AL SERVICIO DEL PP

La cúpula de Interior controla las filtraciones contra Podemos para influir en la investidura

Malestar entre los comisarios implicados por la filtración de documentos procedentes de una investigación en curso.

Francisco Martínez, secretario de Estado de Interior, junto al ministro Jorge Fernández. /

Francisco Martínez, secretario de Estado de Interior, junto al ministro Jorge Fernández. / AFP

La cúpula política del Ministerio del Interior controla y dosifica desde hace varios meses las filtraciones a medios de comunicación acerca de las investigaciones sobre la financiación presuntamente irregular de Podemos. Los responsables del departamento que dirige Jorge Fernández Díaz deciden cuándo se debe difundir cada información y hasta en qué medio debe publicarse.

El objetivo de este control político, que ha creado malestar en medios policiales e interferencias en investigaciones en curso, es utilizar el impacto de estas noticias en la opinión pública en favor de la estrategia electoral del Partido Popular.

Desde las elecciones del pasado 20 de diciembre, han trascendido varias informaciones sobre la financiación del partido liderado por Pablo Iglesias. Los medios se han hecho eco de pesquisas policiales que, por su naturaleza, evidentemente han salido del Ministerio que dirige Fernández Díaz. Estas filtraciones se han producido en momentos clave de las negociaciones para la formación de gobierno. Y, de hecho, fuentes policiales confirman a EL ESPAÑOL la motivación política, en concreto la de favorecer al partido gobernante, que tiene la difusión de los documentos que han salido de Interior.

La Fiscalía Anticorrupción que dirige Antonio Salinas no ha participado en esta estrategia en que se entreveran los intereses políticos y las investigaciones policiales. Hasta ahora, los fiscales no han visto indicios de delito en los diferentes informes que han circulado sobre las cuentas de Podemos. De ahí la importancia para el Ejecutivo de este frente mediático.

La última de estas informaciones se ha conocido este martes. El diario Abc ha desvelado un documento que señala que el Gobierno bolivariano de Hugo Chávez aportó casi 7 millones de euros a la fundación Centro de Estudios Políticos y Sociales (CEPS), génesis de Podemos. Según este documento supuestamente rubricado por el puño y letra del propio Chávez, los destinatarios de este dinero habrían sido los “destacados profesores” -dice el texto- Pablo Iglesias, Juan Carlos Monedero y Jorge Verstrynge.

Las citadas fuentes señalan a EL ESPAÑOL que existe malestar entre los comisarios implicados por la filtración “por motivos políticos” de esta documentación que consta en una investigación en curso. Y señalan que la aparición del documento firmado por Chávez pone en peligro otras pesquisas que estaban en marcha. Por ejemplo, citan estas fuentes, la Policía Nacional había solicitado la colaboración policial de Estados Unidos para investigar estos pagos. Y ahora, de repente, la investigación ha quedado al descubierto por una finalidad política: boicotear la reunión a tres entre el PSOE, Ciudadanos y Podemos prevista para este jueves.

El mismo 'modus operandi'

Tanto en este último caso como en otros precedentes el modus operandi de los responsables políticos del Ministerio del Interior ha sido similar. Diversos mandos policiales que dependen jerárquicamente de la secretaría de Estado de Seguridad que dirige Francisco Martínez Vázquez han mantenido reuniones con periodistas de diversos medios, según confirman a EL ESPAÑOL varios de ellos. En dichos encuentros, los comisarios han mostrado a los informadores documentos con información sensible sobre la financiación de Podemos. Y a renglón seguido los mandos policiales han dado a entender que la fecha de publicación de los documentos se fijaría “por órdenes de arriba”.

Más allá de la verosimilitud o no que tengan estas informaciones sobre las cuentas de Podemos, el caso es que la filtración de las mismas tiene la intención política de impedir que el partido morado participe en la formación de gobierno. Así lo confirman varias fuentes a EL ESPAÑOL. Y existen al menos tres ejemplos que apuntan en esa dirección.

1. El Informe PISA no sale en campaña.

En los días previos a las elecciones generales, mandos de la Policía mostraron a varios medios el famoso Informe PISA, un acrónimo de “Pablo Iglesias Sociedad Anónima” que se habría elaborado desde la Dirección Adjunta Operativa de la Dirección General de la Policía, que depende de la citada Secretaría de Estado de Seguridad. En aquel momento, las fuentes explicaron a los periodistas que sus superiores habían decidido que no se publicasen estos documentos hasta después de las elecciones. La intención política en ese caso era no perjudicar al partido de los círculos para que obtuviera un buen resultado electoral y así, colateralmente, dañase al PSOE. Es obvio que el partido gobernante sería el beneficiado de esta maniobra en la sombra.

Una vez pasada la cita con las urnas, llegaron las negociaciones para formar gobierno. A principios de enero, en un momento clave, días antes de que Felipe VI iniciase un período de consultas para designar candidato a la presidencia del Gobierno, varios medios publicaron información que apuntaba a la financiación irregular de Podemos. Se publicaba que la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la Policía Nacional estaba investigando supuestas irregularidades en los pagos a Pablo Iglesias por parte de las empresas audiovisuales que dirige en España el iraní Mahmoud Alizadeh Azimi. Según esos documentos, los pagos se canalizarían sobre todo a través de 360 Global Media, empresa que emite la señal de Hispan TV en España. El informe de la UDEF concluía que Podemos habría recibido entre cinco y dos millones de euros procedentes del Gobierno de Irán. Unas cantidades que la citada 360 Global recibiría del Ejecutivo de Teherán a través de un entramado de empresas pantalla que operan en varios países y después pagaría al partido emergente mediante facturas infladas.

Tiempo después, ya en marzo, trascendía que la Fiscalía del Tribunal Supremo había pedido a la Sala Penal que no abriera una causa contra los dirigentes de Podemos Pablo Iglesias e Íñigo Errejón por supuestos delitos de asociación ilícita, apropiación indebida, cohecho y contra la Hacienda Pública, entre otros, reseñados en una querella del sindicato Manos Limpias. Para el fiscal, esa querella, basada en el Informe PISA citado, no debía ser admitida a trámite al no contener "indicios accesibles y racionales" de supuestos delitos relacionados con la financiación de Podemos y de actividades realizadas por sus dirigentes a cargo de los Gobiernos de Irán y Venezuela.

Días después, la Cadena Ser desvelaba íntegramente el citado Informe PISA y revelaba que el entonces comisario principal de la UDEF, Manuel Vázquez López, había denunciado ante el Tribunal de Cuentas que la empresa 360º Global Media, que recibiría transferencias de dinero de cuentas bancarias situadas en paraísos fiscales o en países "de riesgo de estar vinculados a la financiación del terrorismo, como Irán", pagaría a "productoras de contenidos vinculadas de forma subjetiva, objetiva y temporal al partido político Podemos". En otras palabras, la Policía trasladaba el informe de marras sobre Podemos al Tribunal de Cuentas al no poder contar con la Fiscalía.

2. El famoso vídeo del viaje a Venezuela.

El pasado 20 de enero el informativo nocturno de Antena 3 publicó una información exclusiva que también se interpretó como una filtración interesada para erosionar a Podemos e impedir su hipotético acuerdo con el PSOE. Se trata del famoso vídeo grabado en el aeropuerto de Barajas en que se puede ver a Anna Gabriel, portavoz de la CUP en el parlamento de Cataluña, a María José Aguilar, dirigente de Podemos en Castilla la Mancha, y a Ignacio Gil de San Vicente, suegro del número uno de ETA David Pla y padre de una terrorista detenida en Francia, embarcando en un avión militar de Venezuela que habría fletado el presidente Nicolás Maduro.

El vídeo, que databa de diciembre de 2014, se presentó como una suerte de prueba de los vínculos entre Podemos, la CUP, ETA y el gobierno venezolano. De hecho, se publicó horas antes de que Felipe VI se reuniera con Pablo Iglesias y Pedro Sánchez. Sin embargo, los propios informadores de Antena 3 mostraron su estupefacción en directo. En la aplicación Periscope se vio y escuchó cómo los presentadores del informativo, Álvaro Zancajo y Sandra Golpe, sugerían su incomodidad por el enfoque del vídeo. “Nos van a dar pero bien”, susurró Golpe, mientras Zancajo ponía gesto de desaprobación.

3. Los pagos de Chávez, antes de la reunión con PSOE y C's.

En los últimos días se ha vivido una situación muy parecida a la narrada en el primer caso. Mandos policiales de Interior se han visto con informadores para mostrarles un documento oficial redactado por el que fuera ministro de finanzas del Gobierno de Venezuela, Rafael Isea, y firmado por el propio Hugo Chávez. En dicho texto, llamado “Punto de cuenta al Comandante Presidente de la República Bolivariana de Venezuela” y fechado el 28 de mayo de 2008, se dice que la financiación de Podemos mediante casi 7 millones de euros tiene el objetivo de extender el "movimiento bolivariano" en España. Ese es el documento desvelado por Abc este martes.

La publicación del mismo ha cogido por sorpresa a mandos policiales que denuncian la mentada finalidad política de esta filtración. Sobre todo, porque en las últimas semanas habían surgido dudas sobre la verosimilitud de la rúbrica de Hugo Chávez. Incluso, unos días atrás se practicaron diversas pesquisas para verificar la autenticidad de las firmas. Al decir de estas fuentes, esta interferencia puede complicar las investigaciones que había pendientes.

El PP, a la carga

El partido gobernante no ha tardado en utilizar esta última vinculación entre Podemos y Venezuela. El portavoz del PP en el Congreso, Rafael Hernando, ha exigido a los dirigentes del partido de los círculos “explicaciones inmediatas, antes de que el señor Iglesias se siente con el señor Rivera y con el señor Sánchez” para explicar la presunta financiación que recibió del Gobierno de Hugo Chávez. Para el diputado del PP, si los dirigentes de Podemos hacen oídos sordos a estas acusaciones y no dan las explicaciones pertinentes antes del jueves, cuando está prevista la reunión entre PSOE, C´s y Podemos, “tendría que ser ellos (Rivera y Sánchez) los que expliquen” esa reunión.

Para Hernando, estas explicaciones previas deberían ser un factor imprescindible previo a esa primera reunión entre las tres formaciones políticas. “En estas condiciones, espero que el señor Sánchez no se reúna con Podemos cuando hemos conocido esto. Serían el Gobierno del fraude”. Si finalmente se produce, “sería de nuevo un teatrillo”.

Y Podemos lo niega

Los principales dirigentes de Podemos han negado la mayor sobre esta última información acerca de su financiación. El propio Pablo Iglesias ha asegurado que “es mentira” que la formación que lidera se haya financiado con dinero procedente de Venezuela y ha atribuido esas acusaciones a quienes “tienen miedo” de que en España haya un gobierno de coalición, progresista con PSOE y Podemos.

Antes, su número dos, Íñigo Errejón, ha eludido entrar al detalle de las informaciones argumentando que no es el responsable de la fundación CEPS. Sin embargo, ha recordado que en enero de 2015 y en mayo del mismo año el Tribunal Supremo archivó una querella contra Podemos por financiación ilegal. En febrero de este año, ha recordado, la Fiscalía del mismo tribunal ha recomendado el archivo de otra denuncia.

La justicia ha dicho “no sólo que es radicalmente falso sino que cada vez que alguien se ha atrevido a ponerlo en los tribunales ha dicho siempre de forma unánime que no es cierto”. “Probablemente algunos necesitan una cuarta vez”, por lo que ha retado a quien tenga alguna duda “volver a acudir a los tribunales”. El secretario político de Podemos se ha mostrado optimista respecto a la reunión de este jueves, entre otras cosas porque no se entrará en detalle. “Una primera reunión de toma de contacto o de aterrizaje es muy difícil que fracase”, ha asegurado.