ASCENSO DEL 'NÚMERO TRES' DEL PARTIDO

Martínez-Maillo se perfila como secretario general del PP en sustitución de Cospedal

El vicesecretario podría tomar el relevo de la secretaria general si Rajoy se consolida y la nombra ministra.

Dolores de Cospedal,  Rajoy y Martínez-Maíllo durante una reunión de la dirección del PP.

Dolores de Cospedal, Rajoy y Martínez-Maíllo durante una reunión de la dirección del PP.

  1. PP Partido Popular
  2. Fernando Martínez Maíllo
  3. María Dolores de Cospedal

El vicesecretario de Organización es el nuevo hombre fuerte en la cúpula del Partido Popular. Mientras Mariano Rajoy se centra ahora en mejorar los resultados electorales del 20D, en el partido ya se trabaja en el Congreso Nacional que previsiblemente se celebrará en otoño. Será en ese cónclave donde los altos mandos se renueven, como piden a gritos los militantes de Floridablanca desde hace semanas. Si las previsiones no fallan y el líder del PP consigue retener la Presidencia del Gobierno, fuentes muy cercanas a Rajoy vaticinan que en el próximo Congreso Martínez-Maillo será elegido como nuevo secretario general.  

Desde que Rajoy colocó a Martínez-Maillo en la dirección del PP en junio de 2015, el expresidente de la Diputación de Zamora ha ido tomando poco a poco el control del partido "y le ha quitado mucho poder" a la secretaria general, aseguran las mismas fuentes, "aunque están en permanente contacto y ella sabe todos los movimientos y todos los pasos que da él en todos los temas que le toca lidiar", matizan. La forma de Cospedal al abordar el caso Bárcenas, su enfrentamiento con Soraya Sáenz de Santamaria y el pulso que ha mantenido con Javier Arenas, íntimo de Rajoy, han sido las causas para que la actual 'número dos' del PP haya ido perdiendo poder dentro del partido, sobre todo cuando también perdió la Presidencia de la Junta de Castilla-La Mancha en las pasadas elecciones autonómicas.

Sólo si Rajoy es presidente

Las mismas fuentes apuntan a que el relevo de Maillo por Cospedal "única y exclusivamente" se producirá si Rajoy sigue siendo presidente del Gobierno y "premia a la actual secretaria general con una cartera ministerial". Mientras algunos de sus enemigos íntimos intentan hacer llegar al líder del PP que gran parte de los problemas que ha tenido el partido han sido por culpa de la gestión de la presidenta del PP de Castilla-La Mancha, "Rajoy le estará eternamente agradecido. Ella tuvo que dar la cara por el partido cuando la corrupción nos salía por las orejas", defienden las mismas fuentes.

El líder del PP, sin embargo, no disimula el gran afecto que le tiene a Martínez-Maillo, un hombre con un perfil mucho más cómodo entre los afiliados y cargos intermedios que el de la propia Cospedal. Es aún joven (47 años), accesible, con larga trayectoria institucional y con gran conocimiento de cómo funcionan las provincias y los ayuntamientos. Cuando EL ESPAÑOL le acompañó en un Pleno en Casaseca de las Chanas, el minúsculo municipio donde el vicesecretario todavía es alcalde, el propio Maillo contaba a este diario que Rajoy le ha encargado patearse España de cabo a rabo para reorganizar la estructura interna del PP. "Mi trabajo es tener al partido unido, engrasado, cohesionado. Que esté vivo y en funcionamiento permanente", contaba él mismo.

Experto en 'apagar incendios'

Desde aquella visita, en septiembre de 2015, a Maillo le ha tocado sofocar alguna de las crisis más agudas que ha vivido el PP, como el enfrentamiento de Rita Barberá con su partido por la Operación Taula y su resistencia a abandonar el Senado. Los SMS que la exalcaldesa envió al propio Maillo diciéndole que hay que "defender a la gente del partido que no ha hecho nada" y que fue captado por un fotógrafo de La Razón dejó en buen lugar al vicesecretario, que al día siguiente de aquel mensaje anunció "dimisiones inminentes" en Valencia por este caso. 

Casi al mismo tiempo, al zamorano le tocó mediar también en Granada para que Ciudadanos dejara al PP en la Alcaldía tras el escándalo de José Torres Hurtado. Maillo presionó para que el ya exalcalde dimitiera, pero en este caso el partido de Albert Rivera optó por aupar al PSOE hasta la cima del Ayuntamiento y castigar al partido conservador. Hasta la propia Soraya Sáenz de Santamaría, en su particular cruzada contra los vicesecretarios jóvenes a los que culpa por su enérgica manera de defender la lucha contra la corrupción, salva a Martínez-Maillo.  

Todos los compañeros consultados por este diario coinciden en el ascenso del 'número tres' del partido, un político que cada semana asume más responsabilidades internas y externas. Maillo es uno de los políticos conservadores que acude a más televisiones y radios diariamente y ofrece casi semanalmente alguna rueda de prensa. "Maillo es diferente a Pablo Casado, a Andrea Levy y Javier Maroto. Es un hombre de partido que por encima de todo defiende las siglas del PP y a todos los que se amparan bajo ese paraguas", define un alto cargo de Génova. Una forma de ser distinta que podría traducirse en un ascenso a medio plazo siempre que las previsiones que manejan en la sede del PP se cumplan a rajatabla.