EL AGRESOR TENÍA 17 AÑOS CUANDO GOLPEÓ AL PRESIDENTE

El menor que le dio un puñetazo a Rajoy, condenado a dos años de internamiento

El joven reconoció los hechos y llegó a un pacto con la Fiscalía. Se le impone además un año de libertad vigilada.

Mariano Rajoy tras la agresión

Mariano Rajoy tras la agresión Efe

  1. PP Partido Popular
  2. Mariano Rajoy Brey
  3. Agresiones
  4. Menores

Andrés de V. F., el joven que propinó un puñetazo en la cara a Mariano Rajoy el pasado 16 de diciembre durante un paseo electoral del presidente por Pontevedra, ha sido condenado a dos años de internamiento en un centro y un año de libertad vigilada tras reconocer los hechos y avenirse a un acuerdo de conformidad, según ha podido saber EL ESPAÑOL. El agresor tenía 17 años cuando golpeó a Rajoy después de simular que su intención era hacerse un selfie con el presidente.

El juicio se celebró el pasado 12 de mayo en el Juzgado número 1 de Menores de Vigo por un delito de atentado contra la autoridad con la agravante de que dicho atentado se dirigió contra el presidente del Gobierno por lo que concurrían en los hechos una circunstancia de extraordinaria gravedad, según las fuentes jurídicas consultadas. Estas fuentes mostraron su extrañeza porque la sentencia aún no se haya dado a conocer dada la trascendencia de los hechos, ocurridos en plena campaña electoral y en la ciudad natal del presidente en funciones.

No obstante, aunque Andrés de V. F. ya ha cumplido la mayoría de edad ha sido juzgado por la Ley del Menor, mucho más laxa. Las fuentes señaladas resaltan que el mismo golpe a Rajoy (que le dejó aturdido en un primer momento y le rompió las gafas) cometido por un mayor de edad está penado con hasta seis años de prisión. El atacante se ha beneficiado de esta circunstancia además de admitir su autoría.

El abogado de Andrés de V. F., Jorge Curbela, señaló cuando se produjo la agresión que los padres del menor estaban “muy avergonzados”. “Son gente trabajadora, gente honrada de Pontevedra y la situación les está sobrepasando”. El letrado pidió a los medios de comunicación que se preservara la identidad y el honor de su cliente. Declaró que no estaba vinculado a ningún partido político ni otro tipo de organización. El joven estaba “arrepentido” de lo que había hecho a juicio del letrado, algo que parece haberse confirmado dado que ha admitido la comisión del delito ante el juez de Menores.