DEBATE DE INVESTIDURA

Patxi López contra los “filibusteros”: bronca con los portavoces

Girauta (C´s) contesta a Rufián (ERC) y Rafael Hernando (PP) se sube al carro para atacar a Antonio Hernando (PSOE).

Patxi López discute con un diputado durante la sesión.

Patxi López discute con un diputado durante la sesión. Efe

La fallida sesión de investidura de Pedro Sánchez ha sido inédita por dos cosas. La primera, porque nunca un candidato a la Presidencia del Gobierno salió sin el respaldo de la Cámara. La segunda, porque minutos antes de la votación el presidente de la Cámara, Patxi López, se convirtió en el protagonista de una tremenda bronca entre PP, ERC y Ciudadanos que transmitió una imagen de los parlamentarios españoles muy poco ejemplar. “¿Esto es normal?”, preguntó un embajador que seguía la sesión desde la tribuna de invitados a una política en activo que se sentaba al lado.

Al terminar de intervenir todos los portavoces de los grupos parlamentarios representados en la Cámara, el portavoz de Ciudadanos, Juan Carlos Girauta, pidió la palabra al presidente de la Cámara apelando al artículo 71.3 de la Constitución. “Alguien ha faltado al decoro de este grupo parlamentario”. El socialista Patxi López, la máxima autoridad de la Cámara Baja, dio treinta segundos al parlamentario, que pidió explicaciones al portavoz de ERC, Gabriel Rufián por haber acusado a Ciudadanos de no haber condenado el franquismo.

Como el presidente de la Cámara había abierto el turno de alusiones, el popular Rafael Hernando se sumó a la bronca y pidió también la palabra. Exigía replicar las acusaciones de su homólogo socialista, Antonio Hernando, que pidió a Mariano Rajoy que retirase la acusación que hizo a Pedro Sánchez al asociar su supervivencia política con la corrupción. La situación se puso tan difícil para el presidente de la Cámara, que es la autoridad que tiene potestad para interpretar el reglamento, que optó por no dar la palabra al popular, que habló incluso sin tenerla.

A micrófono abierto, la vicepresidenta primera de la Cámara, Celia Villalobos, avivó más el nerviosismo que se mascaba en el ambiente de la Cámara y pidió al presidente del Congreso que cediera la palabra a su compañero de partido. “¡Usted acaba de llegar a esta Cámara!”, gritó Hernando desde su escaño a Patxi López, que abrió y cerró el micrófono en varias ocasiones al parlamentario.

También por alusiones, el líder de ERC, Joan Tardà, optó por pedir la palabra para contestar a Girauta. Fue la gota que colmó la paciencia de López, que gritó a Tardá y le amenazó con llamarle al orden mientras Rufián se reía. Patxi López dio paso a las votaciones dejando con la palabra en la bocas a los de ERC mientras María Dolores de Cospedal, que comparte escaño con Hernando, le cogía del brazo como gesto para que se tranquilizase. La última guinda la puso Tardà, que aprovechó su turno para votar para replicar al portavoz de Ciudadanos. “No, y Girauta miente”. El show, incluso hasta para los compañeros de filas de los aludidos, fue “injustificado, lo nunca visto en este Parlamento”, en boca de un histórico diputado de la Cámara.