Operación Fénix

El juez Santiago Pedraz envía a prisión a Mario Conde y a su abogado

Decreta arresto domiciliario para su hija Alejandra. El expresidente de Banesto y su entorno habrían blanqueado 13 millones de euros en los últimos 15 años.

Mario Conde en el momento de su detención

Mario Conde en el momento de su detención Efe

El juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz acaba de acordar el ingreso en prisión incondicional para Mario Conde y su abogado, tal y como había solicitado horas antes la Fiscalía Anticorrupción después de tomarle declaración y negar éste todos los hechos de los que se le acusa. Los dos ingresarán en la cárcel de Soto del Real mientras que la hija del exbanquero queda en arresto domiciliario, al tener un hijo enfermo. 

Los tres habían sido detenidos este lunes en el marco de la 'Operación Fénix'. El expresidente de Banesto fue trasladado a los calabozos de la Audiencia Nacional junto a sus dos hijos y el resto de los detenidos en la operación dirigida por el magistrado Pedraz. Uno a uno pasaron a declarar ante el magistrado para aclarar cuál es el origen del dinero oculto en por lo menos ocho países y que habría estado introduciendo en España por lo menos desde los últimos 15 años y que asciende a un total de 13 millones de euros.

La declaración de Mario Conde ha durado en torno a los veinte minutos, utilizados para negar de manera tajante que el dinero presuntamente blanqueado provenga de los fondos de Banesto. El ex presidente de la entidad bancaria ha insistido que va a acreditar la legalidad de su dinero aunque no ha sabido aclarar al juez ni a la fiscal de dónde proviene. 

Según ha podido saber EL ESPAÑOL de fuentes jurídicas, por el desarrollo de las declaraciones se desprende que la mano derecha de Conde y la responsable de todo el entramado societario, junto al ex banquero, es su hija Alejandra. Por el contrario, su hijo estaba más desvinculado con la organización.

El dinero, de su suegro

El tercer detenido es el abogado de Conde, Francisco Javier de la Vega. Éste ha ratificado ante el juez lo declarado ante la Guardia Civil. Todo el dinero manejado por las empresas proviene del dinero del padre de su primera mujer, Lourdes Arroyo.

Según fuentes jurídicas, el suegro de Conde hizo dinero con una urbanización de lujo en El Escorial y sería el que acabó en manos de la hija del ex banquero, Alejandra Conde. Aún así, según fuentes presentes en el interrogatorio, el ex presidente de Banesto no ha aclarado esta coartada.

La explicación que ofrece la defensa sobre suegro, es que Conde compró a éste tres fincas en Mallorca (Islas Baleares) antes de la época de Banesto a través de un dinero ganado en sus negocios. Después, él transfirió esas fincas a su mujer y al cambiar de bienes gananciales a separación de bienes, esa fincas acabaron en manos de sus hijos. Al quedar la propiedad a nombre de su mujer, cuando se ejecutó la sentencia no pudieron actuar contra éstas.

El resto de los detenidos, su hijo Alejandro, y los presuntos testaferros Ronald Stanek, María Cristina Álvarez y Francisco de Asis, han quedado en libertad, bajo petición fiscal de comparecencias periódicas.

La Fiscalía Anticorrupción y la Guardia Civil sospechan que el origen del dinero es lo apropiado indebidamente por Conde de Banesto y por lo que fue condenado a veinte años de cárcel, aunque cumpliera sólo once. El exbanquero nunca quiso devolver el dinero y desde hace tiempo se sospechaba que lo tenía oculto en diversos paraísos fiscales. El tren de vida que lleva no va a acorde con una persona insolvente que ha estado más de una década en prisión sin oficio ni beneficio. Pero es más, debe a Hacienda casi 10 millones de euros.

De la investigación se desprende que desde 1999 fue introduciendo de diversos métodos el dinero en España a través de un entramado societario y con la ayuda, principalmente, de su hija Alejandra. Sin embargo, durante todos esos años introduciendo poco a poco el dinero cometieron un error, que fue intentar introducir de golpe 600.000 euros, lo que hizo que saltaran todas las alarmas en el Servicio de Prevención de Blanqueo de Capital (Sepblac), que rápidamente informo a Anticorrupción. Esto ocurrió en 2014 y desde entonces han estado investigando para desentrañar todo el entramado societario.

Sin palabras ante la Guardia Civil

Por ahora, Conde y su familia se han negado a declarar ante la Guardia Civil. Según fuentes del caso, optaron por acogerse a su derecho a no declarar, dado que el asunto está bajo secreto de sumario y desconocen qué extremos hay contra ellos.

Sin embargo, ante el juez todo cambia. Pedraz debe decidir, si la Fiscalía Anticorrupción lo solicita, si el exbanquero debe volver a un centro penitenciario, después de que hace 23 años ingresara por primera vez de manera provisional. Fuentes de la investigación sostienen que el Ministerio Público baraja como posible solicitar su ingreso en prisión una vez se le tome declaración en calidad de imputado por los delitos de blanqueo de capitales, organización criminal, frustración de la ejecución y delitos contra la Hacienda Pública.

Un patrimonio millonario

Tal y como publicó EL ESPAÑOL, el exbanquero y su familia controlan un patrimonio de más de 30 millones de euros que desemboca en varias sociedades opacas en Holanda, Suiza y Luxemburgo, a pesar de que Conde se declaró en su día insolvente cuando el Supremo le obligó a pagar 27 millones de euros a los accionistas de Banesto.

Conde mantiene gracias a su familia y a sus hombres de paja el control sobre una veintena de empresas, propiedades inmobiliarias, inversiones financieras y fincas rústicas de alto valor que suman 30 millones de euros. Los investigadores de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil consideran que en los últimos años, el ex banquero se dedicó a repatriar fondos desde Suiza, tanto en metálico como mediante la compra de acciones en las sociedades que su personal de confianza creaba en España.

Estos datos hacen sospechar a los investigadores que la familia tiene más dinero oculto, que podría utilizar para sustraerse de la Justicia española, en caso de que salieran este miércoles de la Audiencia Nacional en libertad.