, el monarca podía haber sido uno más sentado este sábado entre el público. Pero los consejos de Gilbert le han servido especialmente al rey, que dentro de dos semanas inicia su cuarta ronda de consultas políticas de cara a la formación de Gobierno con una complicada aritmética parlamentaria. Sin el apoyo implícito o explícito del PSOE, el PP sigue estando incapacitado para gobernar.

Durante dos horas, el rey ha participado de lleno en los ejercicios mentales a los que nos ha sometido Gilbert, preguntas que pueden ser afirmativas, negativas u otra cosa: son los famosos Thunks! que este visionario aplica a niños y profesores de medio mundo, desde Oriente Medio a Estados Unidos. Por ejemplo: “¿Hay más futuro o más pasado?”. Otro thunk: “¿Existe una manera segura de morir?”. Y un tercero: “¿Se puede limpiar un agujero?”. A veces nos ha dado 30 segundos para escribir la respuesta. Otras nos ha hecho hablar con el vecino para pensar a medias. Una vez hemos tenido que idear tres usos para el bolígrafo además del de mero instrumento de escritura.

¿CÓMO DARÍA UN REY ESTA LECCIÓN?

Todo, para pensar de otro modo, que es prácticamente el nombre de la empresa que Gilbert fundó en 1994: Independent Thinking. Según Gilbert, si desde niños nos repiten que no sabemos hacer algo, acaba ocurriendo. Por ejemplo, cantar. Felipe VI ha sido uno de los muchos que han levantado la mano cuando Gilbert nos ha preguntado: “¿A quién le dijeron a los 7 años que no sabía cantar?”.

El rey ha fotografiado también con interés un aforismo de Tom Peters, experto en gerencia empresarial, que también ha usado Gilbert en su powerpoint: “Es mejor pedir disculpas que permiso”. Y, por la manera de mover la cabeza en señal de aprobación, se puede afirmar que al monarca le ha gustado especialmente la décima regla de la Creatividad: “Siempre hay más de una respuesta acertada”.

Finalmente, Felipe VI se ha reído con ganas en uno de los últimos ejercicios. Según Gilbert, la octava regla es “Roba zapatos”, que quiere decir pregúntate cómo haría una persona famosa una determinada cosa, como enseñar, en tu lugar. Para hacerse entender, ha formulado la siguiente pregunta: “¿Cómo daría un rey esta lección?”

EJERCICIOS CON LAS INFANTAS

Gilbert lleva 30 años aplicando su técnica, pero hasta este sábado nunca había impartido un curso a un Jefe del Estado. Lo encontré vía Twitter cuando ya estaba a punto de embarcar en el avión de vuelta al Reino Unido y me explicó que su filosofía de vida vale para todos, líderes públicos como Felipe VI incluidos. Me la resume en una frase: “Cambia las reglas”.

Sé distinto, “un pez al revés”. Así, el rey se ha llevado en su móvil una imagen de este otro aforismo: “Tenemos demasiados empleados que han estado recibiendo medallas por su buena conducta desde los 5 años”. En otras palabras: “No contrates o promociones a gente que en secundaria y en la universidad ha sacado todo sobresaliente. El que a los 23 años no está hecho polvo no habrá hecho nada destacado a los 82”. A Felipe VI le ha encantado la conferencia. Al terminar, le ha dicho a Gilbert que va a ejercitar la técnica de los Thunks! con sus hijas, las infantas Leonor y Sofía.

Mientras, la reina Letizia ha participado en una mesa redonda llamada “Jóvenes y Empleo, ¿los nuevos juegos del hambre?”. Ella también se ha sentado entre el público y ha evitado la primera fila, pero el formato de la sesión no exigía interacción como la del rey. La reina se ha limitado a compartir los consejos que una serie de altos ejecutivos han dado a los jóvenes para aumentar su empleabilidad.

PUIGDEMONT EN LA CENA

Después, rey y reina se han juntado en el hall del Palau, convertido en una cápsula de emprendimiento y talento en medio del territorio hostil de la Girona de esteladas en los balcones. Allí han hablado con jóvenes apadrinados por la fundación. Como Nino Cervera, el profesor de La Laguna (Tenerife) detrás del programa “Anaga, tan cerca y tan lejos” por el que los niños del Colegio Ducroly se han convertido en auténticos guías medioambientales. O como Juan Antonio González, 28 años, contratado por Hewlett-Packard en Barcelona después de ser apadrinado en su Cantabria natal. “Hoy en día valen las personas, no los títulos”, afirma González, el primero de su familia que va a la Universidad.

A esta burbuja de concordia y entendimiento ha contribuido también el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, que se ha esforzado más que su antecesor, Artur Mas, y se ha quedado a la cena del viernes. Menos ha contribuido este año el Gobierno central, que se ha militado a enviar al secretario de Estado de Educación, Marcial Marín, en vez de a un ministro.

A mediodía, los reyes han vuelto a Madrid. Allí encontrará el rey terreno abonado para aplicar las reglas de Gilbert, incuida ésta de carácter general: “It´s all about love, life and death- all else is admin” (Todo gira en torno al amor, la vida y la muerte- el resto son cuestiones administrativas).