Charlie Hebdo

La falsa portada de 'Charlie Hebdo' con Fernández Díaz que engañó a los medios

En la jungla. La presunta crítica de la revista satírica francesa al ministro del Interior por el caso de los titiriteros era un montaje.

El montaje: Fernández Díaz portada de 'Charlie Hebdo'

El montaje: Fernández Díaz portada de 'Charlie Hebdo'

  1. Charlie Hebdo
  2. Jorge Fernández Díaz
  3. Periodismo
  4. Medios de comunicación

Una presunta portada de la corrosiva publicación gala cargando contra el ministro del Interior por el caso de los titiriteros detenidos en Madrid circuló en las redes la tarde del martes. Algunos medios la dieron por buena, pero resultó ser un montaje.

El presunto número de Charlie Hebdo muestra una caricatura de Jorge Fernández Díaz con un cencerro colgado al cuello, una proclama que pide la puesta en libertad de los titiriteros y un falo volador como complemento gratuito. El francés macarrónico y la falta de referencias que hubieran podido hacer entender el caso a los lectores franceses hacía sospechar desde el principio.

"Comme un chapelier", por ejemplo, no es una expresión que se diga en francés. Existe en inglés, "Mad as a hatter", en referencia al Sombrerero loco de Alicia en el país de las Maravillas.  La frase en favor de los titiriteros, de haber estado escrita correctamente, sería: "Liberté pour les guignolistes". El titular "Dictature jorgista en Espagne", por su parte, tendría un pase, asumiendo que el público de Charlie Hebdo supiera quién es el Jorge del que se habla.

Además, como su nombre indica, la revista se publica una vez a la semana, y el lunes ya salió a la venta la última edición con una portada que critica al presentador francés Cyril Hanouna. "Peor que el Zika: Hanouna, el virus que vuelve gilipollas", reza en su crudo estilo.

El error salió a la luz tras unas rápidas indagaciones de tuiteros como el periodista Matthew Bennet de The Spain Report y Guillermo, caricaturista de EL ESPAÑOL.

Los medios que dieron por buena la portada rectificaban poco después. Público pedía expresamente disculpas al ministro del Interior en funciones, "víctima involuntaria del error".

En algunos, sin embargo, el error seguía publicado a última hora de la noche y lo han rectificado por la mañana.

Se ignora todavía quién está detrás del montaje, y si tenía la intención maliciosa de engañar a la prensa o fue un simple malentendido. Lo que es cierto es que el caso de los titiriteros sí ha sido reseñado en la prensa internacional, notablemente en el francés Le Figaro y el británico The Telegraph, y ha ocupado un espacio de portada - real - en Financial Times.

Fernández Díaz tenía repercusión en las redes al mismo tiempo por unas palabras recogidas por Europa Press en las que afirma que "ETA desea 'como agua de mayo' un Gobierno de PSOE y Podemos" y que hay "una agenda oculta" a este respecto en las negociaciones con PNV. Pero en este caso y por si cundiera la duda, la información era verídica.