Caso Pujol

Pujol sigue negando que el dinero de Andorra sea suyo a pesar del manuscrito

Ha declarado que firmó el documento para evitar que su nuera reclamara el dinero de Jordi Jr en cuentas andorranas. El matrimonio se ha marchado sin ninguna medida cautelar. 

Jordi Pujol llega a la Audiencia para declarar sobre su fortuna

Jordi Pujol llega a la Audiencia para declarar sobre su fortuna

El ex presidente catalán Jordi Pujol no da su brazo a torcer y sigue manteniendo que el dinero que su familia guardaba en Andorra tiene su origen en la herencia de su padre, Florenci Pujol. A pesar de que las autoridades andorranas remitieran al juez de la Audiencia Nacional José de la Mata diversa documentación en la que aparece un manuscrito del ex presidente de la Generalitat reconociendo que una de las cuentas de su hijo era realmente suya, el patriarca del 'clan Pujol' lo sigue negando durante su interrogatorio ante el juez.

Según fuentes presentes en el interrogatorio, el ex dirigente catalán ha insistido que entregó ese ese documento, en el que aseguraba que el dinero de la cuenta era suyo y en caso de fallecimiento debía ir destinado a su esposa, Marta Ferrusola, lo hizo para evitar que su nuera, Mercé Gironés reclamara el dinero durante el proceso de divorcio.

Es la versión que ha dado su defensa desde que se conoció la existencia de tal manuscrito y que hoy Pujol la sigue manteniendo ante el juez. Lo hizo para salvaguardar el dinero de su hijo mayor. Sin embargo, no explica porqué en el manuscrito había firma autorizada, que permite ordenar movimientos de dinero de la cuenta.

El matrimonio se ha marchado de la Audiencia Nacional sin ninguna medida cautelar. Ninguna de las partes las ha solicitado, teniendo en cuenta su avanzada edad. Su mujer, Marta Ferrusola, se ha negado a declarar.

Durante el interrogatorio, ha insistido que nunca ha tenido dinero en el extranjero. Fue su padre Florenci quien decidió que el ex presidente no tuviera parte de ese legado por el “miedo” a la situación política que existía en ese momento y dado que Pujol i Soley se quería dedicar a la política.

Tampoco fue decisión suya que su hijo mayor, una vez cumplidos los 18 años, se encargara de la gestión de ese patrimonio, y que consiguió multiplicar por diez. “Siempre se llevó con mucho secretismo”, ha dicho Pujol ante el juez, según fuentes jurídicas.

Ahora bien, el ex presidente de la Generalitat no ha aportado ningún documento que acredite el legado familiar para certificar su versión.

La Fiscalía le ha preguntado si la procedencia de ese dinero podría venir del dinero de Banca Catalana, en la época que él era el principal accionista, pero lo ha negado. Asimismo, el juez De la Mata no ha querido, según estas fuentes, seguir por esa línea el interrogatorio.

Desconoce los negocios de su hijo, ni la procedencia de las comisiones recibidas por el mayor de sus vástagos por parte de empresarios. Por otro lado, ha explicado que conocía que su mujer tenía una cuenta en Andorra pero nunca quiso saber sobre ello ni nunca le acompañó a Andorra a ingresar ningún tipo de dinero.

Jordi Pujol, y su mujer Marta Ferrusola han entrado poco antes de la 10 de la mañana a la Audiencia Nacional para declarar en calidad de investigados (imputados antes del cambio de nomenclatura por una reforma legal) por un delito de blanqueo de capitales.

Titular real de las cuentas andorranas

En el caso de Pujol Soley, el juez sospecha que es titular real de los fondos existentes en la cuenta 63810 de la Banca Reig que fueron ingresados en efectivo con “idéntica intención de ocultación, utilizando a persona interpuesta y ocultando también su origen”. Dicho patrimonio no consta que se justifique con los ingreso ordinarios por razón del cargo público que ostentó durante 23 años como presidente de la Generalitat. La cuenta estuvo abierta hasta 2010 y durante unos años en los que él seguía ostentando su cargo público.Según recogía el juez en su auto de imputación, no consta la realidad del legado hereditario mencionado en el comunicado que hizo público en julio de 2014.

El juez señalaba en aquella resolución que, de acuerdo con la investigación, “no consta negocio jurídico alguno” que justifique los incrementos patrimoniales: “Al contrario, existen operaciones financieras anómalas y movimientos financieros que, por tratarse de efectivo, ponen de manifiesto operaciones extrañas a las prácticas comerciales ordinarias”.

De la Mata sostiene que los miembros de la familia Pujol-Ferrusola han dispuesto de importantes cantidades de dinero a través de cuentas bancarias abiertas en Andorra, en las que figuran como titulares cada uno de los hermanos y Marta Ferrusola, siendo Jordi Pujol Soley beneficiario real último de otra de las cuentas.

El instructor imputó al matrimonio después de aceptar la competencia del caso que se seguía en el Juzgado de Instrucción número 31 de Barcelona, abierto a raíz de que el ex presidente catalán reconociera en un comunicado que su familia había ocultado durante años una herencia de su padre sin declarar a la Hacienda española. Precisamente, Pujol emitió ese comunicado una vez que sus hijos y su mujer habían regularizado a Hacienda esos fondos. Él no porque en ese momento mantenía, como lo sigue haciendo en la actualidad, que jamás ha tenido dinero guardado fuera de España. La supuesta herencia fue repartida entre sus hijos y su mujer.

Pujol niega la mayor

Pujol sigue negando que el dinero que guardaba su hijo Jordi Jr fuera suyo. La explicación que ofrece es que entregó ese manuscrito, en el que reconocía que los fondos eran suyos y en caso de defunción debían ir todos a su mujer, es que lo hizo para evitar que la mujer de su hijo, Mercé Gironés, pudiera reclamar ese dinero en un momento de crisis matrimonial. Sin embargo, esta versión no cuadra a los investigadores una vez que en ese papel además de firma con su firma legal también incorporaba la firma autorizada, ofrecida por el banco para poder hacer movimientos de dinero, y que en caso de haber sido una tapadera para engañar a su nuera sería del todo innecesario.