PROGRAMA COMÚN

El plan de Podemos e IU: consulta en Cataluña, salario mínimo de 900 € y más impuestos

El acuerdo de mínimos entre Iglesias y Garzón incluye también una "nueva senda de reducción del déficit", un impuesto de solidaridad para los bancos, el desarrollo de la banca pública, una rebaja de sueldos de los políticos, la defensa de la memoria histórica o una reforma de la Ley Electoral. 

Pablo Iglesias y Alberto Garzón en la plaza de Lavapiés.

Pablo Iglesias y Alberto Garzón en la plaza de Lavapiés. IU

  1. Podemos
  2. Unidad Popular
  3. Pablo Iglesias
  4. Alberto Garzón
  5. 26-J
  6. Elecciones

El acuerdo de mínimos suscrito por Podemos e Izquierda Unida/Unidad Popular incluye 50 medidas con las que ambas formaciones pretenden cambiar España si ganan las elecciones generales del 26 de junio. Entre las propuestas más llamativas está la celebración de un referéndum de autodeterminación en Cataluña. Aunque el grueso del programa se centra en aspectos económicos. En ese sentido, los partidos de Pablo Iglesias y Alberto Garzón abogan por poner en marcha más impuestos mediante una reforma tributaria progresiva, una subida del salario mínimo interprofesional hasta los 900 euros y el desarrollo de una banca pública.

El documento está dividido en cinco grandes bloques: "democracia económica, democracia social, democracia política, democracia ambiental y democracia europea e internacional". Cada uno de estos apartados incluye diferentes propuestas de máximos en las que coinciden Podemos e IU. Sin duda, en los dos primeros bloques están las propuestas de corte más ideológica y que, en caso de ponerse en marcha, tendrían un mayor impacto sobre los ciudadanos.

Contra Bruselas

Podemos e IU apuestan por una "nueva senda de reducción del déficit" que supone desobedecer a las decisiones de la Comisión Europea. En esa línea, también defienden "reformar el artículo 155 de la Constitución". Más en concreto, los nuevos socios abogan por "elevar la ratio ingresos/PIB en tres puntos porcentuales al final de la legislatura".

Además de proponer un "plan de lucha contra el fraude fiscal", Podemos e IU defienden una "reforma tributaria progresiva" que pretende "elevar la capacidad recaudatoria de la Hacienda española". Es decir, más impuestos para los contribuyentes. En concreto, las formaciones de izquierda quieren "la ampliación de las bases tributarias". Pretenden también "acercar los tipos efectivos a los tipos nominales mediante la eliminación de las deducciones más regresivas, deberá instaurarse un tipo efectivo mínimo para las grandes empresas (del 15%), habrá que desarrollar un impuesto sobre Transacciones Financieras, recuperar y reforzar los impuestos sobre la riqueza, sucesiones y donaciones (modificándose además el mínimoexento en el Impuesto de patrimonio)".

Impuesto de solidaridad a los bancos

En esa misma senda, Podemos e IU defienden que se ponga en marcha "un Impuesto de Solidaridad a las entidades financieras privada con carácter extraordinario, con elfin de recuperar parte de las ayudas públicas recibidas por el sector". Todo ello se haría, según los hacedores del pacto, "reforzando la progresividad" del sistema tributario. Se aumentarían los alimentos y producos a los que se aplicaría un IVA del 4% y para los suministros básicos se aplicaría el tipo reducido de un 10%.

El aumento de la presión fiscal también aparece contemplado en este acuerdo en el capítulo dedicado a las pensiones. Y es que Podemos e IU hablan de su "compromiso de garantizar la sostenibilidad del sistema de pensiones con la introducción progresiva de la financiación por vía impositiva.

Derogar las reformas laborales

Los partidos liderados por Iglesias y Garzón también han acordado poner en marcha un "nuevo marco de relaciones laborales y lucha contra la precariedad". Para ello, quieren derogar las dos reformas laborales de 2010 (PSOE) y 2014 (PP) y poner en marcha una serie de medidas. Entre ellas está "aprobar un calendario de incremento del Salario Mínimo Interprofesional que permita alcanzar los 800 euros al mes en 14 pagas al final de los dos primeros años de legislatura, y que en 2019 sea de almenos 900 euros al mes". En este marco, también defienden un nuevo Estatuto de los Trabajadores y revertir el abaratamiento de los despidos que han provocado las últimas reformas laborales.

Otras medidas estrella acordadas por Iglesias y Garzón son "poner en marcha una potente y eficaz banca pública a través de las entidades ya nacionalizadas Bankia y Banco Mare Nostrum, que no serán reprivatizadas, y del ICO". Asimismo, ambos partidos se comprometen a desarrollar la "renta garantizada" para quienes estén "por debajo del umbral de la pobreza monetaria" con una cuantía inicial de al menos 600 euros.

Contra la corrupción y menos sueldo para diputados

Podemos e IU incluyen en su acuerdo una batería de propuestas para combatir la corrupción y garantizar la transparencia del sector público. Ahí se incluyen el "cierre constitucional de las puertas giratorias", la redcucción del número de altos cargos y la reducción de los sueldos para los diputados y senadores.

En esta parte del programa conjunto se apuesta también por una reforma del sistema electoral, así como la puesta en marcha de un "referéndum ciudadano para la revocación del gobierno e caso de incumplimiento del programa electoral". Esta última era una de las medidas estrella que ya llevó Podemos en su programa del 20-D.

El problema catalán

Había bastante expectación por ver cómo resolverían IU y Podemos en su acuerdo la postura sobre el problema catalán. Ambas formaciones han defendido siempre el "derecho a decidir", si bien Podemos ha hecho especial hincapié en que su deseo es que la consulta se celebre, sí, pero que Cataluña siga formando parte de España.

En este acuerdo, ambos apuestan por la "garantía constitucional del derecho de los gobiernos autonómicos a celebrar consultas a la ciudadanía sobre el encaje territorial de país cuando una mayoría lo pida con intensidad". Respecto al problema catalán, se amparan en el artículo 92 de la Constitución para defender la "convocatoria de un referéndum con garantías en Cataluña para que sus ciudadanos y ciudadanas puedan decidir el tipo de relación territorial que desean establecer con el resto de España".

Memoria histórica

Entre otras cuestiones, Podemos e IU también apelan, aunque vagamente, a que se inicien los trámites para reformar la Constitución. Igualmente, defienden "la recuperación de la memoria democrática". En este último punto, los partidos de Iglesias y Garzón defienden el "reconocimiento jurídico de todas las víctimas del franquismo y el "reconocimiento jurídico, político y social de quienes defendieron la legalidad republicana y de quienes lucharon contra el franquismo, el fascismo y el nazismo". En esa línea, desean la "condena institucional del franquismo en los términos declarados por la ONU".

Asimismo, en materia ambiental incluyen la lucha contra el cambio climático, una nueva "ley de aguas", un "plan de rescate ecológico" o una "política agraria común". En materia internacional Podemos e IU quieren "impulsar una reforma de las instituciones europeas" para cambiar la "gobernanza económica de la UE" y otra reforma del Pacto de Estabilidad y Crecimiento; se oponen al famoso TTIP; quieren garantizar el "derecho de asilo y dignidad de las personas migrantes"; apuestan por medidas para "garantizar el respeto a los derechos humanos en el control de fronteras"; y se comprometen con "la libre determinación del Sahara Occidental" y con el "reconocimiento del Estado Palestino por parte de España y la UE".