Blanqueo de capitales

El ICBC no informó al Sepblac de ningún cliente en 4 años

Los investigadores tienen al menos 60 números de cuenta a través de los que se habría blanqueado dinero de chinos residentes en España.

Registrado realizado este miércoles en la sede del banco chino

Registrado realizado este miércoles en la sede del banco chino

  1. ICBC
  2. Blanqueo de capitales
  3. Fiscalía Anticorrupción
  4. Delitos fiscales
  5. Banca
  6. Entidades bancarias
  7. China
  8. Investigación policial

El banco chino ICBC, el más grande del mundo, acaba de ser destapado como otra lavadora de dinero. La Guardia Civil, bajo la batuta de la Fiscalía Anticorrupción y el juez de Instrucción número 7 de Parla (Madrid), estuvo todo el día del miércoles registrando las oficinas de la sucursal de la entidad en Madrid acusada de un delito de blanqueo de capitales, además de delitos fiscales. El operativo judicial se decidió montar tras confirmar que este banco no ha cumplido sus obligaciones contra el lavado de dinero.

Según fuentes de la investigación, el ICBC no ha realizado ni una sola comunicación al Servicio de Prevención de Blanqueo de Capital (Sepblac) desde que aterrizó en España en el año 2011. Los bancos están obligados a alertar si algún cliente intenta ingresar dinero o hacer transferencias de dinero no justificado.

En este caso, los investigadores tienen al menos 60 números de cuentas a través de las cuales se habría blanqueado dinero de personas de origen chino residentes en España que habrían utilizado la entidad para sacar el dinero ganado en China sin declararlo a la Hacienda española.

Herramienta para blanquear

Esas cuentas que tiene localizadas la Guardia Civil provienen de investigados en la 'Operación Snake', a través de la cual se desmanteló una red dedicada al tráfico internacional de mercancías, eludiendo el pago de impuestos, por ciudadanos de origen chino. Esta organización criminal se dedicaba a importar un enorme volumen de mercancías procedentes de China sin declarar gran parte de ellas en los formularios de aduanas, para evitar tener que pagar tributos.

A raíz de esta operación se descubrió que la red criminal depositó el dinero ganado en el ICBC, al que ahora se acusa de enviar los fondos a China sin comprobar su origen, como exige la ley.

Rastreando la pista del dinero, los investigadores españoles encontraron que el sistema de blanqueo de dinero seguido por los integrantes de la red desmantelada en la 'Operación Snake' era empleado por otras otras organizaciones criminales chinas y españolas, que habrían utilizado los servicios de ICBC España para introducir en el sistema financiero los fondos obtenidos a través de los delitos de tráfico ilícito y la explotación laboral, lo que permitía la transferencia de los fondos a China de una manera que parecía legal.

Con la ayuda de sus directivos

Por ahora, los investigadores tienen localizados 40 millones de euros que se habrían enviado a China a través del ICBC con la presunta autorización y conocimiento de su presidente y vicepresidente, ambos detenidos este miércoles acusados de delitos fiscales y de blanqueo.

El hecho de que en estos cinco años no hayan alertado al Sepblac de ninguna operativa sospechosa de sus clientes hace sospechar a los investigadores que efectivamente estas operaciones se estaban haciendo con el conocimiento y ayuda de los directivos de la entidad.

El año pasado, el Banco de España intervino el Banco Madrid después de que Estados Unidos emitiera una alerta de que esta entidad, y su matriz Banca Privada de Andorra, estaban permitiendo delitos de blanqueo en sus oficinas. Sin embargo, el Banco Madrid entregó toda la documentación y se comprobó que sí había alertado de numerosas operaciones sospechosas de clientes suyos. Uno de los clientes sobre los que alertó fue el ex dirigente chavista Nervis Villalobos, investigado ahora por la Fiscalía Anticorrupción.

Medidas de prevención de blanqueo

En la ley del año 2010 sobre prevención de capitales se recoge que las entidades deben llevar a cabo procedimientos de verificación de las actividades declaradas por los clientes, con indicación expresa de los tipos de documentos a solicitar, del momento en que se solicitan y de las posibles verificaciones a llevar a cabo (a través de fuentes internas o externas) para realizar una comprobación razonable de la actividad profesional o empresarial declarada. La norma recoge que deberá detallarse para cada categoría de clientes aquella documentación que, hasta que no obre en poder del sujeto obligado, no debería permitir el inicio de la operativa con los clientes.

También establece la necesidad de medidas reforzadas como la identificación de clientes con mayor riesgo, entre los que están aquellos que solicitan servicios de envío de dinero y de cambio de moneda extranjera o de zonas geográficas de alto riesgo.

Sin embargo, tal y como se desprende de la investigación, el ICBC habría incumplido estas normas al consentir presuntamente que clientes suyos, principalmente chinos, desviaran numerosos fondos desde España hasta China, dinero que habrían obtenido de ganancias por la venta de productos previamente introducidos en España desde su país de origen sin haberlos declarado. De esta manera, todo el dinero generado en España no se invertiría aquí ni rentaría de ninguna manera, dado que en cuanto lo obtienen lo retornan a su país para invertirlo allí.

Francia, Alemania y Lituania, bajo la lupa

Con esta investigación, el banco más grande del mundo tiene un problema con la Justicia, y no sólo la española. Europol ha estado colaborando con la Guardia Civil y la Fiscalía Anticorrupción en este caso dado que la sospecha que existe es que la mecánica llevada a cabo en la sucursal española se repite en otros países europeos. Concretamente, los investigadores creen que el ICBC tendría el mismo 'modus operandi' en Francia, Alemania y Lituania.

El jefe de Inteligencia Financiera del Grupo en Europol, Igor Angelini, emitió un comunicado tras conocerse la 'Operación Shadow' y señaló que esta respuesta judicial muestra todos los retos que las modernas investigaciones financieras transnacionales implican: actividades delictivas que generan dinero en efectivo que se inyecta en el sistema financiero a través del mal uso de complejas estructuras empresariales y la complicidad de varios profesionales que mueven los fondos a través de diferentes jurisdicciones.

"El blanqueo de dinero es hoy en día un servicio que ofrecen a los criminales y otros delincuentes que requiere esfuerzos de muchos actores públicos, tanto a nivel nacional e internacional para prevenir, investigar y enjuiciar", ha dicho Angelini.