Susana Díaz

Susana Díaz quiere disputar a Podemos el voto del 15M

Los socialistas andaluces buscan también nuevos caladeros en el voto exterior y en los emigrantes retornados

Susana Díaz, en un acto público este lunes.

Susana Díaz, en un acto público este lunes.

  1. Susana Díaz
  2. Podemos
  3. Elecciones
  4. Movimiento 15-M

En el PSOE andaluz son conscientes de que Andalucía va a ser uno de los campos de batalla para la izquierda una vez fragüe la alianza entre Podemos e IU. La cuenta de la vieja del 20-D, es decir, la suma de lo que obtuvieron por separado estas dos formaciones supondrían cuatro escaños más para la nueva marca de la confluencia. Para contrarrestar este posible avance, o el “sorpasso” que pretenden, la reacción del PSOE-A para esta campaña electoral es echar las redes en el caladero del 15M. El objetivo: recuperar a aquellos indignados que canalizó Podemos y que ahora están indignados con el partido morado por no responder a sus expectativas.El primer paso dado en esta dirección ha sido la autocrítica. Los socialistas han admitido el error de no haber sabido calibrar en su momento el potencial del 15M y no haber dado respuesta a quienes entonces tomaron plazas y calles. Y eso que muchos de los debates y propuestas surgidos de ahí, aseguran, coinciden con el “ideario” del PSOE. Ahora quieren corregirlo, y para captar a ese electorado que se les fugó a nivel estatal a Podemos, que cifran en tres millones de votos, lo que van a presentar es “su trabajo duro” desde la Junta y los ayuntamientos.“El mejor aval es el trabajo desde las instituciones y nuestro compromiso con la gente, y en esa dirección trabajará el PSOE-A, colocando como prioridad el empleo y la construcción de un modelo social y productivo más justo, solidario y equitativo”, ha dicho el secretario de Organización del PSOE-A, Juan Cornejo, quien ha recordado que si en Andalucía las mareas fueron de menor calado que en otras comunidades, ha sido gracias a que el PSOE logró minimizar el impacto de los recortes en servicios básicos como educación o sanidad.Aunque la reacción es tardía y llega coincidiendo con el quinto aniversario del nacimiento del 15M, el PSOE andaluz quiere ahora resaltar que hubo socialistas que sí sintonizaron con lo que se estaba produciendo, aunque no todos, pero que fueron otros quienes se adelantaron a “rentabilizar” políticamente ese movimiento “en exclusiva”. Ahora quieren dar la vuelta a esa situación, aunque digan no temer que en Andalucía la suma de Podemos e IU les vaya a hacer electoralmente tanto daño. Según los cálculos que manejan, a quienes van a restar escaños por los restos es al PP o a Ciudadanos. De hecho, están convencidos de que esos cuatro diputados que podrían estar en liza (Jaén, Sevilla, Málaga y Granada) se los arrebatarían a los populares.

Voto exterior y emigrantes retornados

El otro caladero donde el PSOE quiere echar las redes es en el voto exterior. Son 250.000 andaluces los que están fuera de la comunidad y que ya pueden solicitar su voto rogado. En este caso, van a habilitar una web específica para ofrecer un trato directo a los residentes en el exterior que quieran informarse sobre los formularios para completar el voto rogado. Además, montarán en grandes ciudades mesas de información.El objetivo es movilizar más a quienes se han tenido que ir fuera, máxime cuando sólo un 5% ejerció su derecho al voto las pasadas elecciones debido a los complejos trámites burocráticos y los costes que entraña el sistema del voto rogado (por desplazamiento o tener que pedir un día de permiso en el trabajo si no se vive en una ciudad importante donde haya embajada o un consulado). Un sistema que en el PSOE ya reconocen que fue una “metedura de pata en toda regla”, como ha admitido Cornejo, y en lo que se han puesto de acuerdo todos los partidos en que debe ser corregido.Para captar el voto de los emigrantes retornados, la estrategia va a ser distinta y más concreta. Van a presentar una proposición no de ley para intentar corregir el trato “injusto” que el Gobierno central inflige a 180.000 andaluces jubilados retornados, planteando que haya un trato fiscal específico para las pensiones públicas en el extranjero, medidas para evitar las regularizaciones posteriores, la devolución de importes cobrados indebidamente a los pensionistas (en especial, de Alemania), que puedan recibir su borrador de la declaración de la renta o la homologación de las pensiones, entre otras ventajas.

Avales para Pedro Sánchez y para Díaz

La federación andaluza apenas ha variado su resultado respecto al 20-D en el número de avales que ha aportado a la candidatura de Pedro Sánchez. A falta del recuento del aval online (más de 4.000 votos), el 22% de los 31.621 avales físicos registrados corresponde a militantes andaluces.

Quien sí ha dado su aval públicamente a Susana Díaz como futura secretaria general del PSOE ha sido el líder del PSOE extremeño, Guillermo Fernández Vara, quien ha confiado en que lo haga por ser “un valor importantísimo” para el partido. “Yo creo que sí que se presentará y si está convencida de ello hace bien, es un valor importantísimo para este partido”, ha dicho en una entrevista en la Cadena Ser, añadiendo que “Susana comunica como nadie y ha sido capaz de, en una federación y una región como Andalucía, ganar unas elecciones de manera reiterada y eso tiene mucho mérito”.

La respuesta de Díaz ha sido agradecer a Vara su “cariño”, aunque ha querido posponer cualquier debate interno del PSOE después del 26-J. “Lo que toca ahora es España, no hablar del PSOE”, ha zanjado. Mientras, el principal afectado si Díaz da definitivamente ese paso, el actual secretario general del PSOE-A, Pedro Sánchez, ha asegurado que tiene “bastante trabajo” para intentar que “el cambio sea posible” el próximo 26 de junio como para “enredarme en cuestiones internas” del PSOE. “No me interesan”, ha asegurado.